Nación

Análisis: medios, política y ‘Timochenko’, como agua y aceite

Lo ocurrido en Cali y Yumbo con el candidato a la presidencia, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, entrega pocas conclusiones. Mientras unos dicen que era lo esperado por ser un exguerrillero, otros hablan de personas que desestabilizan estas visitas que terminan en batallas campales de insultos y botellas de agua.

En Yumbo, recibió mensajes como “Asesino, fuera de aquí”, y además con intenciones de agresión, lanzándole piedras, huevos, tomates, botellas de agua, gritos e insultos, lo que generó enfrentamientos entre los ciudadanos con presencia de la Policía y el Esmad.

Ante eso, se abren interrogantes entre la opinión pública sobre cuál es la responsabilidad, por un lado, de los medios de comunicación encargados de la producción del contenido noticioso respecto a las elecciones de 2018 en Colombia y sobre la participación de las Farc en la política.

También qué papel desempeñan los dirigentes políticos opositores en su momento de los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y para entonces la guerrilla de las Farc, frente a este tipo de agresiones a las campañas políticas de ‘Timochenko’.

Más pedagogía que política

El politólogo de la Universidad del Valle, Juan Rojas, manifiesta que es muy prematuro que un grupo como las Farc, con unos antecedentes disciplinarios y legales al margen de la ley, se hayan lanzado a la vida política, cuando el país no ha logrado sanar, después de tantos años de violencia perpetrado por este grupo.

“Si bien, la candidatura de ‘Timochenko’ es una respuesta de democratización para quitarle las armas a un actor guerrillero y darle voz política, pero lo que no se podía dejar de lado era que iba a presentarse este tipo de actos de rechazo y disgusto”, dice el académico.

Rojas añade que este “grupo hizo mucho daño al país. Añadiendo a esto la polarización política que vive Colombia a través de un discurso propagado de odio y miedo, entonces esto cala en la gente que no goza de un criterio político. Yo creería que las Farc deberían dedicar estos esfuerzos de campañas políticas para hacer pedagogía para la paz”, indica Rojas.

El politólogo también explica que no se sabe hasta qué punto se puede hablar de iniciativa propia de estos ciudadanos frente a estas acciones, si se puede hablar o no de agentes de desestabilización que llamen al desorden.

“No me atrevo a señalar culpables, pero lo cierto es que hay un discurso impregnado de odio, miedo en la sociedad en rechazo a este grupo y hay unas corrientes políticos con mucha influencia y poder económico para hacerlo y una afán por deslegitimar al otro. Creo que esto tiene que ver frente a las agresiones a las campañas políticas de las Farc”, dice el investigador.

Por su parte, Oscar Ortega, profesor de la Universidad Icesi y crítico de medios de comunicación, manifestó que estás herramientas al servicio de la información en momentos coyunturales para el país, no solo deben cumplir el objetivo de informar, también deben procurar una pedagogía en tiempos de posconflicto.

“Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de llevar a cabo una labor pedagógica, para que la sociedad comprenda e interprete qué es lo que sucede, no solo divulgar qué fue lo que pasó. Allí estarían cumpliendo una función social de pedagogía importante para contribuir a la democracia”, dice Ortega.

El docente también expresa que respecto a los últimos hechos con relación a la agresión e insultos a las campañas presidenciales de ‘Timochenko’, los medios de comunicación han hecho la tarea a medias, presentado la noticia con un sesgo editorial subjetivo: “Que implica azuzar a que las personas legitimen esa acción que están llevando a cabo”, puntualiza Ortega.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 3 =

Ir a Top