Nación

Presidenciables y su posición frente al proceso de paz de La Habana

Las elecciones presidenciales de mayo próximo serán históricas debido a la participación política de la que fue la guerrilla más antigua de Latinoamérica.

No obstante, entre los colombianos perdura un sinsabor que se demostró  con la victoria del no durante el plebiscito de 2016.

Los dos puntos que más han generado molestia son el de la participación política de las Farc y la falta de penas o cárcel para responsables de delitos atroces.

Por lo anterior, los candidatos a la presidencia han sentado su posición frente a lo pactado en La Habana, puesto que el próximo jefe de Estado deberá implementar los acuerdos.

Sergio Fajardo

Aunque a Fajardo se le ha criticado su neutralidad frente a ciertos temas, ha dejado claro que apoyará el proceso de paz y que trabajará por lo que se acordó en La Habana. Sin embargo, su bandera de campaña ha sido la lucha contra la corrupción, que ha sido impulsada por su fórmula vicepresidencial Claudia López.

Humberto de la Calle

Como jefe negociador en representación del gobierno frente a las Farc, De la Calle dice que implementará los acuerdos sin modificar ninguna de sus partes. Lo anterior ha ocasionado que la campaña del candidato De la Calle gire en torno a la reconciliación y la búsqueda de la paz en Colombia.

Iván Duque

El candidato del Centro Democrático, partido que enarboló la campaña del no durante el plebiscito, acepta los acuerdos de paz siempre y cuando se le hagan modificaciones a la Justicia Especial para la Paz, puesto que para el candidato “es un mecanismo de impunidad que busca dejar libres a terroristas”. La campaña de Duque va enfocada en reformas políticas que apoyen al sector privado y mejoren la seguridad del país.

Piedad Córdoba

La candidata, quien ha sido vinculada un sinnúmero de veces con las Farc, ha buscado distanciarse de esta imagen sin dejar de apoyar los acuerdos. Empero, la campaña de Córdoba va enfocada en políticas fiscales que buscan reducir el poder bancario y aumentar la generación de empleo.

Germán Vargas Lleras

Al igual que Duque y la mayoría de la centro derecha, Vargas Lleras cree que en los acuerdos “se le otorgaron excesivas facultades a la Jurisdicción Especial para la Paz, por lo que implementaría lo acordado, pero con modificaciones a la JEP. Por otro lado, la campaña de Lleras ha estado enfocada en fortalecer la seguridad nacional.

Gustavo Petro

Durante el proceso de paz Petro fue un hombre cercano a ambas partes negociadoras, por lo que ha dicho que implementará lo acordado sin modificar ningún punto. A pesar de ello, la campaña de Petro va enfocada en el desarrollo agrario y las economías alternativas a los combustibles fósiles.

Proceso de paz con el ELN

Esta guerrilla, con la que se está negociando en Quito, ha generado opiniones alrededor del proceso que lleva a cabo con el gobierno, debido a sus acciones beligerantes mientras hablan de paz en la mesa de negociación.

Para candidatos como Duque y Vargas Lleras, el proceso de paz con el ELN no debe llevarse a cabo puesto que las acciones del ELN “no demuestran intención de paz”. Por otro lado, De la Calle ha dicho que negociaría con esa guerrilla siempre y cuando cesen las acciones militares y tengan intención de paz.

En este orden de ideas, Petro, Córdoba y Fajardo han mostrado su postura a favor de un proceso que lleve al fin de la guerra con el ELN, buscando que guerrilla y gobierno puedan ponerse de acuerdo para darle fin al conflicto.

¿Pasó el proceso de paz a un segundo plano?

Aunque las posiciones  de los candidatos frente al proceso de paz han estado claras, este ha pasado a un segundo plano en las campañas de los aspirantes a la presidencia.

Para el sociólogo Camilo Lozano, “el proceso de paz tuvo su auge durante el plebiscito en el 2016, después de eso el tema de los acuerdos en La Habana dejó de mover la opinión pública, por lo que las campañas de los candidatos han rondado hacia otros temas que afectan directamente a los ciudadanos, como el empleo y los impuestos”.

“Además, a partir de las elecciones legislativas, que dejaron un panorama precario de las Farc en la política, el miedo de que la guerrilla se tome el poder ha disminuido”, agregó Lozano.

Por otro lado, el politólogo Juan Rojas plantea: “Las campañas en estas elecciones se han centrado en el miedo que produce Venezuela en los colombianos. Esa ha sido la bandera de la derecha, que no se ha presentado a los debates con propuestas, sino con ataques hacia los candidatos de izquierda, a quienes les han imprimido la etiqueta de ‘castrochavistas’”.

“El proceso de paz se va a ir implementando, sin embargo, la estrategia electoral busca mover emociones para condicionar el voto”, concluyó Rojas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two × 2 =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 3 =

Ir a Top