ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Entretenimiento

Libros de la Segunda Guerra Mundial adaptados al cine

Historias que marcaron la Segunda Guerra Mundial, llevados a la pantalla grande, ‘El diario de Ana Frank, La Ladrona de Libros y El Niño con el Pijama de Rayas; son los textos insignia que han sido un éxito en taquillas y premiados en distintos festivales internacionales de cine.

El cine, en tanto que entretiene y educa, posee la habilidad de narrar los sucesos de una historia, a la vez que los proyecta en pantalla, de tal modo que en cierta medida reprime el proceso de imaginación mental de los espectadores.

No obstante, el complemento de estas herramientas, permite no solo una mayor comprensión de la historia, sino que, en principio, posibilita su imaginación, para después comprobar que aquella historia era parecida a la realidad o cercana a la fantasía.

Estos son algunos de los libros sobre la Segunda Guerra Mundial, llevados a la pantalla grande, protagonizados especialmente por niños, donde la violencia se cuenta desde el sufrimiento y las experiencias de los menores.

El diario de Ana Frank: esta es la historia de una niña, que durante el holocausto nazi, se refugia con su familia en el sótano de la casa de uno de sus vecinos, y permanecen encerrados durante dos años. En este tiempo, la niña, Ana, escribe un diario, en el que relata todas las experiencias vividas durante su estadía en este lugar, y el miedo de la persecución nazi que los amenaza con descubrirlos.

La ladrona de libros: Liesel Meminger es una niña de diez años, adoptada por una pareja de avanzada edad. La historia transcurre en la Alemania nazi, cuando una quema de libros para celebrar el cumpleaños de Adolf Hitler, anima a Liesel a llevarse uno de esos libros, después de finalizar la ceremonia. Así, la niña aprende a leer y comprende que la desaparición de sus verdaderos padres y la muerte de su hermano sucedían en el marco de una violencia contra los judíos.

El niño con el pijama de rayas: Bruno, un niño de 5 años que a fuerza de voluntad, viaja a Auchviz por razones laborales de su padre. Después de resignarse a su nuevo hogar, Bruno descubre desde la ventana de su habitación a hombres y niños en lo que sería un campo de concentración cerca de su casa. Por curiosidad y con ánimo de buscar con qué entretenerse, Bruno se desplaza hasta este sitio cubierto de alambradas, y escondiéndose de no ser descubierto por los hombres del sitio, se conoció con Samuel, otro niño encerrado en el campo de concentración. La historia se desarrolla con continuos encuentros furtivos entre Bruno y Samuel, en los que la vida de Bruno parece estar en peligro.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top