ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

P12A: la ruta más demorada del MIO

Son 10:25 de la mañana. Estación Universidades. El tablero marca 6 minutos para que llegue la ruta P12A. Nueve minutos después, llega un padrón de placa VCS 500 de Cali.

Valerio Navia es la persona encargada de conducir este bus. Con calma parquea el carro en el vagón B para que la gente se dirija al interior de este vehículo. La fila vacía, solo 6 personas esperaban la ruta, al parecer, acababa de pasar pues no es común que esta fila se encuentre tan vacía. No importa la hora, por lo general esta es una de las rutas más congestionada, pues abarca 78 paradas, tres estaciones  y tres terminales.

Estando dos minutos en el vagón B, esperando a que la gente se termine de subir, se encienden las luces y se escucha un sonido avisando que las puertas se van a cerrar. Y el viaje comienza. El bus emprende su marcha, va a 20 kilómetros por hora. La angustia en la cara de la gente se puede notar, unos ven el reloj, otros llaman por celular, algunos leen y otros sacan los audífonos, muy pocos se tienen a ver el paisaje que hay en la ciudad, todo esto con el fin de hacer el camino un poco más corto. Aún no se sale de Universidades.

Una persona, que mira el reloj, dice:

-Me cogió la tarde y este bus tan lento que va.

Otro contesta, al lado:

–Sí. Y este señor con esa paciencia que se manda…

Una señora de tez morena, cabello rizado, contextura gruesa, vestía con uniforme de trabajo, con un morral en las piernas y el celular en la mano escucha la conversación y dice:

-Señor, puede ir más rápido por favor.

Y así, a esa velocidad, con los semáforos en verde, fue avanzando, pasando La 14 del Valle del Lili. En la Avenida Simón Bolívar, aumenta su velocidad hasta llegar a la carrera 46, por la hora y por el poco flujo de gente, las paradas no eran tan frecuentes, en las pocas paradas que realizaba se bajaban una o dos personas, de vez en cuando se subían.

Afuera la ciudad tranquila, pocos carros, calles descongestionadas, personas haciendo ejercicio, en fin. Pero esta misma impresión no dio la carrera 46. Esta es una de las calles principales del barrio republica de Israel, uno de los barrios más populares de la ciudad, donde se observa una cuadra completa de locales comérciales, entre ellos, supermercados, droguerías, almacenes de ropa; la gente estaba en su afán, se pasaban los semáforos cuando este estaba en rojo para el peatón, haciendo que los vehículos tengan que parar y reducir la velocidad para no ocasionar un accidente.

Al salir de la carrera 46, realiza dos paradas, en una de estas se baja una de las señoras que tenía prisa, se alcanza a ver cuándo camina rápidamente y entra a un supermercado.

El bus sigue avanzando, pasando por una de las zonas más peligrosas de la ciudad (Colonia Nariñense), se alcanza a ver un accidente, dos vehículos se chocaron en la mitad de la calle 54 entre carrera 41G y 41E3 (Avenida Ciudad de Cali), la gran mayoría de pasajeros se voltean para mirar, en la calle se observaba un gran número de personas que miraban de cerca lo que acababa de pasar. El bus sigue. Nada de preocupación.

La mañana fresca. El sol no había salido en su totalidad. No había señales de que la temperatura fuera a aumentar. El aire acondicionado del bus estaba prendido, pero la temperatura no era baja, a esa hora es agradable viajar.

Próxima parada. Calle 73 entre carrera 26F1 y 26F,  droguería Camisalud. El MIO se detiene, se suben dos personas y por la venta se puede ver a una señora corriendo para alcanzar la ruta. El bus aguarda y al subirse se da cuenta que no tiene saldo en la tarjeta para poder realizar su viaje. Angustiada pregunta a los pasajeros que si le pueden vender un pasaje, pero nadie dice nada. El chofer, al ver su desespero, saca su propia tarjeta y le vende un pasaje.

Sin prisa y hablando con otros dos compañeros, Valerio sigue conduciendo el bus.

11:38 de la mañana. Terminal Paso del Comercio, esta estación tranquila, solo dos personas quedan en el bus acompañando al conductor.

Solo faltan 16 paradas, una estación y una terminal para finalizar el recorrido.

Todo sigue lento, nunca superando una velocidad mayor a 60 k/h. El recorrido llega hasta Centro Empresa, hace el retorno y a las 12:01 p.m. finaliza su recorrido en la terminal Menga, aquí toda la gente se baja, termina el recorrido. Ahora vuelve a emprender su viaje pero esta vez en sentido Norte-Sur. Otro suplicio.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top