Informe Especial

Informe Especial: bomba de tiempo: 200 % sube el hacinamiento en la cárcel de Villahermosa 

“El hacinamiento es bárbaro. Quienes pueden dormir en una celda con colchón es porque tienen mucha plata”, comenta Cardona, un familiar de uno de los reclusos de la cárcel de Villahermosa.

Ante el hacinamiento que viven a diario los reclutas de esta penitenciaría, cualquier espacio que les permita estirar un brazo, una pierna, o girarse de lado, es para ellos un sueño que no todos pueden cumplir.

Comenta Cardona que el hacinamiento es tal que los espacios se han convertido en un privilegio para algunos y en un negocio para otros. Los presidiarios que tienen la posibilidad de estar en una celda que es para una persona, pero donde duermen dos, es porque cuenta con más de un millón de pesos mensuales para alquilarlo.

No obstante, quienes no cuentan con esa suma de dinero, tienen la posibilidad de disponer de los pasillos a precios “más económicos”. Un pedazo de piso donde comparten una colchoneta entre dos personas, los presos deben pagar desde $ 200 mil en adelante sin opción de moverse para algún otro lado y dormir de espalda contra espalda.

Ahora bien, los reclusos que no tienen ningún modo de costear este tipo de privilegios, deben dormir en la ‘Rotonda’. Este es un espacio que se encuentra en la intersección de cuatro pasillos y en donde los reclutas que “duermen” allí, cuentan con tan solo un espacio de piso y el riesgo constante de que sus pertenencias desaparezcan si el sueño les juega una mala pasada.

Algunos asemejan a la cárcel de Villahermosa como el mismísimo infierno. El calor humano en esta penitenciaría trasciende a la locura de compartir la gota de sudor del quien se encuentra a su lado y donde respirar se convierte en un reto constante.

El hacinamiento desborda no solo los pisos de esta cárcel, sino también las cifras que surgen de ella. Villahermosa se construyó en 1.956 para recibir a 1.900 internos. Ahora ese número es tan sólo un recuerdo, hoy el hacinamiento supera el 200 %., teniendo en sus patios a más de 4 mil convictos, según cálculos de la Personería Municipal.

Problemas de infraestructura, una bomba de tiempo

Las problemáticas en la cárcel de Villahermosa radica fundamentalmente en la infraestructura tan antigua en la que habitan los reclusos y acompañan los guardas.

“Las construcciones deben contar con el requerimiento de sismo resistencia  y esta cárcel no lo tiene.  En algún momento puede ocurrir una catástrofe si no se toman los correctivos a tiempo, pues hay que tener en cuenta la sobrepoblación que hay en ella”, señaló el personero Héctor Hugo Cano.

Sin embargo, las autoridades, entre ellas la Alcaldía de Cali y la Gobernación del Valle, aún no han dado cumplimento al fallo de la tutela hecha por la Personería Municipal que ordena tres aspectos: Mejorar las fallas de infraestructura, mermar la sobrepoblación y brindar salud y trato digno de los carcelarios.

Ante este incumpliento, el Juzgado Décimo Penal del Circuito de Cali ordenó la semana pasada que el Alcalde de Cali y la Gobernadora del Valle deben pagar 10 días de cárcel y 10 salarios mínimos mensuales vigentes. Sin embargo, aún no se tiene acciones concretas por parte de ellos.

No obstante, el personero municipal manifiesta que el tema central no está en si deben o no pagar cárcel el alcalde y la gobernadora, “sino que se den soluciones inmediatas a este asunto carcelario, pues muchas vidas están en riesgo, no solo la de los presos sino de los guardas y visitantes que pisan la penitenciaría”.

Por su parte, la secretaria de Seguridad y Justicia de Cali, María Ximena Román García, manifestó en esta última semana que “es nuestra responsabilidad, pero también debe haber un llamado para que, bajo el liderazgo de la Gobernación del Valle, municipios como Jamundí, Yumbo, Candelaria, Palmira, Pradera y Buenaventura, que ponen un gran número de personas sindicadas y condenadas también participen patrimonial y presupuestalmente en la búsqueda de soluciones”.

Por otro lado, el hacinamiento y las pésimas condiciones de salubridad de Villahermosa ha incrementado el riesgo de enfermedades de los presidiarios. La última cifra señalada en un documento hecho por la Personería indica que cerca de 33 prisioneros portan el síndrome del VIH, a quienes no se les brinda el acompañamiento apropiado.

“Las soluciones están, lo que se necesita es voluntad política”: personero municipal

Ante el riesgo inminente de que la infraestructura de Villahermosa pueda colapsar por sobrepeso, por un movimiento telúrico, o inclusive por el desplome de las paredes que los mismos reclusos despican, la personería ha propuesto soluciones que hasta la fecha no se han materializado.

“Hay 25 mil metros cuadrados en la parte posterior del centro penitenciario, allí se puede construir un pabellón de sindicados, en donde se unan esfuerzos presupuestales del gobierno nacional, departamental y municipal para hacerlo”, expresó Cárdenas.

La personería manifestó que esta propuesta no es descabellada y podría reducir el hacinamiento de manera considerable en la cárcel de Villahermosa.

Frente a la propuesta del pabellón, la secretaria Mariana Román García, comunicó que se iniciará la gestión de recursos con los que la Administración Municipal pueda aportar a la construcción en el lote.

Ante el propósito de la Administración, el personero explicó que “el lote le pertenece a la gobernación, entonces no habría que comprarlo. Las acometidas de los servicios están allí, tan solo hay que adecuarlas. Lo que se necesita es voluntad política.”.

No obstante, el viceministro de Justicia, Carlos Medina, a través de un comunicado de prensa de la Alcaldía de Cali expresó: “Sí hay voluntad del gobierno de Cali y del Valle para construir un pabellón réplica en el terreno que está de la cárcel disponible”. Además, “la situación del centro carcelario no es solo responsabilidad de la Administración Municipal y Departamental, hay otros actores responsables ausentes”, agregó.

En ese sentido, en la segunda semana del mes de febrero se reunió una comisión de inspección y seguimiento al régimen penitenciario y carcelario  para evaluar y direccionar las diferentes propuestas. En ella participaron el viceministro de Justicia, Carlos Medina, el director nacional del Inpec; brigadier general, Jorge Luis Ramírez y las secretarias de Seguridad del departamento, Libia Galeano, y la del municipio, María Ximena Román García; además de representantes de otros entes gubernamentales.

Sin embargo, hasta que este tipo de soluciones no se lleven a cabo,  el aglutinamiento carcelario continuará amenazando la infraestructura de Villahermosa. La humedad, el deterioro de las paredes, las ratas y las enfermedades, seguirán compartiendo el desvelo de los presos.

“He ido muchas veces a Villahermosa, pero aún no me acostumbro al poco espacio con el que puedo contar para habla con mi pariente. Además,  el ruido es agotador,  el olor y el calor asfixiante. No me quiero imaginar lo que para ellos significa sobrevivir en esas condiciones.”, concluyó Cardona.

No obstante, María Román  dijo que mientras se estudia lo del pabellón se evaluará por otro lado la posibilidad de que se amplíen los cupos, permitiendo el traslado de reclusos de la cárcel de Villahermosa a otros municipios y otras cárceles. Además, manifestó: “estamos pendientes de que se haga entrega de la cárcel de Tuluá, que nos dicen que será en los próximos quince días y falta la de Buga, que aparentemente va a ser en octubre”.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top