ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Informe especial. Radiografía a las ciclorrutas de Cali: ventajas y desventajas

Cali es una ciudad verde. Sus casi 300 mil árboles lo indican. Y desde hace casi 50 años, es una ciudad cívica que promueve la cultura y el deporte. Ahora le apuesta a una ciudad ‘cero contaminación’ y de hacer uso de la bicicleta –también de las patinetas- que es sinónimo de aportar un mínimo al medio ambiente una razón.

Sin embargo, solo hay 97, 7 kilómetros –de los 127 kilómetros pensados- lineales de las llamadas ciclorrutas, según la Secretaría de Movilidad del municipio. Cabe anotar que 12,7 kilómetros de este tipo de vías no cuenta con ningún tipo de señalización, mientras 13,2 kilómetros no tienen iluminación.

Las ciclorrutas es el nombre dado a las infraestructuras urbanas de carriles exclusivos para la circulación de bicicletas y afines. Existen unas aisladas de la vía, en separador central y unidireccional. Estas también son utilizadas para hacer deporte, montar patines y hasta pasear a las mascotas, pues con ese fin también se hicieron.

Según Movilidad, tiene una concurrencia por parte de los caleños de 200.000 viajes diarios. William Bermúdez, líder de Agentes de Tránsito habló acerca de los beneficios que han traído las ciclorrutas a la movilidad.“Estas mejoran la movilidad porque dan una alternativa diferente de buscar otro tipo de desplazamiento, también existe una calidad mejor del aire, disminuye la congestión vehicular, había que apostarle a eso”.

El funcionario agrega que en cuanto a este tema “existe una crítica para los que manejamos vehículos con motor, porque las vías se han hecho más angostas pero las personas en su afán diario no miran los beneficios que esto ha traído para los caleños. Existe una desventaja es que existiendo las ciclorrutas, hay usuarios que nos las usan y se presentan todo tipo de inconvenientes, los invito a todos a ser un poco más cívicos, para tener una mejor convivencia”, concluyó.

Ventajas vs. Desventajas

Según un informe de la Alcaldía de Santiago de Cali, entre las ventajas están: mayor amplitud de la vía ciclística, condiciones ambientales más favorables por encontrarse aislada del ruido y la contaminación producida por los vehículos motorizados. También va en el sentido del flujo vehicular, lo que genera mayor protección para el ciclista. No se generan altos sobre costos para la adecuación, ya que parte de la vía vehicular será tomada por el ciclo-carril.

Por su parte, las desventajas según la entidad serían: son inseguras frente al factor social, porque el encontrarse aislada de la vía vehicular, es más propensa de convertirse en un punto apetecido para los delincuentes. Se debe contar con un espacio suficiente para la materialización de la ciclovía, lo cual se constituye en un problema en los sectores urbanos, ya desarrollados.

Algunas vías han tenido polémicas: la Calle 8va que va de la 25 al centro de Cali. Allí, los comerciantes han puesto hasta carteles desacreditando estas rutas. Otra ciclorruta controvertida es la que hay en el inicio de la Avenida Cañasgordas, donde se está a varios lados de la vía. “Ni en la mañana ni en la tarde está siendo utilizada”, dice Milena Acosta, habitante de Ciudad Jardín.

Alfredo Caviedes, estudiante universitario, dice que unas de las ventajas es que hay “un espacio dedicado solo para nosotros los ciclistas y que no corremos ningún tipo de riesgo, con automóviles o motos. Además la ampliación de estas rutas me permite transitar menos tiempo en la carretera normal, por otra parte también he conocido personas con un movimiento muy bacano con las bicicletas además de tener planes en pro del medio ambiente también hay en pro de la cultura”.

Jennifer Botero, publicista, manifestó que el “usar estas vías ha aportado en un 100% cosas buenas a mi vida, ha mejorado mi salud, pues al transitar en la carretera mantenía muy estresada pues existen conductores inescrupulosos que creen que la vida del ciclista no importa, ahora ya viajo muy tranquila, solo opino que estas vías deben ser ampliadas, tener más cobertura”.

Por otra parte, usuarios mostraron su descontento con las ciclorrutas. “No me gusta transitarla en la noche, pues se hacen muchas personas a consumir sustancias psicoactivas, en una ocasión intentaron robarme la bicicleta entonces es algo que no siento seguro, necesitan presencia de la policía”, dijo Carolina

Gallego, estudiante de comunicación de una universidad del sur de Cali.

Al comienzo, las ciclorrutas habían sido muy criticadas por los ciudadanos, pues se iban a tomar un largo tiempo en la realización de estas además se iban a ver afectadas zonas arbóreas de la ciudad, pero luego la mayoría de las personas entendieron las razón de estas, que era disminuir los siniestros.

Juan Castrillón, activista y amante de la bicicleta, dijo: “Con mi grupo de activismo hasta hicimos marcha para que nos las ampliaran porque iban a afectar en gran manera las zonas verdes, pero estuvimos en reuniones donde nos explicaron más a fondo que no se talarían árboles y que antes esto iba a favorecer a la ciudad”.

¿Cuál es el papel de las autoridades?

Un policía bachiller que pidió no revelar su identidad dijo: “A nosotros los bachilleres ya nos han delegado patrullar varios sitios de ciclorruta pero no es muy habitual que lo hagamos, es de vez en cuando y cuando lo hemos hecho, muy pocas veces han pasado situaciones extraordinarias; sin embargo los patrulleros ya implementaron la revisión periódica de estas pues hay sectores a los que no nos mandan mucho que son realmente peligrosos en la noche y lo que prima es la seguridad del que transita”.

Albeiro Narváez, residente del barrio Antonio Nariño, dice: “Verdaderamente en la junta de acción comunal de mi barrio, hemos solicitado con urgencia la presencia de policías en la ciclorruta de la avenida Simón Bolívar pues ya hemos vivido tres casos de personas a las que le hurtaron su bicicleta ahí y ese era su único medio de transporte pues no les da el sueldo para pagar transporte”.

Las ciclorrutas también brindan un espacio para que los padres salgan con sus hijos a montar bicicleta o patines, ya que son totalmente seguras para su tránsito, pues muchas veces por donde la gente vive no hay espacios para este tipo de actividades. Una controversia de nunca acabar porque el medio ambiente es igual de importante que la movilidad de una ciudad que busca todo el tiempo un desarrollo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top