ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

Liliana Ossa, la protectora de los animales de Cali

Liliana Ossa a sus 65 años es la imagen de una mujer que lucha por sus pensamientos y por lo que cree correcto. De esos años, 40 los ha dedicado a la ayuda y rescate de animales en condición de maltrato. Una mujer que al estar frente a ella denota fuerza, con sus grandes ojos negros muestra cierto cansancio, mientras que con su pelo blanco refleja sabiduría.

“Mi ‘berraquera’ la he desarrollado con el tiempo al darme cuenta lo que es capaz de hacer el ser humano por ignorancia”, dice esta mujer que ha hecho de su vida, la vida apacible de los animales de Cali. “El hombre es un ser que maltrata”.

Nacida en una familia caleña, recuerda que siempre le interesó los animales ya que su padre siempre tuvo ese don de ayudar a cualquier ser que lo necesitara. “Hoy, ayudar a un animal es lo único que me impulsa”, manifiesta. “Lucho por los que no pueden luchar”, añade.

Liliana, desde que comenzó su labor de protectora y darle voz al que no tiene voz, nunca ha tenido un día feliz. “Todos los días veo cosas horribles, que cuesta creer que las personas puedan hacer; esto ya es costumbre en mi cotidianidad, al menos una lágrima derramo al día por esta situación”, sostiene.

Por eso, ha  apadrinado a más de diez fundaciones en Cali, a las cuales les ayuda a buscar recursos y sostener su labor en pro de los animales. Hay un lema que siempre comparte: “Adopta, no compres animales”.  Esto con el fin de acabar con las cifras de animales abandonados y maltratados.

Anualmente, las cifras que maneja Zoonosis indican que la proliferación en Cali ha aumentado en los últimos años. Hay al menos 10.700 perros y 1.500 gatos, más de 11.000 animales callejeros, los cuales causan entre 2.500 a 2.900 mordeduras al año, cerca del 40 % o 50 % de ellos, son una amenaza para la salud pública, debido a que presentan enfermedades como moquillo, sarna, rabia y parvo virosis que pueden ocasionar eventos traumáticos y peligrosos, especialmente si la herida o la infección no es tratada.

En Cali, se sacrifican en promedio 720 animales al año, razones que incentivaron a Liliana Ossa a liderar y crear Paz Animal, fundada en 1995, entidad  sin ánimo de lucro, de carácter que trabaja en pro de los animales más vulnerables de Cali.

La entidad brinda atención integral a un número mensual de 500 animales, entre ellos, perros, gatos y caballos. “Mi equipo de trabajo son personas que aman lo que hacen, se encargan de alimentar, bañar, brindarles cariño y en ocasiones se convierten en esa ‘voz’ de estos seres. Siempre me siento en deuda con ellos”, dice.

Todo comenzó cuando ayudó a una perrita maltratada y enferma. Reunió algún dinero y con la colaboración de varios amigos pudo conseguir dinero para medicamentos y su sostenimiento. Cuando la recuperó y se alivió la convirtió en su amiga fiel. Luego, esos mismos amigos me comenzaron a llevar animales atropellados, enfermos, violados y mutilados. La consigna: ayudar.

Anualmente se cierran un 20% de las fundaciones en defensa animal, ya que no reciben subsidio de ninguna entidad pública, su día a día depende de las donaciones que empresas y personas les quieran brindar, asegura Ossa. Hoy, este tipo de fundaciones carecen de ayudas. Solo para mantener unos 500 animales se necesitan cerca de 30 millones de pesos.

“La fundación afronta una crisis”, dice su directora. En este momento está cubierto el tema de alimentos y medicinas, pero no el sueldo de los médicos y colaboradores. Si la ayuda disminuye se tendrá que cerrar la fundación o disminuir el número de ayudas a animales”.

Otro asunto que incomoda son las amenazas que recibe por ayudar a los animales de Cali. Sin embargo, ni le asustan las amenazas constantes a las cuales se enfrenta. “No creo que me maten, aunque hay muchos no que no quieren, pero que tienen ganas, porque me le meto en el camino, y si por salvar los animales me matan, lo más seguro es que muera feliz”, sentencia.

La problemática del aumento de animales en las calles y de maltrato no queda solo en las fundaciones y organizaciones que buscan ayudar a estos animales. “Es necesario generar conciencia en las personas sobre el tema, en instituciones educativas, en familias, empresas y muy particularmente desde los medios de comunicación para educar a nuestra sociedad sobre el respeto a estos seres vivos. Quien es cruel con un animal, demuestra un déficit de educación y amor por la vida”, concluye.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top