ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Las acciones del hombre que ahogan al río Cali

Por Dayana Vélez, Javier Correa y Carlos Granados

El río Cali recorre más de 50 kilómetros. Nace en el Parque Natural Farallones de Cali, a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar, el cual articula una cuenca de 21 mil hectáreas y desembocando en el río Cauca. Ese río que usted a diario ve, se encuentra en riesgo por la contaminación.

Una de las principales fuentes de contaminación del río Cali es el río Aguacatal, el cual nace en el Alto Aguacatal, a 1.800 metros sobre el nivel del mar, y el cual cuenta con una superficie de más de 6 mil hectáreas. Este río termina su recorrido a la altura del barrio Terrón Colorado, donde sus aguas se unen a las del río Cali.

El aguacatal, a lo largo de su trayectoria, recibe aguas residuales de casas construidas muy cerca de su cauce, también se evidencian señales de contaminación y zonas de tala indiscriminada.

Igualmente se evidencia el funcionamiento irregular de algunas minas de carbón.

El lugar o la parte más apta del río Cali se encuentra por la parte del zoológico. Allí, se encuentran unos limpios y hermosos lugares, en donde las personas pueden disfrutar el río a su anchas. Mientras que a la altura del hotel Intercontinental y del Boulevard del Río se puede ver una espuma que es causada por los vertederos de las cañerías de sus alrededores.

Río sin oxigeno en Floralia

En la desembocadura del río Cali al Cauca se ve un cauce negro o de color café. Esto se puede ver en el barrio Floralia, en ese lugar de desembocadura la medición de oxigeno es de cero.

La polución habitual que se presenta en el afluente de Cali, el mal uso de alcantarillado y desechos son unos de los principales factores de la pérdida del río. Las diferentes comunas de la ciudad muestran su preocupación por la cantidad de basura y desperdicios que vendedores ambulantes, turistas, e incluso, los mismos habitantes de la localidad vierten sobre las aguas del río.

Marta Rodríguez, habitante del barrio Torres del Bosque, dice que trabajar es un derecho, pero el río no debe pagar los platos rotos: “No hay controles ni educación para turistas y vendedores ambulantes”, asegura.

En esa zona rural, hay 25.000 habitantes vecinos al río. El 49 % de los predios emplea el agua del afluente para usos domésticos y labores de riego en pequeñas parcelas. Pero le devuelve al río las aguas servidas contaminadas que utiliza.

Andrés Vargas, un habitante del sector, dijo: “las fritangas las hacen con agua del río que está contaminada con basuras y hasta con ropa usada, de quienes se hacen ‘baños’ con hierbas y dejan ir las prendas por el cauce”. Se estima que más de 30 vendedores ambulantes llegan el sábado y domingo a realizar su jornada de trabajo.

Mercedes Jiménez, vendedora ambulante, dijo: “yo vendo mis cositas hace 10 años, salgo todos los días ofreciendo productos, utilizo bolsas para que echen la basura en el tarro, pero hay personas que no lo utilizan, dejan los papeles o empaques en cualquier lado, yo trato de recoger lo que hay en mi pedacito”.

Los fines de semana, el jardín botánico recoge 40 bolsas grandes de basura en 2 kilómetros, después de un festivo, entre botellas, ropa, empaques de alimentos, e incluso desperdicios de comida.

Aguas de negro

Por otra parte, en septiembre pasado una mancha tiñó de negro las aguas del río alertando a la comunidad. Las autoridades hicieron un examen del caso y descubrieron que era producto del vertimiento de aguas residuales al río, encontrando altos índices de químicos.

“Aquí vienen a lavar entre cinco y seis carros al día,y esta agua suciacae en un arroyo que hace partede las aguas del ríoCali generando suciedad” dijo Carlos Lópezhabitante flotante del sector.

La CVC dice que las aguas del caudal han disminuido en gran medida y que cada día se hacen másvisibles las rocas en el ríoCali, así mismo cuenta que la temporada seca en la ciudad afecta el torrente Y por otro lado una de las mayores problemáticas se presenta por el 37,2 % de 92 invasiones que hay en el territorio, las cuales utilizan el ríocomo pozossépticos y basurero.

Cada mes la CVC monitoreael agua en tres puntos de la cuenca media: en la quebrada Felidia, el río Pichindé y la bocatoma del acueducto de San Antonio analizando la calidad del agua.

En el Parque Nacional Natural los Farallones de Cali se presentan actividades de minería ilegal en la parte alta de la cuenta, las cuales utilizan sustancias como el mercurio y el cianuro para poder extraer el oro de la roca, estas sustancias son perjudiciales para la salud del ser humano y para el medio ambiente, luego de ser usadas en el proceso de extracción del oro, son vertidas a las quebradas que nacen en los Farallones.

Algunas de estas quebradas son afluentes del río Cali, como lo es la quebrada del Socorro. Dado que el río Cali es usado por el Acueducto San Antonio para abastecer de agua potable a aproximadamente medio millón de caleños, podría llegar a afectar la salud de las personas que se abastecen de agua potable por medio del Acueducto San Antonio.

Plan para descontaminar

Jhon Alexander Pozo, funcionario del Dagma, manifestó que gran parte del mercurio se fija en plantas, el subsuelo y sobre todo en las zonas verdes cercanas al río, asegura que han tomado más de 75 muestras en los últimos  5 meses  junto a la secretaría de salud, para hacer reporte sobre los factores químicos que están afectando el río; además enuncia que se encuentra 250% más del nivel de mercurio permitido en el agua.

Emcali asegura que cuenta con las capacidades de disminuir los químicos que hay en el agua que se suministra, con tratamientos de calidad a diario, con estudios mensuales de los acueductos, contrarrestando todo tipo de elemento químico dañino para la salud y el medio ambiente.

De igual modo, Lucía Galíndez, guía ambientalista, afirma que también se han hecho arduas campañas para la descontaminación de la fuente hídrica y comenta que en los últimos dos años este ha bajado mucho su nivel “hemos estado trabajando fuertemente para tratar de descontaminar el río, pero es muy difícil ya que cada semana llegan turistas y los mismos habitantes no tienen conciencia de las basuras y todo lo que arrojan  en el piso y en el río, es frustrante ver  poca conciencia y cultura  de las personas y que no hacen nada por mejorar esta fuente hídrica tan importante”.

En los dos últimos meses han recolectado más de 50 bolsas grandes llenas de  basura en 8 fines de semana. La Asociación del Departamento de Recursos Hídricos promoverá proyectos para actividades de eliminación de vertimientos a cuerpos de agua haciendo un control a los usuarios y un seguimiento al plan de saneamiento y manejo de vertimientos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top