ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

Peatones hacen el quite a la muerte en la autopista Suroriental

Termina su jornada laboral y Stiven Narváez como todos los días tiene que esperar entre 10 y 15 minutos para atravesar la autopista Suroriental, a la altura de la carrera 32, para abordar el yip que lo lleva a su casa. Debe esperar paciente el mejor espacio entre la nada y los carros para no ser arrollado.

Desde el año 1971 la autopista Suroriental atraviesa la ciudad de Cali, comunicando el sur con el oriente. En los más de 15 kilómetros de recorrido, los transeúntes presentan varios factores que inciden directamente sobre la movilidad peatonal.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Foto por: Derli Sánchez.

Para Gustavo López, residente del barrio Colseguros, determinar las garantías que tiene la movilidad de los peatones en la autopista Suroriental no es tan difícil. Asegura que desde hace más de 25 años que ha vivido cerca de esta arteria vial ha sido testigo ocular de más de 70 accidentes, en los que los peatones han sido las víctimas.

Gustavo López es uno de los mayores de edad que asisten al ancianato Rosario. Él junto a sus compañeros argumentan estar inconformes con las opciones que tienen como ciudadanos para cruzar la autopista. Por la velocidad de los carros y lo amplio de los carriles se les dificulta atravesarla.

Además, sobre la carrera 31 se levanta un puente que no presenta las condiciones aptas para ser utilizado por personas discapacitadas, pues no cuenta con rampas. Incluso la distancia entre los peldaños es relativamente grande, lo que los hace menos accesible a quienes están limitados en su movilidad.

Cabe recordar que los peatones eran libres de andar en las calles hasta la aparición del automóvil. Sin embargo, con esta invención se vieron desplazados a pequeños espacios a uno y otro lado de la calle.

De acuerdo con la definición de peatón, este es el individuo que transita a pie por espacios públicos. Además, dentro de los modos de transporte  ya sea bicicleta, moto, automóvil, entre otros, es el más importante porque él hace parte de cualquier viaje.

En cuanto a la libre movilidad, hay quienes están a favor de la construcción de puentes, pues se hace necesario para el cruce de avenidas, protegiendo así la vida del peatón. Otros sostienen que los puentes truncan el camino del peatón, haciendo más largo su trayecto y forzándolo a cruzar exclusivamente por donde este se levanta.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Foto por: Derli Sánchez.

El  secretario de Infraestructura y Valorización Municipal, ingeniero Juan Carlos Orobio, indicó para un diario local que no existe ninguna especificación concreta para la instalación de puentes peatonales. Estos, simplemente se ubican en zonas donde se reporta bastante flujo de personas, más no hay normas que enuncien cada cuánto deberían ubicarlos.

El líder de la oficina de Comunicaciones de la Secretaría de Tránsito, Wílmer Tabares Marín, considera que sí hay un problema de movilidad peatonal en la autopista suroriental.

Él, quien también es agente de Tránsito, agrega que los accesos de los pasos seguros peatonales se encuentran alejados entre sí. Sin embargo, confirma que esos puentes actuales son poco utilizados por las personas, al concluir que esta subutilización se da por pereza o desidia por parte de los peatones, que prefieren cruzar en línea recta a pesar del riesgo que se corre.

Otra situación que genera mayor riesgo para el peatón es el aumento del margen de velocidad a 80 kilómetros, norma aprobada por la Alcaldía a comienzos de este año para la autopista Suroriental y la avenida Cañasgordas.

Luis Enrique López, residente del barrio Colseguros, afirma que se ha abstenido muchas veces de cruzar la vía. Aunque es de los que considera que construir puentes no es la solución, ya que no hay espacio suficiente para ubicarlos y en general, no se diseñan aptos para personas discapacitadas.

Como una medida alterna, el señor López cree que la Secretaría de la movilidad debería implementar semáforos peatonales y reductores de velocidad. Manifiesta que en la medida que el gobierno toma medidas como el aumento la velocidad vehicular, también debe incrementar  la seguridad peatonal.

José Oreste, caleño que conduce por la autopista todos los días, afirma estar de acuerdo con el aumento de velocidad a 80 km/h. Pero cree que para mejorar las condiciones de los peatones, es necesario construir más puentes y colocar marcadores de tiempo en los semáforos de la autopista. De esta manera se podría  disminuir los accidentes por el peligro del cambio de semáforo.

Respecto al decreto de la Alcaldía para el aumento del margen de velocidad a 80 kilómetros por hora en la autopista, Wílmer Tabares también asegura no estar de acuerdo con dicha medida.

El funcionario considera que se aumenta el riesgo de accidentalidad para los peatones. En una colisión entre un automotor, conducido sobre los 40 km/h, y una persona de peso promedio de 70 a 75 kilogramos, el golpe sería equivalente a caer desde un segundo piso.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Tránsito Municipal, durante el primer trimestre de 2016 se presentaron 1.358 accidentes de tránsito en Cali, dejando como resultado una víctima mortal y 163 peatones heridos.

En la medida que aumenta la velocidad de conducción, las consecuencias para el peatón son más nefastas y las posibilidades de salir ileso menores. Es por esto que Stiven Narváez afirma “escapársele a la muerte” cada vez que sale del trabajo  rumbo a su casa.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top