Informe Especial

Jóvenes, atrapados y sin salidas de las drogas psicoactivas

El video viral que mostraba cómo dos menores incitaban a una niña a que fumara marihuana volvió a prender las alarmas en las drogas psicoactivas entre los jóvenes. La imagen, que se grabó por un celular en un barrio de Cali, indignó al país y puso a pensar qué están haciendo los jóvenes en su ratos libre.

La última encuesta global sobre drogas (The Global Drug Survey)  realizada por medios de comunicación como The Guardian y The Huffington Post en alianza con organizaciones internacionales como Energy Control, Drug Reporter y la Corporación ATS Acción Técnica Social en Colombia concluyó que el 58 % de las personas que recurren a ellas tiene menos de 24 años, cuando el 77,8 % de esos jóvenes viven todavía con sus padres.

En un estudio realizado por el Departamento Nacional de Planeación,  en el que participaron 9.677 estudiantes de Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Florencia, Medellín, Tunja, Puerto Boyacá y Sabanalarga se reveló que la edad promedio de inicio de consumo son a los 12 años.

Uno de los inicios de los adolescente es en el alcohol, que determina por consumir otras drogas. Según datos de Unicef, el 35 % de los jóvenes de entre 13 y 15 años asegura haber tomado alcohol en el último mes y el 17% fuma a diario. Es decir, de 20 jóvenes, siete son consumidores de alcohol, sustancia que  mata a unos 3 millones de personas en el mundo.

De los jóvenes encuestados el 70 % ha probado el alcohol, 55,7 % lo consumen, y lo más preocupante, es que al menos el 46 % lo hace en presencia de sus padres.

Con 14 años, a juicios penales

De acuerdo con la Ley 1098 de 2006, mediante la cual se creó el Código de Infancia y la Adolescencia, solo quienes cometan un delito a partir de los 14 años ingresan en un proceso penal.

Pese a que en el país hay acuerdos para intentar controlar la venta de alcohol entre los menores de edad, los resultados demuestran que Colombia aún necesita un trabajo arduo en este frente y compromiso por parte de la comunidad. Al menos, el 51 % de los encuestados compra alcohol sin ninguna dificultad.

La Secretaría de Desarrollo y Bienestar Comunitario de Cali reveló que al menos 25 personas, entre niños y jóvenes son remitidos cada semana a los hogares de paso de la ciudad.

Juan Esteban, de 16 años, lleva dos semanas en uno de los hogares de paso que creó la Administración Municipal. Él joven fue sorprendido con una carga de 30 cigarrillos de marihuana en el Parque de Santa Librada y aunque sostiene que su consumo es ocasional, las terapeutas del centro asistencial calculan que su deteriorado estado físico y mental sugiere que lleva al menos dos años sumergido en el mundo de las drogas.

La Secretaría de Desarrollo y Bienestar Comunitario de Cali reveló que al menos 25 niños y jóvenes son remitidos cada semana a los hogares de paso  por ser consumidores de alucinógenos.

Por otro lado un adolescente de 16 años  quien no quiso dar su nombre por seguridad dice que usa las drogas para “ relajarse, para no estar estresado y comer más”.

Padres ausentes y familias disfuncionales

Marco Aristizábal, padre de familia dice: “Yo pienso que si un menor de edad está consumiendo droga es por falta de acompañamiento de los papas, por falta de seguimiento por falta de normas, pienso que normalmente es ausencia de los papas en el hogar y eso hace que ellos hagan lo que ellos quieran”.

Las cifras de la Secretaría de Salud Municipal también son alarmantes. Según la Unidad de Epidemiología de esta dependencia, el promedio de edad para el inicio en las drogas de un niño caleño está entre los 9 y los 12 años de edad y casi siempre, este consumo está acompañado de alcohol o cigarrillos.

Luisa Fernanda Unas, psicóloga independiente, sostiene: “Primero está en la sensación de consumir, experimentar  y probar, otra razón es el entorno social donde se mueve y también si hay en el círculo familiar personas que consuman pues es más fácil que el menor de edad también lo haga y otra razón es los amigos que tenga el menor de edad ya que pueden influir para que lo hagan también”.

El abogado Jaime Posso dice que la mayoría de muchachos que tienen problemas de consumo “son los que no tienen tiempo de calidad en sus casas ya que permanecen solos o están en entornos familiares disfuncionales que lo que hacen es que el menor busque estas vías de escape”.

Posso añade: “el código de policía establece que el consumo de sustancias psicoactivas en lugares públicos está prohibido si son menores de edad, esa responsabilidad de porte de drogas se le traslada a los padres de familia, el menor de edad entre en un proceso de res- establecimiento en el que interviene un policía de menores y el Icbf”.

El director de programa de trabajo social de la universidad Unicatólica Lumen Gentium, Carlos Andrés Ramírez, dice “Yo considero que consumen primero porque la oferta está, segundo porque estamos en la búsqueda de diferentes sensaciones, de explorar, de experimentar y cuando no se le da oportunidades a los menores de explorar diferentes caso a veces ellos echan mano de los que está más cerca”.

Docente de comunicador social Wilson Martínez Guaca añade que son múltiples las causas que los llevan a consumir sustancias psicoactivas, “pero sobretodo pienso que hay un profundo deterioro familiar y social que es lo que permite que ellos caigan en ellos y se ve mucho en el colegio, en la secundaria y primera ya que muchos menores sufren de abandono y solo viven con sus abuelos y otros familiares hasta de madres soteras y se quedan solos y esta  soledad externa hace que los lleve a esta situación”.

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 13 =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + seven =

Ir a Top