ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

Modelos Webcam, un negocio rentable y polémico

Los rayos del sol arropan la sultana del Valle. Bajo ese sofoco, oculto a la mirada de todos, en plena Avenida del río, un edificio  de cuatro pisos de color gris, sin anuncios, excepto por un letrero diminuto en la parte superior que dice Mundo Visión y que curiosamente tiene un solo timbre,  dan la llegada a un mundo secreto.

El apetitoso olor a aliños predomina en el primer piso, donde se encuentra un restaurante para personal autorizado solamente. A la derecha hay unas escaleras brillantes en mármol rodeadas por el vacío del silencio, el ambiente es fresco; al avanzar, en cada esquina del descanso de las escaleras hay una cámara.

En el segundo piso un misterioso portón grande sin uso, por el contrario, en el tercer piso otra puerta conduce a un pasillo muy largo de paredes blancas sin cuadros ni anuncios en el que transitan mujeres jóvenes con diferentes expresiones en sus rostros, unas agotadas, otras con una gran sonrisa, muy bonitas en general.

Al fondo de éste pasillo, se ve una “oficina” donde hay aproximadamente cinco personas y cada una está en un computador, son los ingenieros en sistemas encargados de que las páginas web funcionen a la perfección. En una pared hay un televisor el cual se ha convertido en los ojos de este lugar, pues registra a aquellos que por ahí pasan. En la mitad de la oficina se encuentra una mesa de seis puestos, usualmente de las que se ven en las salas de reuniones. Es un ambiente laboral como el de cualquier otra empresa, pero sin ningún tipo de comunicación entre sus trabajadores.

En la oficina contigua hay un hombre joven de unos 35 años, sentado en su mesa, muy amable, espontáneo y gracioso, dentro de su zona de trabajo hay cuadros pintados de siluetas desnudas, encima del escritorio tiene catálogos en cuyas portadas hay fotos de mujeres bellísimas posando en ropa interior muy provocativa. Cerca de ésta oficina se encuentran las habitaciones de las modelos donde se escucha una música muy sensual que torna el ambiente normal en excitante.

En la habitación #5 está el mundo de ‘Kitty’, una joven con curvas pronunciadas y cabellera negra que alcanza a llegar hasta la parte baja de su espalda. Universitaria de 24 años, cursa noveno semestre de derecho, con una vida como la de cualquier otra joven estudiante de su edad. No obstante, guarda un secreto, es modelo webcam. Sus padres viven en otra ciudad y por eso se siente con libertad de trabajar en esto, dice que gracias a su trabajo ha logrado pagar su carrera la cual está próxima a culminar.

Kitty es muy espontánea y parlanchina, su cuarto  se asemeja al de una Barbie. Tiene 8 pelucas de todos los colores, trajes de colegiala, caperucita roja, diabla, ángel y otros. Hay muchísima lencería, una cama pequeña con sabanas rosadas, encima de la cama esta su computador con cámara y en la otra pared, objetos sexuales de todo tipo: bolas chinas, una variedad de consoladores, cuentas anales, pinzas para pezones, vibradores y más. Hay un tubo de poll dance, una manguera, una pared de espejo, luces de muchos colores etc. Cada detalle del cuarto es con la intención de generar excitación al cliente.

De repente, se escuchan gemidos, que poco a poco van tomando fuerza hasta que se convierten en gritos netamente sexuales. Kitty manifiesta: ‘hay clientes que exigen que nosotras gritemos con mucha excitación mientras nos masturbamos y cuando lo hacemos ponen mucho dinero a nuestra cuenta. Aquí nos toca meternos en el papel porque como el trabajo no es físico toca esforzarse por hacer que el cliente sienta muchas cosas porque así mismo nos pagan.’

Kitty se queda pensativa y dice: ‘Una sola vez he deseado nunca antes haber tenido este trabajo y fue por un cliente que estaba dispuesto a pagar $500.000 por verme hacer del cuerpo en la cámara, me insistía que eso lo excitaba mucho que si lo hacía me consignaba otros $500.000 a mi cuenta, me prometió volverse un cliente constante y ponerme a ganar mucho dinero. Ese tipo es un demente, pero ganarme $1.000.000 por solo hacer del cuerpo era algo aparentemente fácil, supuse que me sentiría humillada, pero me pudo más el amor por el dinero y lo hice. Ni siquiera tenía ganas de hacer del cuerpo, pero me puse en la cámara e hice lo posible para comenzar a defecar. Cuando terminé quería que me untara mis heces en todo mi cuerpo y además quería verme disfrutándolo. Comencé a untarme mi propio excremento, cuando lo tocaba sentía tanto asco, náuseas, se me salían las lágrimas y él solo me gritaba como si fuera su esclava ‘Hazlo puta, te doblaré el dinero’ mientras lo hacía sentía que me arrepentía de estar aquí complaciendo a alguien por dinero, pero ya lo había empezado, aunque llorando tenía que terminar. Fue la humillación más grande de mi vida, mi autoestima quedó destrozada’.

Contando su anécdota, su mirada se hace más profunda, sus pupilas se dilatan, sus ojos se ahogan en lágrimas, ladea su cabeza y el velo de su cabellera arropa su rostro, termina llorando desconsolada.

Continúa el recorrido. En el cuarto #11 está el mundo de Débora, una mujer madura, de cabello rojo muy bonita, se recuesta hacia la puerta con una ceja hacia arriba y un cigarrillo en su mano.

Este cuarto es algo diferente hay 2 paredes negras y 2 blancas, también tiene un tubo, una cama sofá y un computador con su respectiva cámara. Encima del sofá hay un cenicero lleno de colillas y la caja de cigarrillos al lado, una botella media de whisky. Mucho desorden, prendas y zapatos tirados, tiene sus juguetes sexuales en el piso y otros encima del escritorio.

Cuando termina su cigarrillo empieza a hablar, con mucha frialdad, todo lo contrario, a kitty, Débora es de pocas palabras y es muy puntual en sus respuestas, ‘tengo 39, madre de 2 hijos, llevo 6 años como modelo. Se muestra muy afanada y continúa atendiendo a sus clientes.

Esta actividad está íntimamente relacionada con la libertad de expresión, la cual es reconocida como un derecho fundamental de acuerdo con el artículo 20 de la constitución política de Colombia  y  por eso este es un trabajo tan legal como cualquier otro.

También es importante resaltar que, estas páginas no tienen restricción de entrada, así que sí un menor de edad tiene acceso a una tarjeta de crédito puede acceder muy fácilmente.

La plataforma digital ‘Finanzas personales’ calificó la labor de las modelos webcam como un negocio rentable donde se factura mucho dinero. ‘La industria del entretenimiento para adultos genera cada vez más ganancias. Es probablemente uno de los negocios más prósperos, debido a que el público que lo consume crece en número. “Existen aproximadamente 8.909 páginas en el mundo del internet de las cuales 432 páginas son colombianas”.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top