Perfiles

Perfil de Rigoberto Urán, “Mijitos, el ciclismo es mi vida”

“Mijos, aquí les cuento mi vida”. Así podría comenzar a hablar Rigoberto Urán, el ciclista antioqueño que puso a soñar a medio país con su actuación en el Tour de Francia 2017. Pase lo que pase –virtual podio en París- dejó mudos a todos por la resistencia y la inteligencia al correr.

Rigo –como todos le dicen- nació en Urrao, un pueblo grande de 40 mil habitantes, donde siembran café y plátano. Queda en el suroriente antioqueño, a 4 horas de Medellín, donde actualmente vive. Tiene 30 años cumplidos, pero 10 los ha pasado en Europa, especialmente en Italia.

Comenzó vendiendo chance con su madre, Aracely Urán, y jugar fútbol. Pero era flojo hasta que su padre le enseñó a montar en bicicleta luego de que un tío le regalara una. A su padre lo asesinaron y de eso casi no habla. Se dedicó a ‘montar en bici’, pero poco pedaleó en el país. El chance lo dejó.

Corrió carreras juveniles, de esas que la mitad de los ciclistas no prosperan, se hizo notar en la contrarreloj, su pelo rubio y rapado, sorprendía, lejos del prototipo de la camada de ciclistas colombianos que son bajitos, quemados y poco carismáticos. Rigo era todo lo contrario.

Un joven a Europa

No había cumplido los 20 años, cuando zarpó –gracias a Marlon Pérez, otro grande del ciclismo antioqueño- a Italia, donde comenzó su carrera. Ganó etapas en vueltas pequeñas, de una semana. Pero un día, en Bélgica, se fracturó la clavícula, lo operaron y lo enviaron donde una familia en Italia.

Sin saber italiano –solo con su hablado paisa- conoció a su ‘familia’: Beppe y Melania, una pareja cincuentona que fabricaba maletas y recorre Europa vendiéndolas. Son de Brescia. Allí, lo adoptaron, y no solo eso, lo acompañan a entrenar. Ya llegaron al Tour a verlo y se sienten orgullosos de ‘su hijo’.

Pasó por los equipos Caisse d’Epargne, el Sky –el mismo de Chris Froome-, el Quick-Step y el último, el Cannondale, un conjunto sin muchas figuras, pero donde él se ha hecho notar. Uno de los técnicos del equipo dice que todos le hacen caso: si entrena subiendo lo siguen, si entrena bajando, lo sigue. Parece un líder natural, y se hace notar. En este Tour, sus coequiperos lo arropan.

Sus enemigos dicen que es un segundón, mientras sus fanáticos dicen que es un ciclista completo, desde protagonizar grandes vueltas, hasta clásicas. Este año, por ejemplo, le dijeron que iría a las clásicas de un día y que correría el Tour. Ahora puede subirse al podio por saber correr.

Lo de segundón es injusto. Fue subcampeón del Giro de Italia 2013 –se le atravesó Vicenzo Nibali, uno de los mejores ciclistas italianos de la última década y ganador de las tres grandes-. Fue subcampeón del Giro de Italia 2014 –se le metió Nairo Quintana, en su mejor año como corredor-.

Sin embargo, los años 2015 y 2016, Rigo estuvo perdido. Al final del año pasado reapareció con podio en el Giro de Lombardía y Giro de Emilia (ambos tercero). Era su primera temporada en el Cannondale, lo que ratificaba que correría este año las carreras de un día.

El Rigo empresario

Pero no todo es ciclismo. Hace un par de años, Rigoberto creó, junto al cuñado de su novia, Juan David Aristizábal la marca Go Rigo Go. Entonces, a Michelle Durán la novia de Rigo y el propio ciclista le dieron vida y hoy es una reconocida marca: ya tiene cinco puntos solo en Medellín.

En las tiendas venden ropa deportiva para montar en bicicleta, pero últimamente ropa informal con su característico sello: Rigo. Es ropa urbana, con los colores que a Rigo le gusta –entre más colores tenga mejor- pero refleja la espontaneidad y el carisma del ciclista paisa

Rigo la tiene clara y es que le gusta la moda. Le han dicho que se parece a Mick Jagger, el cantante de los Rolling Stone, y se burla de sí mismo. Es modelo de su propia ropa, tanto es así, que ya son famosas son calaveras rosadas, otro sello de la marca.

Vocabulario paisa

Su particular forma de hablar ya es un clásico. Y por eso, los medios lo buscan. Mucho lo comparan con ‘Cochise’ Rodríguez, el otro gran campeón antioqueño. En este Tour, debutó con una frases que entró en la memoria: “Soy que voy a saber ‘huevón”. La frase salió luego de que un periodista le preguntara por la caída al final de una etapa. La respuesta fue tendencia en redes sociales.

El ‘Mijitos’ es su peculiar saludo en las redes sociales. Pero la frase sensacional fue: “Este man me está ‘huevoniando’ en la vida, me está vacilando”, luego de que alguien del equipo le avisara que había ganado la etapa 9 del Tour de Francia de este año. Nadie pudo contener las risas.

Urán pasará a la historia del ciclismo por ser podio en dos grandes carreras –Giro y Tour- y nadie se lo va a quitar. Tal vez Nairo Quintana sea el mejor pedalista de la historia, pero los corredores que comenzaron a ganar grandes carreras le tiene que agradecer a Rigo, el hombre que le dije a todo el mundo ‘mijitos’ sin saber por qué. “Así soy yo”, dice.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top