ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Pionero de la radio caleña insiste en el respeto al oyente; tributo a Joaquín Marino López

La panelista del homenaje, Yenny Viviana Cruz, presenta su investigación sobre la década dorada del periodismo radiofónico.

 La Secretaría de Cultura y Turismo de Cali rinde homenaje al  locutor y periodista Joaquín Marino López Rubio, a través de una conferencia dictada el miércoles 13 de abril por la directora del programa de Comunicación Social – Periodismo de Unicatólica, Yenny Viviana Crúz Pérez.

La ponencia, denominada “Los años dorados del periodismo radiofónico en Cali 1960 -1970”, muestra el trabajo investigativo liderado por Yenny Viviana Cruz, quien recopiló la forma como se hacía periodismo radiofónico en la época dorada, haciendo énfasis en las prácticas periodísticas realizadas en Todelar Radio Cali y de la que fue actor principal Joaquín Marino López.

La cita es en el Centro Étnico y Cultual, carrera 4 #6 – 56, a las 6:30 p.m.

Para dar los detalles de su investigación, Realidad 360° dialogó con la periodista Yenny Viviana Cruz.

 

¿Joaquín Marino López qué significa para la radio caleña?

 Joaquín Marino López es un padre de la radio no solo en la ciudad de Cali, sino en Colombia. Si bien él está enfocado en lo deportivo, para las noticias es maravilloso, y es un pionero de la radio en la ciudad. Estando en Todelar, la primera emisora que hizo periodismo radiofónico en Cali, fue el pionero allí definitivamente hay muchísimo que aprenderle de la radio que se hace bien, y que se hacía bien, pues recién comenzaba.

¿Qué cambios ha tenido el periodismo radiofónico de los años 60 y 70 con relación al actual?

Uno relevante, y que él mismo resalta mucho, que se lo enseñó el mismo Bernardo Tobón de la Roche, dueño de Todelar –ya fallecido y quien empezó con todo el circuito Todelar en Colombia- es que don Bernardo le enseñó que el oyente es el más importante. El respeto por la audiencia hace que uno se prepare muy bien cuando estás haciendo radio, que elabore sus guiones, que construya la estructura del programa que va a hacer, que prepare la información porque tiene que elaborarla muy bien para ese oyente. También debe de tratar muy bien a las fuentes, a los entrevistados, por más complicada que sea la información o más polémico que sea el tema que se va a abordar, porque eso hace que el público también se sienta respetado. No hay que maltratar a la gente para que uno pueda conseguir datos precisos. Esa es una de las grandes enseñanzas que nos deja el profesionalismo: el respeto por el oyente.

“Los años dorados del periodismo radiofónico en Cali 1960 -1970” ¿de qué trata?

Esta conferencia es un pretexto para rendirle en vida un homenaje a Joaquín Marino López. Sin embargo, a lo que nos lleva ese homenaje es precisamente a encontrarnos que en Cali el periodismo radiofónico comenzó en los años 50, pero tuvo su época de gloria real cuando ya había madurado entre los 60 y los 70, y no  hay memoria radiofónica que se haya conservado de ese momento,  ni siquiera en Todelar, que fue la emisora pionera. Por esto se escogió a Todelar y a esa década para hablar del periodismo radiofónico en Cali.

¿Qué episodios encontró sobre el periodismo radiofónico de los 60 y 70?

Uno doloroso y uno divertido. Lo doloroso es que no hay memoria histórica reconocida de la radio. En tres años de investigación no se encontró nada, porque todo se perdió, debido a que la idea de economizar que tenía don Bernardo Tobón de La Roche de utilizar bien todos los recursos, por ejemplo, los carretes que tenían de programas que datan de antes de los 70, fueron regrabados.

Tampoco en Señal Sonora, ni en Todelar Bogotá. Esa es la anécdota dolorosa y esa es la experiencia, para saber que no podemos seguir perdiendo la memoria histórica por no conservar estos recuerdos.              

De lo divertido hay varios. Uno es cómo precisamente Joaquín Marino López viajó a Tokyo a cubrir unos juegos deportivos, y se quedaron por fuera del campeonato ciclístico, no pudieron entrar porque no los carnetizaron, o sea, no los dejaban entrar a ningún lugar, y ellos transmitieron desde afuera,  imaginándose lo que estaba pasando. No había nadie. Fue la locura porque ellos estuvieron maravillosos y la transmisión que hicieron fue espectacular y todo estaba en su imaginación porque ellos no pudieron ver nada. Esa es una de las bonitas experiencias, pero también nos muestra el nivel de improvisación, de seguridad y del ingenio al que se acudía.

¿Es importante que la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali promueva este tipo de eventos?

No se puede perder la memoria histórica de Cali y, ¿cómo es una manera que no se pierda? Primero, desde las academias, desde las universidades haciendo investigación. Promoviendo que los estudiantes trabajen y hagan investigación de recuperación de memoria histórica. Y segundo, haciendo conferencias, haciendo eventos donde le mostremos a la ciudadanía los resultados de estas investigaciones para que no se queden guardados. ¿Quién mejor que para prevalecer la memoria de la ciudad de Cali que los mismos caleños, contándola y conociéndola?

¿Qué recomendaciones les da a los periodistas radiofónicos que se están formando? 

Primero, conocer la historia de lo que se está haciendo  en nuestra ciudad, porque nos permite conocer cómo eran las prácticas y por qué era tan exitosa la radio en los años 60. Si no conocemos la historia, pues vamos a cometer muchos errores y los aciertos no los vamos a tener claros. Lo que no está organizado, no existe en la historia, por eso debemos investigar y, de esta manera, le hacemos un gran aporte al periodismo radiofónico no solo en la ciudad, sino también en todo el país.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top