ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Informe Especial: Pico y placa 8 horas, ¿propuesta mediática o solución real de movilidad?

Se cumplen dos semanas de que comenzara a funcionar la nueva modificación en el horario del pico y placa que se extendió a 8 horas diarias, las reacciones a esta medida han sido tanto negativas como positivas.

No obstante, la prueba final será cuando los estudiantes de colegios y universidades comiencen sus jornadas estudiantiles a partir de la primera semana de agosto (las universidades) y la segunda y tercera semana del mismo mes (los colegios privados).

Cabe recordar que hasta el primero de julio del presente año, la restricción de movilidad iba en la mañana de 7:00 a.m. a 10:00 a.m. y en la tarde de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. Ahora, la misma funciona desde las 6: 00 a.m. hasta las 10:00 a.m. y de 3:00 p.m. a 8:00 p.m.

Según Juan Carlos Orobio, secretario de Movilidad de Cali, declaró en su momento, “que este cambio se hizo para evitar congestiones en horas de alto tráfico provocadas por el pico y placa, y para contrarrestar la contaminación ambiental en la ciudad”.

Dicho de otro modo, lo que se pretende es prohibir, completamente, el uso de automotores dependiendo el número de su matrícula vehicular e incentivar el uso de nuevas alternativas de transporte como la bicicleta o los trayectos a pie.

Lo anterior, debido a que con el horario previo, se provocaba embotellamientos vehiculares en  las principales vías durante las horas en las que finalizaba el pico y placa (9:00  de la mañana y 5:00 de la tarde) porque muchos usuarios podían dirigirse a sus trabajos a dichas horas, lo que se dificulta con el horario extendido.

“Generalmente, en nuestra ciudad, las horas de ingreso al trabajo son las mismas, lo mismo sucede con los estudiantes. Esto genera la necesidad de desplazamiento de las personas casi que a la misma hora, lo que finalmente conlleva a la concentración y colapso de viajeros en algunos corredores viales principales”, señaló José Luis Garzón, subsecretario de Movilidad de Cali.

¿Medida funcionar o no?

Cabe agregar que en Cali circulan 644.00 vehículos, 350.000 de ellos particulares. Durante el pico y placa se estima que 76.170 vehículos salen de las calles.

Sin embargo, lo que muchos caleños aseguran es que este cambio no hace más que afectar y distorsionar aún más la movilidad en Cali.

Pero, visto desde ojos de expertos ¿esta medida es o no funcional para la ciudad?

El experto en movilidad de la Universidad del Valle, Ciro Jaramillo, explicó que las medidas que restringen la movilidad por número de matrícula, son denominadas medidas de gestión de la demanda.

“En Cali, la demanda de automotores crece a un ritmo mucho más rápido de lo que puede crecer la infraestructura, por eso se plantean este tipo de mecanismos”, agregó Jaramillo.

Además, el experto manifestó que “esta restricción del pico y placa de 8 horas, tiene un impacto generalmente mediático. Es decir, a corto plazo se reduce mucho lo que es la circulación de los autos, pero también ha llevado a que en mediano y largo plazo las personas busquen acceder a su zona de confort nuevamente, a sus hábitos normales de movilización y terminen buscando la adquisición de un segundo automóvil”.

Jesús Saavedra, vendedor de automóviles, aseguró que con estas medidas se dispara la venta de carros y motos. “Hay mucha gente que prefiere tener otro vehículo para poder moverse con facilidad cuando le toque el pico y placa. En vez de reducir la cantidad de motores en las calles, la están aumentando”, señala.

Asimismo, Jaramillo agregó que si no se hacen medidas de solución complementarias la estrategia colapsará y no alcanzará el objetivo, lo que generalmente sucede en Cali.

“Cuando uno hace una restricción de pico y placa, debe proveer unos mejoramientos en la movilización en transporte público, porque si no se puede usar un medio de movilizarse, la Administración Municipal debe brindar alternativas efectivas en otro modo”, dice el experto.

Jaramillo agrega que “eso es lo que no se propicia en Cali, a pesar de que se está trabajando fuertemente por mejorar el servicio del sistemas integrado de transporte, la participación de ciudadanos no es la que se espera en el transporte público”.

El MIO no ayuda

Debido a que el transporte MIO, no es una alternativa de circulación dentro de la ciudad porque no satisface las necesidades básicas de tiempo y comodidad, el grupo de personas que no pueden moverse en sus vehículos particulares, buscan otras alternativas como el transporte informal; entendiendo a este como la actividad comercial que prestan automóviles y motocicletas, denominada transporte pirata.

“La solución al problema de movilidad en Cali es que la ciudad tenga condiciones efectivas en términos de infraestructura y transporte público y colectivo, mejorar la semaforización y coordinación de parqueaderos para desestimular el uso del carro y así poder darle alternativas a la gente y que se puedan movilizar”, concluyó Jaramillo.

Por su parte, el subsecretario Garzón discrepa con Jaramillo cuando se refiere a que la capital del Valle del Cauca, requiere de un aumento en su red vial para mejorar las condiciones de movilidad.

“La gran dificultad de la red vial es su capacidad, sin embargo, tampoco se podría afirmar que la solución es aumentarla porque esto fomentaría el incremento de la motorización de la ciudad aún más y eso es otro problema. Por eso, lo que se busca con la medida reducir la ocupación vial, consecuentemente la congestión y mejora los tiempos de viaje en la infraestructura que ya existe”, expuso Garzón.

No obstante, el Subsecretario reconoció que en dos semanas de fijación del nuevo horario de pico y placa, no se puede evidenciar todavía el balance de efectividad de la operación de esta nueva medida.

Agosto, ‘prueba de fuego’

“La prueba madre es el próximo mes cuando empiecen a circular los estudiantes de colegios y universidades, la gran expectativa está en la congestión causada en la zona sur de la ciudad porque allí están la mayoría de instituciones universitarias, por lo que hay que darnos un plazo mayor para poder plantear una evaluación y determinar si el cambio es positivo”, finalizó Garzón.

A pesar de que la mayoría de caleños han manifestado su descontento por esta situación, hay quienes la respaldan.

Isabel Ávila, ciudadana caleña dijo que “estoy de acuerdo porque generará gran descongestión en la ciudad porque son 8 horas en las que no habrá cierta cantidad de carros en un mismo día, lo que reduce tanto la emisión de gases, la contaminación y el tráfico vehicular.

Por el contrario, Eliana Collazos, trabajadora de la empresa Importaciones y Asesoráas Tropi S.A., explicó que esto también es un problema para los padres de familia ya que “dificulta el traslado de los niños a los colegios y guarderías. Por ejemplo, mi hijo entra a estudiar a las siete de la mañana, no puedo dejarlo en el colegio a las cinco y media ni a las once”.

Para finalizar, según las posibles soluciones brindadas por el experto en movilidad, Jaramillo, no se trata de extender el horario del pico y placa, sino de brindar alternativas de movilidad a la ciudadanía.

Es decir, mejorar el servicio de los buses colectivos, el Sistema de Transporte MIO, y las ciclorutas para quienes deseen usar la bicicleta como transporte alternativo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top