ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

Un día en la Comisaría de Fray Damián

Las comisarías de familia son instituciones creadas para orientar a todos los miembros de la familia, generar la reflexión y promover la conciliación, lo cual las convierte en espacios en los que se vive el dolor, el drama y en otros momentos la felicidad por la conciliación. En Cali existen nueve comisarías de familia y una comisaria móvil. Cada comisaria cuenta con profesionales jurídicos y psicosociales que están a la disposición de la ciudadanía, según sus necesidades. La comisaria móvil cuenta con las mismas funciones, pero esta se envía a los diferentes corregimientos de Cali, para facilitar la atención a los usuarios que no pueden desplazarse a la ciudad, según la página de la Alcaldía.

En el barrio San Pascual, en la calle 13 con carrera 13, se encuentra ubicada la Comisaria Segunda de Familia Fray Damián, en medio del Centro de Salud San Pascual y la Inspección de Policía Fray Damián. Esta, como las demás, atiende a los usuarios desde las 8:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde y cuenta con un equipo de profesionales, los cuales son el comisario, que debe ser abogado, el trabajador social, el otro abogado, el psicólogo, 2 auxiliares administrativos y un citador.

En la primera oficina se encuentra una mujer seria y de mirada tierna, con pantalones negros que se pierden bajo el escritorio amplio y lleno de documentos. Su nombre es Mónica Henao y lleva 1 mes ejerciendo como abogada en la comisaria.

En la siguiente oficina se ve a la auxiliar administrativa Johana Mosquera, quien se encarga de abrir las historias de cada caso. Su vestimenta es más fresca y su oficina tiene más colores, a comparación la de la sobria abogada.

Más adelante está la trabajadora social, una mujer de voz gruesa, con el ceño fruncido que aparenta tener un carácter fuerte, sin embargo, como se espera de un trabajador social, recibe de forma amable y acogedora a quienes acuden a ella, para sus consultas y demás.

La psicóloga Cindy Ramírez, es quién está ubicada en la oficina que le sigue, una joven de tez blanca, cabello castaño y contextura delgada, que aporta su creatividad y profesionalismo para buscar diferentes soluciones a los problemas que se presentan.

Finalmente está la oficina del fondo, en la cual trabaja el comisario Diego Fernando Bonilla, quién se distingue por su seriedad, agilidad, inteligencia y tacto a la hora de trabajar, logrando así ser uno de los comisarios más queridos y respetados por la gente.

***

Comienza la semana, y el lunes igual que todos los días, llega la primera persona a solicitar se le atienda para cancelar su cita de conciliación, cita que solo se da dos veces a las personas y si no se asisten al segundo llamado, se cierra el caso.

La primera persona con quién se habla al llegar a la comisaría es la guarda de seguridad Durley, mujer de apariencia fuerte, que hace el proceso de una manera atenta y amable para orientar o guiar al usuario.

Aproximadamente acuden a diario entre 10 a 20 personas a la comisaria para distintas situaciones, de ellos entre 10 y 16 van a consultar y alrededor de 12 van para solicitar o asistir a sus audiencias de conciliación. Pero, para recibir cualquiera de estos servicios se requiere de ciertos procedimientos. Primero se deben registrar en la entrada con el portero de turno, después proceden a donde el comisario y el abogado, quienes definen cuál es el paso a seguir según el caso.

Desde que la comisaria se abre cada mañana tiene un gran flujo de personas que llegan con diversas experiencias, problemas y tragedias, en busca de la asesoría de los profesionales. Entre ellos, hay sucesos que se ven en mayor medida que otros y son esos, los que conmueven significativamente a quiénes trabajan en la comisaría y escuchan dichas historias.

Carmen Zuluaga(*), una mujer de avanzada edad se acercó a la oficina de la abogada, para contarle y buscar su asesoría por la presunta violación que sufrieron sus nietas, dos niñas de 9 y 11. Ella cuenta que aparentemente su hija, la madre de las niñas, se las entregó a un hombre como parte de un trato que hicieron. A raíz de la ausencia de las niñas, la abuela las buscó y logró localizarlas. Encontró en ellas comportamientos extraños que la llevaron a sospechar acerca del contacto que pudo haber tenido el hombre con ellas.

Como dice la abogada, el procedimiento a seguir debe ser la realización de las pruebas de Medicina Legal dónde se corrobore si hay abuso. Posterior a eso, si las pruebas son positivas se debe remitir una orden en la cual se les prohíbe a las niñas estar cerca del abusador.

Otro de los casos que llama la atención en la comisaría es el de la violencia intrafamiliar, como lo es la historia de violencia entre dos hermanos que no pueden convivir.

Cuenta la psicóloga que uno de los casos tristes que ha tenido que asesorar es el de un adulto mayor que pide se le dé una orden de restricción hacia su hijo. Esto debido a que el joven lo agrede verbal y físicamente, le quita dinero y hace escándalo afuera del inquilinato dónde vive.

– Esta historia es solo una de tantas en las que vemos que los adolescentes, debido a las drogas y otros malos hábitos, pierden el respeto por sus padres y los acosan y en otros casos, los maltratan, para poder seguir con sus vicios. – Afirmó la psicóloga.

***

Otro tema que sorprende en la comisaría, es el incremento de los casos sobre violencia contra los hombres.

– Estamos pasando de ser una sociedad machista a una sociedad feminista. – Dice la psicóloga.

Por otra, parte la violencia que ejerce la mujer en contra del hombre, es sutil. Ya que en la mayoría de los casos presentados, las mujeres toman a los hijos como objeto de manipulación, controlando a sus ex parejas, ya sea para que no se alejen, o por interés económico, prohibiéndoles ver a sus hijos.

La violencia que usualmente se registra del hombre hacia la mujer, es la violencia física, pero también están la psicológica y la verbal.

***

La trabajadora social evidenció su preocupación debido a los altos procesos que se solicitan por las madres que desean dejar a sus hijos en manos del Estado. Todas llegan con la misma justificación “se me salió de las manos”. Sin embargo, con el apoyo de la psicóloga se pretende brindar talleres de empoderamiento, para que los padres reconozcan la obligación que tienen frente a sus hijos.

“Es indispensable que los padres tomen conciencia de sus actos para que disminuyan las cifras de los niños que no le pertenecen a nadie, sino al Estado.” Dice la abogada Henao.

(*) El nombre fue cambiado por seguridad del entrevistado.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top