ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Informe Especial: Salario mínimo y derechos humanos (Parte 1)

Si usted gana el salario mínimo de Colombia y no le alcanza para todo lo que necesita, el problema no es solo que gane muy poco, es decir, no es solo un asunto económico. Los $828.116 pesos que recibe a partir del 1 de enero de este año, no garantizan lo que un salario digno debería proporcionar.

Con ese dinero usted no podría, por ejemplo, ir a cine una vez a la semana o pensar en ahorrar para vacaciones anuales con su familia. Eso no solo es un asunto que pasa por la falta de recursos sino que se transforma en una violación a sus derechos humanos. El salario digno, incluido el mínimo, debería ser suficiente para todo eso.

Su dignidad como trabajador y las condiciones bajo las cuales desarrolla su labor, están definidas por la Corte Constitucional en la sentencia T-426 de 1992 que dice: “La persona requiere de un mínimo de elementos materiales para subsistir. La consagración de derechos fundamentales en la Constitución busca garantizar las condiciones económicas y espirituales necesarias para la dignificación de la persona humana y el libre desarrollo de su personalidad”. Es decir que un trabajo y el respectivo salario no solo deben ser suficientes para que usted y su familia se alimenten, sino para tener una vida digna que incluye: una casa en buenas condiciones, horarios dentro del marco de la ley, tiempo para descansar, acceso a servicios básicos de saneamiento, a educación y a salud, entre otros.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México dice, por ejemplo, que “el salario constituye uno de los derechos de toda persona que trabaja para un tercero, a través del cual puede disfrutar de una vida digna” Lo que quiere decir que la remuneración debe permitirle hacer ejercicio pleno de sus derechos humanos y no hacer que deba escoger entre uno u otro, pues el dinero no alcanza.

La Comisión añade que: “Los ingresos de una persona le deben permitir que cubra sus necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud, educación, entre otras, no solo para sí misma, sino también para su familia, por lo que, en ese sentido, tal derecho está relacionado directamente con el goce y la satisfacción de diversos derechos humanos”. La realidad de nuestro país, sin embargo, indica que dicho dinero deja por fuera la posibilidad de acceder a derechos como la recreación, la cultura, pero también, y más grave, aquéllos fundamentales como la salud o la educación.

Un salario digno no es un favor que el empleador le hace. Por el contrario, es una obligación que se enmarca en muchas disposiciones legales naciones e internacionales que han hecho que el trabajo sea considerado como un derecho humano, entre ellas, la Constitución Política de Colombia en su Artículo 25.

 

Como usted, hay más o menos 279 mil personas que ganan el salario mínimo en Colombia en 23 de las principales capitales del país, pero más de 11 millones que obtienen incluso menos de ese monto para quienes, por supuesto, la violación de sus derechos se hace más profunda. Estos datos, compartidos por el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, muestran qué tan importante es reivindicar al trabajo como un derecho humano en general y al salario mínimo, en particular, como un elemento que garantice la dignidad de los trabajadores.

Terminamos este primer artículo de la serie Salario Mínimo y Derechos Humanos, con una de las conclusiones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México:

“La suficiencia del salario mínimo y el acceso a prestaciones laborales complementarias son elementos que contribuyen al ejercicio de la igualdad entre trabajadoras y trabajadores; a la protección de la niñez, de las personas con discapacidad y personas adultas mayores, dicho enfoque debe tomarse en cuenta en los procedimientos que se lleven a cabo para determinar el monto de dicha remuneración”.

En la siguiente entrega, espere historias de personas como usted, que día a día lucha en medio de la tremenda desigualdad que plantea ganar menos de un millón de pesos mensuales en Colombia.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top