ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

“Practicando fútbol sonoro me siento igual a los demás”

Sus oídos son sus ojos, los mismos que guían los pies de Walter Giraldo cuando escucha rebotar los cascabeles del esférico, al practicar el fútbol 5, el mismo que le ha devuelto el entusiasmo y las ganas de convertirse en un consagrado deportista.

Mejor conocido como fútbol sonoro, este es uno de los tantos deportes adaptados, utilizados en la rehabilitación e inclusión social de personas con discapacidad, en este caso, para limitados visuales. Mientras que en el fútbol tradicional son dos conjuntos de 11 jugadores, en el sonoro solo son 10, 5 en cada equipo.

Foto por: Nayath Fragoso

Foto por: Nayath Fragozo y Lina Madriñan.

Walter Giraldo es un devoto jugador de esta modalidad futbolística que nació con microcórnea congénita,  una afección en donde  esta membrana óptica es más pequeña de lo normal y con el tiempo tiende a convertirse en un glaucoma, lo que quiere decir que la visión se va disminuyendo progresivamente.

Giraldo solo contaba con el 2 % de su visión hasta que a los 18 años la perdió por completo. En ese momento se derrumbó su sueño de ser un jugador de fútbol.

Pese a los obstáculos, en el año 2009 comenzó a preguntarles a sus conocidos sobre algún grupo de deportistas al que él se pudiera unir. “Había escuchado sobre el fútbol sala de ciegos, pero no tenía mucha información, hasta que un amigo me contactó con la Liga Vallecaucana y conocí al entrenador de ese momento”, recuerda el entusiasta jugador.

Desde el 2009, él es un jugador destacado por su compromiso y dedicación en la Liga Vallecaucana de Limitados Visuales (Ligavalledeliv).

La liga se conformó en el año 2001 y cuenta con el apoyo del Instituto Colombiano del Deporte, Coldeportes, y el Instituto del Deporte, la Educación Física y la Recreación del Valle, Indervalle,

El fisioterapeuta y entrenador Daniel Salazar afirma que una de las diferencias entre el fútbol tradicional y el fútbol sonoro son los cascabeles internos que tiene el balón y que permiten que los jugadores se guíen en el terreno de juego.

Asimismo, Salazar se refiere al desconocimiento que existe sobre los deportes adaptados “cuando se habla de deporte solo se tiene en cuenta el convencional”.

Foto por: Nayath Fragoso

Foto por: Nayath Fragozo y Lina Madriñan.

Además, hace énfasis en que el objetivo de la inclusión social no se cumple  ya que la liga para competencias nacionales solo lleva a los mejores jugadores. “El deporte es inclusivo siempre y cuando no sea solo para jugadores de alto rendimiento, debe ser algo recreativo, social”, sostiene.

Sin embargo, para Giraldo, incursionar como jugador de fútbol sonoro lo ayudó para sentirse parte de la sociedad. “Con la experiencia pude sentirme en iguales condiciones, sin ser menos que nadie”.

De hecho, en 2015 participó con la selección Colombia de Fútbol Sonoro en los Panamericanos, afirmando que es “algo muy lindo” que las personas lo reconozcan cuando está en la cancha.

Mientras el fútbol sonoro logra la visibilidad que merece, la Liga Vallecaucana de Limitados Visuales seguirá sumando triunfos y Walter Giraldo, aunque sostiene que no dedica sus goles, festejará cada anotación, según dice, agradeciéndoles a Dios y a la Virgen.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top