Mundo

¿Por qué asesinan a los líderes sociales en época de paz?

El asesinato del líder social de Buenaventura, Temístocles Machado, quien fue miembro del Proceso de Comunidades Negras (PCN) encendió las alarmas sobre el sistemático asesinato a diferentes defensores de los derechos humanos del país en el marco de negociaciones de paz.

Sin embargo, no hay una cifra clara de los asesinatos de estos líderes en el 2017. El Gobierno, por ejemplo, habla de 75 muertes el año pasado, mientras la ONU maneja la cifra de 135 y la Defensoría dice que puede llegar a las 200 muertes selectivas de líderes sociales en el país.

Tras el Acuerdo de Paz firmado con las Farc en 2016 para la terminación del conflicto, y las constantes negociaciones que se han desarrollado con el ELN, los índices de homicidios y desplazamientos a causa de la violencia ha menguado la cifra de líderes asesinados se incrementa.

Según la Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano, Francisco Isaías Cifuentes, si bien, la terminación del conflicto armado interno disminuyó los índices de sus formas de violencia como la tortura, el secuestro, el homicidio, entre otros, se afianzó la concentración de integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia, (AUC), que ya cumplieron su condenan y reintegran a la vida criminal.

Esta organización advierte que, otro de los factores que agrava la situación de los líderes sociales y defensores de derechos humanos tiene que ver con “los conflictos territoriales por la existencia de megaproyectos e intereses económicos”.

Ante esto, el periodista al servicio de los derechos humanos y director de Hechoencali.com, Jorge Galeano manifiesta que estas ilusiones de desarrollo y avance social vienen acompañadas de explotación de los recursos naturales y de pobreza, contexto en el que surgen los líderes sociales a tomar empoderamiento y hacer presencia política y social donde el Gobierno Nacional no lo hace.

“Frente a posturas radicales y denuncias por parte de defensores de derechos humanos y un asunto tan delicado como el desarrollo territorial, se crea alrededor de esto muchísimos enemigos de distintas vertientes desde el punto de vista, por ejemplo, de la empresa que se perjudica con estas represiones sociales como de los mismos grupos armados que se benefician o no de ese tipo de explotación”, explica Galeano.

Años violentos 

Según el informe anual de Naciones Unidas de Derechos Humanos, en el 2016, en el marco de los acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno Nacional, se registraron 389 ataques a líderes sociales, dejando como saldo 59 homicidios, más de 200 amenazas y 44 ataques, entre casos como desapariciones forzadas, robo, y un caso de violencia sexual.

Galeano indicia que hay intereses de por medio con diferentes versiones sobre las acciones sociales que llevan a cabo los defensores de derechos humanos, que impiden que la mayorías de casos sobre asesinatos de líderes sociales sea eficazmente investigado y divulgado a la opinión pública.

“Hay un asunto complejo desde el punto de vista oficial, cuando un líder social es asesinado por su labor, hay mucha discusión sobre esto porque hay una discrepancia entre lo que el gobierno entiende sobre los asesinatos a líderes sociales y lo que las organizaciones entienden como las acciones en contra de defensores de derechos  humanos”, puntualiza el periodista.

Galeano también señala que el proceso de investigación por parte de las autoridades para determinar que un líder social es asesinado por sus labores sociales o por cualquier otro accionar es complejo, teniendo en cuenta que hay instituciones de por medio que nos les conviene que su accionar quede descubierta.

“Hay gente que está interesada en que esas verdades no salgan a flote. El Gobierno ensucia las estadísticas de protección de los líderes sociales porque al Estado no le conviene aceptar que los derechos humanos, que deberían ser salvaguardados por ellos, están desprotegidos. Eso sería aceptar que hay una falla en la política de la defensa de los derechos humanos y esto es inadmisible en esta coyuntura de paz con las Farc e intentos con el ELN”, cierra Galeano.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sixteen − 7 =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eleven + five =

Ir a Top