ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

No cesa la violencia en Tumaco

En lo corrido de 2016 la inseguridad que emerge en el segundo puerto colombiano sobre el Pacífico –en Nariño- ha puesto en alerta a la pastoral social de la diócesis de esta  ciudad.

La diócesis de Tumaco manifestó su preocupación, a través de un comunicado público, sobre la violencia que está afrontando el municipio, que desde enero hasta julio del presente año ha cobrado 73 víctimas, todas por muerte violenta. Tan solo en el último mes se han presentado 16 homicidios, según el Observatorio del Delito municipal.

La lucha del poder territorial, el narcotráfico, los cultivos ilícitos y el control de rutas son los principales factores que han aumentado los índices de violencia, hechos que involucran varios grupos armados que operan en la zona. Además, se afirma de la llegada de un nuevo grupo criminal que al parecer hace presencia en la zona del Ceibito hasta Agua Clara, generando enfrentamientos con los grupos ya establecidos en esos lugares.

La casa de la memoria de Tumaco y la pastoral hacen referencia a algunos hechos lamentables que se presentaron el 22 de junio al desaparecer a tres niñas entre 14 y 16 años, las cuales fueron encontradas el 25 de junio en una zona de manglar, amordazadas y dos de ellas con tiros de gracia.

Asimismo, el día 24 de julio se presentó un atentado en el casco urbano de Tumaco, cuando detonó un taxi cargado de artefactos explosivos, donde murieron dos personas y otra resultó herida.

Según las declaraciones del comandante de la policía del municipio, algunas versiones de los habitantes de las zonas afectadas aseguran que “los muertos son lanzados al agua y les amarran objetos pesados para evitar que sean encontrados”.

En el comunicado, la pastoral social resalta amenazas y restricciones de movimiento.

Lo cierto es que existen restricciones a la libertad de movimiento e inseguridad por la presencia de grupos armados, pues muchas personas afirman que un nuevo grupo armado ha llegado a Tumaco, generando enfrentamientos con los grupos que ya estaban en los barrios. Al parecer, la presencia más fuerte de estas agrupaciones está entre la zona del Ceibito hasta Agua Clara (km 17 a28 desde Tumaco).

En algunas de esas comunidades los habitantes son obligados a pedir permiso para salir y entrar. Además, pequeños grupos productivos están siendo obligados a pagar cantidades de dinero a grupos armados.

En los barrios Viento Libre, Bajito, Once de Noviembre, Nuevo Milenio y Los Ángeles, personas con armas caminan en el día y en la noche. El 23 de julio pasado, una señora y un niño que iban en un mototaxi por una calle central de Tumaco fueron heridos por dos jóvenes, que también iban en moto, disparando indiscriminadamente. Dos días después, el 25 de julio, personas armadas hicieron salir a profesionales de salud que estaban en el barrio Unión Victoria en acciones médicas.

En barrios de la comuna 5 como Once de Noviembre, Nuevo Milenio, Buenos Aires, Ciudadela -zona Candamo- y Familias en Acción, los grupos armados ilegales han prohibido estar en la calle después de las 8:00 p.m. y hay tiroteos frecuentes. En julio pasado circularon dos panfletos, uno firmado por la autodenominada ‘Organización Sicarial del Pacífico’, con un rótulo o encabezado que reza:Oido (sic) señores de Llorente y sus alrededores”, anunciando que “llegó plan limpieza”. Y otro firmado por AUC que dice: “Hemos llegado al casco urbano con el fin de acabar con los milicianos y colaboradores de las FARC”.

El 3 de agosto, en el barrio Nuevo Milenio apareció un panfleto del autodenominado grupo ‘La gente del orden’, que dice, entre otros apartes: “Atención A Toda La Ciudadanía En General De La Población Del Municipio De Tumaco A Partir De La Fecha Queda Rotundamente Prohibido para Grandes Empresas y Micro Empresas, Grandes y Pequeños Comerciante Colaborarle Apersonas Extrañas Que Lleguen Con El Fin de Dañar O Manchar La Imagen del Pueblo Con Métodos Conocidos Como Extorciones (sic), Robos, Desplazamiento Forzosos; Asesinatos; Irrespeto Social, Ho (sic) irrumpir Con La Paz Y Tranquilidad De La Comunidad Etc.” (transcripción fiel).

En la carretera hacia el municipio de Barbacoas y en otras zonas de la costa del Pacífico nariñense se ven banderas del ELN en lugares en donde antes solo hacían presencia las FARC. Incluso en algunas zonas hay banderas de ambos grupos guerrilleros.

Estos hechos se convierten en una alerta frente al desafío de la implementación de la Zona Veredal Transitoria de Normalización y ante lo que podría suceder en esta región, tras la firma del acuerdo final de paz.

El 14 de diciembre de 2015, fue enviada una carta, dirigida al presidente Juan Manuel Santos, firmada por la Alcaldía, Gobernación, Cámara de Comercio y Diócesis de Tumaco, advirtiendo de la situación, al no obtener respuesta del mandatario de los colombianos, decidieron insistir nuevamente, reiterando asuntos como el plan urgente de seguridad; intervención absoluta y acompañamiento durante el proceso de paz y posconflicto; alertar a las entidades de derechos humanos y a la gobernación de Tumaco sobre acelerar la implementación del observatorio de derechos humanos, paz y convivencia.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top