ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Te Hablo Desde la Prisión

Un interno, de los 5.765 preses que alberga la cárcel de Villahermosa, en Cali, cuenta su odisea por un día en los 11 patios del penal.

El patio número 2 está compuesto por ocho pasillos y dos rotondas. Los pasillos tienen por nombre números y eso debe respetarse.
Aquí hay un conducto regular que debe seguirse, es decir, hay cargos que controlan el orden en este lugar, fuera de la guardia.
Por cada pasillo hay dos personas a cargo y hay una persona que manda a todos en general. Ellos tienen sus subalternos, los cuales mantienen pendientes de todo. El promedio de personas en un pasillo es de 90 a 110 personas. La guardia no tiene acceso al patio, ellos están de la puerta de entrada para afuera. Es decir, hay un problema: los mismos internos le damos alguna solución. Los dragoneantes solo entran a contar y hacer ‘richi’ (nombre de las requisas).
Todos los días son iguales sin importar los festivos, los únicos días diferentes son los sábados o domingos de visita, de resto son iguales.
El punto de vista o la perspectiva del pasar de los días varían según la persona y su forma de convivir.

Todos los días, sin excepción de festivos, las luces se prenden faltando diez para las 5 de la mañana y para esta hora más de la mitad del pasillo se debe haber bañado y los otros tienen media hora antes de que nos bajen al patio.
A las 5:30 de la mañana todos vamos para abajo sin excepciones, entonces hay un cronograma para el orden de bajada el cual se hace por pasillos. Cuando estamos abajo algunos se sientan en los mesones en orden especifico y aquel que no se siente le toca hacer una fila de pie, una fila en el que hay 1.040 internos en este patio.
De 6 a 7 de la mañana llega el desayuno el cual es repartido en partes iguales. Entre las 7 y 8 de la mañana entra la guardia para contarnos. Por lo general, entran tres dragoneantes fuertemente armados; se termina la contada, cierran la reja y bajan los aseadores de patio que son los mismos internos, pues esto ayuda a redimir la pena impuesta, además reciben una ayuda económica mensual que oscila entre 80 y 120 mil pesos.
El aseo en el patio se demora entre 30 y 40 minutos, luego de eso se puede bajar al patio o quedarse en los pasillos y celdas, mientras llega el ‘loco’ (nombre dado a la comida). A esa hora, 8:30 de la mañana, trato de emplearlo al acondicionamiento físico: bajo al patio hacer ejercicios. De 9 a 10 de la mañana llega el ‘loco’, entonces nos suben a todos mientras cuentan la comida, verifican que la cantidad de alimentos sea para 1.040 personas, ya que si llega a faltar una persona por alimento el patio se ‘voltea’, es decir, se tensiona, hay pelea.
Luego de contar la comida y organizarla para ser repartida bajan primero las rotondas y se revisa el cronograma para ver a cuál pasillo le toca de primero ese día. Teniendo en cuenta que la bajada de todos los pasillos se demora 1 hora.

Después de repartir la comida o 10 minutos antes de terminar los alimentos, abren ‘El caspete’, lugar en el que nuestras familias consignan el dinero desde el Banco Agrario, para que nosotros tengamos para otros alimentos, para el mecato. Nadie imaginan la cola tan hijue… que se forma para reclamar. Pero como aquí hay gente muy inteligente y gente muy amarrada uno paga una forma de peaje a las personas que controlan para que lo coloquen a uno adelante para reclamar. ‘El caspete’ dura como 2 horas abierto y luego lo cierran, porque los ‘tombos’ tienen que ir almorzar al medio día. Hay gente que no alcanza a reclamar y duran hasta tres días para reclamar en ‘El caspete’. Luego de cerrado este lugar nos bajan para el patio, excepto, a quienes tienen celdas. Los que deben bajar obligatoriamente son los que duermen en el piso del pasillo el cual recibe el nombre de carretera. Estos bajan mientras hacen el aseo del pasillo el cual dura una hora, en este transcurso, la gente juega fútbol, hace ejercicio, otros trabajan, también sacan a las personas que estudian para que les descuenten y también llaman a los que tienen audiencias en la tarde.
Luego de terminado el aseo suben los que quieren los que no se quedan en el patio. Esperamos a que llegue la comida, la cual llega a las 2:30 de la tarde cuando debemos subir al patio, para volver a bajar por los pasillos, tal cual como se hizo con las otras comidas. Después de repartir la comida, que es como hasta las 3:30 o 4 de la tarde, nos alistamos nuevamente para la contada, vuelven y entran tres dragoneantes armados. Mientras nos cuentan, los aseadores arreglan el patio para dejarlo limpio para el otro día. Se acaba la contada, los ‘tombos’ cierran la reja y todos quedamos encerrados arriba. Son más o menos las 4:30 o 5 de la tarde y como la reja está cerrada ya salen los celulares de las ‘caletas’ y las bombas de vicio, pues esto es lo único que mantiene tranquilos a las ‘ratas’ (nombre dado a los internos por ellos mismos) para establecer la comunicación con los familiares y tener la mente fuera de este infierno que nos quita las ganas de luchar por la vida.

Son las 5:30 de la tarde y todas las rejas están cerradas, desde la última comida que fue a las 3:10 de la tarde, no llegara más alimentos sino hasta el desayuno del próximo día a las 6 de la mañana. Aquellos que recibimos el apoyo de nuestros familiares y mujeres acompañamos las tardes con un posillado de café que vale 2.000 pesos y una galleta que vale 1.000 pesos. También salen los famosos combos que son el mismo ‘loco’, pero arreglados con un poco de aliño y color, además cocinan más los alimentos, lo que lo hace más apetecible, caliente, cosa que se ve muy poco acá. El gran inconveniente es que solo salen de 100 a 150 combos, entonces hay comprarlos rápido si quiere comer. El valor de estos alacnza los 2.000 pesos.

Los presos tratan de matar el tiempo con juegos de mesa como parqués, cartas, dominó, ajedrez. Se forman grupos, hay apuestas y a veces la vuelta se tensiona y se forman problemas, la mayoría de veces, por plata.

Son las 7 de la noche y va a empezar el noticiero. Se reúnen las ‘ratas’ a verlo.
Teniendo en cuenta que son cuatro pasillos abajo y cuatro arriba, comienzan hacer el aseo de a dos pasillos, y sacan a la gente a la rotonda, para que el aseo sea más cómodo y ligero. Este se demora entre 30 a 40 minutos. Luego dejan entrar la gente para disponernos a dormir, hay que organizar las colchonetas para tenderlas en el piso o ‘carretera’, como les dicen a los pasillos. Después de tiradas las colchonetas, hay una hora para entrar al baño, hacer necesidades, bañarse y cepillarse. Luego de esta hora no hay motivo para levantarse de ahí. Ya todo mundo se organiza para dormir y esperar a que sean entre las 4:50 am hora de levantarse y de empezar una larga y aburridora rutina. Así paso mis días aquí

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top