Informe Especial

Plan Jarillón: ¿desalojo, reubicación y negocio?

Dentro de los problemas que aqueja a Cali, la amenaza del río Cauca de invadir la ciudad parece latente. Si bien es un tema que se habla desde hace 30 años, no deja de ser peligroso. Por tal razón, las autoridades expertas sugieren atender con tiempo la reconstrucción y reforzamiento de los 17 kilómetros de jarillón, evitando así que el río pierda la dirección  de su caudal y blinde la ciudad ante una emergencia por inundación.

A través del Plan Jarillón, liderado por la Alcaldía de Cali, se inició desde el año pasado un proyecto de recuperación del cordón de seguridad de la ciudad ante alguna inundación por el río Cauca. Sin embargo, dicha tarea no ha sido fácil. Las obras que se tienen acordadas dentro del proyecto, y que suman la inversión de más de $200 mil millones, contemplan la reubicación de cerca de 7.000 familias que viven alrededor del jarillón.

Desde que se inició el proceso de intervención, en diciembre del 2015, las familias ubicadas en estas zonas de riesgo han denunciado constantes amenazas por parte de la administración municipal de despojarlos de sus hogares sin una reubicación concertada.

“Llevo más de 20 años viviendo aquí, y la Policía viene a expropiarnos con su fuerza y gases sin decirnos para dónde coger. Pero nosotros no abandonaremos hasta que el alcalde nos defina un nuevo lugar donde vivir”, dijo Jorge Correa, habitante del barrio El Calvario.

Antes dichos señalamientos,  el alcalde Maurice Armitage indicó que hasta ahora “no hemos empleado la fuerza para nada, espero que la gente siga entendiendo que tienen que irse movilizando y así va pasar el proceso”.

En ese mismo sentido, el gerente del Plan de Jarillón, Juan Diego Saa, manifestó que existen diferentes versiones que buscan confundir las buenas intenciones que se tienen con este proyecto del Jarillón.

Un traslado por riesgo

“Hay diferentes versiones y el alcalde lo ha mencionado, y en ese sentido somos consiente todos los que trabajamos en pro del Jarillón. Es muy difícil decirle a alguien que después de varios años de estar viviendo en algún sector, tenga que trasladarse por riesgo. No es una situación fácil de manejar. Sin embargo, también hay muchos chismes y muchas historias levantadas con intereses diferentes a proteger a la ciudad”, expresó Saa.

En ese mismo sentido, el funcionario informó que ya se han reasentado 3.420 familias y se espera sumar 3.100 más para este año. “Esperamos completar cerca del 70 % de familias reubicadas para cumplir con la meta de este año”, dice.

No obstante, Nancy Restrepo, habitante de un sector del jarillón que puso resistencia junto con su familia en un intento de desalojo  el año pasado, aún ve con preocupación el plan de reubicación.

“Nos intentaron sacar una vez sin ninguna ayuda y ahora están pidiendo nuevamente que abandonemos sin concretarnos el lugar a donde vamos a vivir. Con la comunidad nos da la impresión que nos están desalojando a punta de mentiras, porque a nosotros no nos han dado a conocer el famoso plan jarillón y mucho menos el alcalde ha hablado con nosotros para decirnos concretamente dónde nos van a reubicar”, comentó  Restrepo.

Sin embargo, el Alcalde de Cali anunció que se firmó un compromiso de obras con el Fondo de Adaptación para continuar con el proceso de reubicación de familias y poder cumplir con la terminación de las obras antes de terminar su mandato.

“Con la ayuda del Fondo de Adaptación espero terminar mi gobierno con el 100 % del Plan Jarillón finalizado. Esto ha sido un proceso responsable. Si no hacemos eso, a Cali la podríamos estar dejando sometida a un riesgo altísimo, dejando no 3 mil o 4 mil personas reasentadas, sino un millón de damnificadas”, señaló Armitage.

Por su parte, Iban Mustafa, gerente del Fondo de Adaptación, manifestó estar comprometidos con el proyecto: “Es el mejor reasentamiento humano que se hace en toda Colombia. Ya firmamos el compromiso de obras que van a permitir que Cali pueda tener no solamente despejado el jarillón en un 100 % a final de año, sino el 100 % de todas las obras contratadas a final del año y el 50 % de jarillón reforzado”.

Respecto a las obras señaladas por Mustafa, el Plan jarillón contempla, además de reforzar y reconstruir 26 kilómetros, reforzar las plantas de agua potable y residual de Puerto Mallarino y Cañaveralejo. También la estación de bombeo Paso del Comercio y recuperación hidráulica del sistema de drenaje del oriente de Cali: Laguna del Pondaje fase 2 y fase 3.

Frente a la ejecución de dichas obras, el gerente de la empresa de servicios públicos, Emcali,  dijo que Emcali ha sido muy importante el apoyo dado por el Fondo de Adaptación al proyecto del Plan Jarillón, ya que  hemos intervenido puntualmente nuestra infraestructura y reforzado desde el jarillón de Cali las bocatomas de las plantas de tratamiento de agua potable de Puerto Mallarino y  Río Cauca, así como la salida de la planta de tratamiento de agua residual”.

Ahora bien, mientras que las obras continúan su curso, las críticas del proceder por parte de la administración municipal frente al Plan Jarillón sigue dando de qué hablar.

¿Millonario negocio?

Por ejemplo, para la concejal Patricia Molina, la prisa de Maurice Armitage para desalojar a las familias que están asentadas en el jarillón nada tiene que ver con el supuesto riesgo de inundación que hay en Cali, sino con sus interés en lo que se convertiría en un millonario negocio.

“Es un negocio para empresarios que están en Cámara y Comercio, entre los cuales está Rodrigo Guerrero y toda su élite de la junta directiva de GIP (Gestión e Innovación de Proyectos), a la cual perteneció Maurice Armitage, quienes pidieron el manejo en el 2013 de la coordinación del Fondo de Adaptación para maniobrar este proyecto”, comentó Molina.

De acuerdo con lo dictado en el POT de la ciudad, el reforzamiento y reconstrucción del jarillón incluiría un puerto fluvial turístico y de carga en el río Cauca. Proyecto que para Patricia Molina podría ser el negocio que persigue el alcalde.

“Deben decir que este Plan Jarillón también tiene de fondo un negocio para varios empresarios. Es más, Maurice Armitage debería declararse impedido como alcalde para actuar en este proyecto”, concluyó Molina.

Sin embargo, Armitage expresa que existe una intención al parecer política para entorpecer  el ‘Plan Jarillón’.

“Creería que hay intereses políticos de quienes andan difamando e inventando chismes de este proyecto, y aún más por estas fechas en las que todo el mundo quiere hacerse reelegir”, dijo el alcalde.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top