Nación

Lo bueno, lo malo y lo feo de las Elecciones al Congreso

Este domingo, cuando los colombianos decidían los funcionarios que pasaron a conformar el Congreso de la República y los dos nuevos candidatos a la presidencia, se presentaron todo tipo de eventos que llevaron a que esta jornada electoral pasaran a ser unas elecciones movidas y controversiales, no solo por la disputa entre los candidatos, también los imprevistos que se presentaron este día en los diferentes puntos de votación del país.

De este modo, el evento más notorio y polémico tuvo que ver con los tarjetones sobre la Consulta Interpartidista; La Gran Consulta por Colombia y la de Inclusión Social para la Paz, a través de las cuales se definían los dos candidatos presidenciales de izquierda y derecha de cara a las elecciones el próximo 27 de mayo. Este domingo los colombianos eligieron a Gustavo Petro e Iván Duque quienes se enfrentarán con Sergio Fajardo, Vargas Lleras y Humberto de La Calle.

Por un lado, la escasez de tarjetones electoras para las Consultas Interpartidistas superaron las expectativas de la Registraduría Nacional, la cual después de este imprevisto autorizó la fotocopia de dichos tarjetones para suplir la demanda electoral. Esta actividad quedó exclusivamente asignada a los jurados de votación.

Aunque en varios puestos de votación del país se presentaron estos inconvenientes, particularmente en Medellín, Montería, Cúcuta, Manizales, Bucaramanga y Bogotá hubo dificultades con esto, según lo expreso el registrador nacional, Juan Carlos Galindo.

Obligar o no a sugerir los tarjetones

Cabe resaltar que para estas consultas se imprimieron 30 millones de tarjetones, 15 para cada consulta, sin embargo, esto no significa que la falta de ellos represente la misma cantidad de votantes, sino que se puede tratar de un tema mala de distribución, tanto así, que se presentaron casos donde se destruyeron tarjetones sobrantes.

Por ejemplo, en algunos puestos pasó lo contrario. Debido al abstencionismo en algunas mesas de votación de la ciudad de Cali, varios de los tarjetones, tanto de las dos consultas como de Senado y Cámara de Representantes, antes de finalizar la jornada de votación, tuvieron que ser destruidos por los jurados para evitar así posible fraude electoral al momento del escrutinio.

Por otro lado, respecto a las consultas, no demoró en aparecer, a través de redes sociales y en los mismos puestos de votación, la inconformidad de los ciudadanos respecto a ellas. Pues, aunque estás hacían parte de las elecciones, no era de obligación entregarse como sí lo eran los tarjetones para Cámara y Senado.

Frente a esto, los sufragantes desataron una serie de discusiones en las mesas de escrutinio, argumentando que los jurados no querían entregar dichos tarjetones, induciendo alguna preferencia de candidatos.

De este modo, estas consultas desencadenaron todo tipo de inconformidad en los sufragantes y confusión en las autoridades electorales. Pues si bien, los tarjetones de Cámara y Senado debían llevar la firma del presidente de la mesa electoral para validar el voto con el propósito de evitar posible trashumancia electoral, la discusión se agitó con las afirmaciones de que las consultas que no llevaran estas firmas iban a ser votos no válidos. No obstantes, la Registraduría Nacional ha desmentido dicha hipótesis.

A pesar de estos contratiempos, Colombia eligió a sus dos candidatos a la presidencia. Con la Gran Consulta por Colombia, Iván Duque quedó seleccionado con 4’028.879 de votos, mientras que Gustavo Petro, quien lideraba la Consulta de Inclusión por la Paz obtuvo 3’520,583.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + five =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seven − 7 =

Ir a Top