Entrevista

Revelaciones de un traficante de drogas caleño

Tiene nombre, pero se le llamará ‘W’. Sabe a fondo el tema del micro tráfico así como la guerra de pandilla. Comenzó su vida delictiva en el sector de Santa Elena como expendedorde bazuco, esa droga letal y adictiva favorita de los habitantes de la calle. Realidad 360 habló con ‘W’

Pregunta: ¿Cómo inicia usted en el mundo del micro tráfico?

‘W’. Yo empiezo en Santa Elena con un amigo. Él ya es finado, se le recuerda como ‘El negro Javier’. Él se contactaba con la gente de la zona y allá hay un sitio donde expenden bazuco. Entonces con él iniciamos a trabajar de ‘vigilantes’.

Pregunta: ¿Cuál es la función de un ‘vigilante’?

‘W’. Trata de mirar que todo salga bien, que se venda y que no les pase nada a los que están vendiendo.

Pregunta: ¿Los llamados ‘campaneros’?

‘W’. No. El ‘campanero’ es otro, ese es el personaje que se para en la esquina y te dice si viene la policía o no viene. Ya el ‘vigilante’ se encarga de cuidar al que la vende y recibirle la plata. Uno se encargaba de ir a cambiar las monedas, el otro de llevar los billetes.

Pregunta: ¿Y usted a quién le entregaba la droga? 

‘W’. Nosotros en esa función no tocábamos nada de droga.

Pregunta: ¿Cuánto le pagaban por el trabajo?

‘W’. Un trabajo de 12 horas lo pagan a $ 40.000 pesos.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo duró trabajando de ‘vigilante’?

‘W’. Seis meses. Esa vuelta se ‘calentó’ porque mataron al administrador de una de las zonas y ya nosotros pasamos a ser administradores. Entonces, nosotros recibíamos la droga y se la pasábamos a los ‘mal llamados’, locos o personas de la calle, entonces ya eran ellos los que vendían, y en ese proceso duramos unos tres años allá en Santa Elena.

Pregunta: ¿Por qué acepta el trabajo inicialmente?

‘W’. Necesidad. Yo no tengo estudio y obviamente menos una profesión, ¿si me entiende? Yo siempre he vivido del rebusque; a una persona sin un oficio no le dan trabajo en una parte donde uno se pueda estabilizar.

Pregunta: ¿Hace cuánto trabaja en este ambiente?

‘W’. Hace poquito, después de que nació Brenda, mi hija, de seis años.

Pregunta: Actualmente, ¿cómo llega la droga a sus manos?

‘W’. En este momento no la estoy manejando, la dejé de manejar hace seis meses porque en Santa Elena cuando mataron al otro compañero, primero lo mataron en nuestra presencia, y el dueño de la línea no hizo nada y así mismo me retiré porque no había garantías de seguridad. Ahora tengo mi negocio en casa. Quise apoderarme de las ‘líneas’ del barrio, personas ajenas a él, entonces llegó un socio que me dijo que quería montar su ‘línea’ de ‘perico’ y pues inicié con el de nuevo, Ahora es mitad y mitad.

Pregunta:¿Qué es una ‘línea’?

‘W’. La línea es un pedazo que se compone de tres o cuatro cuadras y es donde se distribuye marihuana, ‘perico’, ‘pepas’, bueno en fin…

Pregunta: ¿Usted que vendía?

‘W’. ‘Perico’.

Pregunta: ¿Quién compraba el perico?

‘W’. Todos. Pero no les vendía a menores de edad.

Pregunta: ¿Cómo se da usted cuenta que no son menores de edad?

‘W’. Porque uno conoce a la gente del barrio y los mayores compradores eran pelados grandes ya para su rumba. De igual modo, cuando llego a vender, la gente ya está contaminada por el tema que les compraban a las personas que no eran del barrio. Esos, se encargaron de sacar a la misma gente del barrio, pero eso no fue lucha “aquí nadie viene a montar ‘imperio’.

Pregunta: ¿Cómo es la lucha de territorios?

‘W’. Cuando hay bandas grandes, hay muertes. ¿Me entiende? Pero aquí eso ya no, ahora solo está es la persona que se quiere rebuscar y pues compran su marihuana, su ‘perico’ y ellos mismos la trillan o la pican, porque antes cuando venían hacer territorio, les decían a esas personas: “O trabaja conmigo o se muere”. Pero de retirarse no, por eso ya hay varios muertos.

Pregunta: ¿Cómo es un día bueno?

‘W’. Los días buenos inician desde el viernes hasta el domingo o festivos. De lunes a jueves se vende graneado 20 o 30 papeletas, pero todos los santos días se vende.

Pregunta: ¿Qué promedio hay en toda la semana?

‘W’. Un promedio de 300 dosis, para eso si hay plata (risas).

Pregunta: Estando el negocio en su casa, ¿usted no teme que le llegue el bienestar familiar junto con la policía y se lleven a su hija y usted se lo lleven a la cárcel?

‘W’. Claro. De hecho, por eso hace seis meses me salí, porque me hicieron allanamiento. Afortunadamente mi niña no estaba y pues como estamos en un país de corrupción fue fácil salir del ‘rollo’ porque había dinero de por medio para que no pasara a mayores el ‘accidente’.

Por: Diana Arce

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top