Slide

¿Por qué se fue el agua en Cali esta semana?

La historia se repitió. Volvió a llover y cientos de barrios caleños se quedaron sin agua. La historia es la de siempre: si llueve o hay calor abrazador Cali se queda sin el vital líquido. Suena extraño en una ciudad que hay siete ríos: Pance, Lili, Meléndez, Cañaveralejo, Aguacatal, Cali y Cauca, este último, el que proporciona casi 70% de líquido a los caleños.

El martes pasado, los caleños amanecieron sin agua. Miles de estudiantes no pudieron asistir al colegio, los universitarios debieron pedir excusas por no acudir a clase y el tráfico mermó porque nadie pudo salir de su casa al trabajo. La razón era una: nadie les avisó, nadie recogió agua. Todo había ocurrido en la noche.

Según Emcali, la empresa prestadora del servicio, una fuerte lluvia que cayó en la zona de Tacueyó, Cauca, en la cuenca del río Güengüe, que desemboca en el río Palo y este a su vez en el Cauca, fue el que produjo la turbiedad que obligó a la detención en la captación en la planta de Puerto Mallarino, la más importante de Cali.

“Yo me levanté a las 5 de la mañana a preparar el desayuno de mi hijo que iba para la universidad, pero abrí el grifo y no había agua”, recuerda Melba Muñoz, del barrio 7 de Agosto. “Si bien a las 9.30 de la mañana llegó el agua, ya era demasiado tarde para hacer el desayuno o bañarme para ir al trabajo”, dice.

El corte de agua afectó cientos de barrios –algunos sufrieron más de 10 horas- que dependen de esta planta, que suministra el 55% del agua a los caleños. Se estima que el consumo de la ciudad es de casi 9 mil litros por segundo para 2.5 millones de habitantes, incluyendo Yumbo, recta Palmira, Candelaria, y el corredor Cali-Jamundí.

Héctor Fabio Artistizábal, director técnico ambiental dela CVC, indicó en comunicado que los datos que registraron la red de estaciones que CVC tiene a la altura de Tacueyó registraron lluvias superiores a los 90 milímetros. “Se trata de una precipitación muy intensa que arrastró sedimentos del sueño que van a parar al río Güengüe”, dijo.

La parada de la planta de Puerto Mallarino se produjo, entonces, por sólidos suspendidos, es decir, por turbiedad. El especialista aseguró que este río es torrencial y de alta pendiente, pero su jurisdicción es de la Corporación Autónoma del Cauca, con sede en Popayán.

Se espera que las medidas para mitigar el riesgo son de concientización y trabajo social, con el fin de que generen alertas tempranas sobre la misma imagen del río, el adecuado uso del sueño, el manejo de aguas lluvias y la reforestación.

Cabe anotar que solo el año pasado hubo más de 15 cortes de agua en Cali, más de uno por mes. Muchos de esos cortes fueron por aguas turnias, bajo nivel de oxígeno y contaminación en los canales de abastecimiento. La pregunta que salta es de la siempre: ¿por qué desaparece el agua cuando llueve o llega el verano?

Iridia González, habitante del oriente, asegura que a Emcali le ha faltado gestión porque es una empresa que genera dinero, pero no invierte en la adecuación de sus motobombas para el suministro. “Es difícil creer que en este tiempo aún haya empresas de suministro de agua que no sean capaces de hacerlos las 24 horas”.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

thirteen + seven =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five − one =

Ir a Top