Crónica

Cali se movilizó como nunca por la educación

Luego de una madrugada bañada por una fuerte lluvia, las calles de Cali se inundaron con una marcha sin precedentes; a las 8:00 a. m. y con un sol naciente, las arengas, saltos y voces de los asistentes no se hicieron esperar. Desde los diferentes puntos de la ‘Sucursal del Cielo’ se reunieron los manifestantes.

Con una mañana fresca, el punto de partida para las universidades del sur se ubicó sobre la calle 16 con carrera 100, en la sede de Meléndez de la Universidad del Valle, donde a solo unos pasos, frente a la estación del MIO de Univalle, miembros de las instituciones privadas de educación superior prepararon una calle de honor para los estudiantes de las públicas.

Con determinación, los manifestantes continuaron su caminata por toda la calle quinta con carteles, máscaras, pinturas, tambores y pancartas. Aquí la lucha no estaba dada solo por estudiantes, a la marcha se unieron colegios públicos, grupos indígenas, docentes y miembros de entidades públicas que junto a todo un país decidieron que el 10 de octubre de 2018 era el día para hacerle un llamado al Gobierno Nacional frente a los rubros asignados para la Educación.

Más de 45.000 personas se unieron para exigir el derecho a la educación pública que desde 1992 cuenta con la misma asignación de presupuesto, por parte del Gobierno Nacional. Entre tanto, transeúntes y conductores miraban con curiosidad y molestia la manifestación, por el tráfico denso que esta ocasionaba, mientras allí retumbaba el canto: “Amigo mirón únase al montón, su hijo es estudiante y usted trabajador”.

Lina Fernanda Montoya, docente y egresada de la Universidad del Valle, marchante, afirmó que “la movilización surge como una forma de resistencia y también de que el Gobierno Nacional escuche la voz de la ciudadanía en la propuesta que hay sobre la disminución considerable a la educación pública”.

“Contra la corrupción todos defendemos lo público” fue una de las frases que  llevaban en carteles los estudiantes de las diferentes universidades. Pese a que el recorrido era largo, con más de 9,7 kilómetros y el sol comenzó a calentar la ciudad, el ánimo nunca desfalleció.

El propósito principal fue exigirle al presidente de la República de Colombia, Iván Duque, que atienda las voces de los ciudadanos que marcharon para que  aumente el presupuesto para el sector educativo, que está en un déficit de $3,2 billones para el funcionamiento de nómina y $15 billones en inversión de infraestructura.

“Se nos está cayendo la Universidad del Valle y hay plata para la guerrilla, para otras cosas menos para la educación”, menciona Jorge Ovalle, estudiante de la Universidad del Valle.

Intervención artística

Con performances teatrales, cantos y danzas contemporáneas, los estudiantes de carreras artísticas hicieron una crítica fuerte a la ‘muerte de la educación’, por medio de trajes negros y con cruces en la espalda que llevaron durante todo el recorrido, se escuchaba entre gritos “con Duque no hay quién se eduque”.

Con  pasos largos de los  zanqueros participantes, y varias puestas, grupos capoeira, con actos escénicos por parte de la academia de Bellas Artes,  con instrumentos musicales de los participantes del IPC, lograron así cautivar a toda la ciudadanía.

Al paso de la 1:15 de la tarde, en el punto de llegada, uniformados de la Policía hacían espera a la llegada de decenas de asistentes a la movilización, sabiendo que era una marcha nacional, había personas que asistieron al lugar sin saber por qué se realizaba esta marcha. Así lo afirma uno de los asistentes, quien optó por no identificarse: “Estoy aquí por órdenes de mi jefe, pero no sé de qué se trata ni para que hicieron esta marcha”.

Entrada la 1:30 de la tarde, con un sol más fuerte, ya las calles están más congestionadas, las personas esperando a la llegada de toda una manifestación, sentados con sombreros, abanicos. Por fin, a las 2:30 p. m. llegaron miles de ciudadanos, con gorras, sombrillas, capuchas, trapos grandes para cubrirse un poco del sol y que el clima no fuera excusa para seguir haciendo parte de la movilización.

En un carro blanco, con grandes parlantes y bocinas medianas, un vocero de la marcha, estudiante de la Universidad del Valle, grita fuerte: “Estamos aquí, con mucha fuerza, solo vamos a dar plazo hasta el 20 de octubre para que Duque de respuesta a las universidades públicas”.

Los tambores y la música acompañaron los cantos en la plazoleta de la Gobernación en Cali; los organizadores de logística encienden pólvoras para dar sentido de alegría a todos los asistentes. Con una bocina afirman que la academia de Bellas Artes realizará varias presentaciones de canto, baile y finalizan con una presentación teatral para dar un cierre a la asistencia de esta movilización que concluyó el llamado nacional de los estudiantes por la Educación.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three × five =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × four =

Ir a Top