ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Informe especial: los muralistas que transforman a Cali

Las calles de Cali ocultan distintas problemáticas sociales que ni siquiera las entidades correspondientes logran enfrentar y que ahora intentan ser resueltas con arte.

Barreras invisibles, riñas por poder sobre los espacios públicos de los mal llamados hinchas de fútbol, desarraigo del territorio, censura de denuncias, entre otras cosas, son las que se buscan intervenir a través de la Mesa Gráfica Urbana de Cali.

Esta Mesa es una organización de artistas urbanos y grafiteros que se unen en pro de la gestión de proyectos de intervención social en conjunto con otros artistas.

Según Jesús David Rodríguez, representante de la Mesa de Gráfica Urbana, “esta iniciativa nació con el objetivo de poder sumar voces y tener una representación constituida  ante la Administración Municipal, instituciones y demás porque es más fácil hacer gestión  como colectivo que cada uno por aparte”.

Igualmente, “la intención va más allá de simplemente pintar un muro, lo que se quiere es comunicar mensajes de trascendencia social, tocando temas de denuncia o incentivando soluciones a distintas problemáticas”, dice Rodríguez.

“Lo más interesante del arte urbano es que es un medio de comunicación libre que permite tocar temas políticos, críticos sociales, de denuncia y hasta ecológicos que son difíciles de trabajar en diferentes medios por la censura y demás prohibiciones. Además, lo bueno de esta alternativa es que es algo masivo, cuando se pinta un mural en la Calle Quinta, por ejemplo, al otro día ya lo ha visto media ciudad. Entonces, eso es lo que hay que aprovechar para comunicar mensajes responsablemente y dejar dicho mensaje en la memoria de muchas personas”, manifestó Rodríguez.

Entre los proyectos en los que la Mesa Gráfica ha hecho intervención están el Foro: fútbol, barrismo y convivencia ciudadana realizado en la Universidad Cooperativa de Colombia, en el que se pintó un mural que hacía alusión a la convivencia y el fútbol en paz.

Otro de estos, es la recuperación de espacios en el corregimiento La Buitrera, donde se realizaron alrededor de seis murales con los que se pretendía embellecer el sector, reconstruir la memoria histórica del lugar y dejar un mensaje de sentido de pertenencia por el mismo.

Así pues, Agustina Cano, artista argentina comentó que “el arte urbano es clave para comunicar problemáticas de ciudad porque los lugares públicos son puntos de encuentro y así se rompe el paradigma de creer que somos seres individuales porque en algún momento nos tenemos que encontrar porque somos seres sociales. Por eso, es importante que los que se dibuje no solo transmita denuncias, conflictos o problemáticas sino que propongan soluciones”.

También enfatizó en que estos proyectos son importantes porque “además de comunicar mensajes, cuando los barrios empiezan a tener un poco más de color la gente se encariña más con el lugar y empieza a convertirse en una vivencia de comunidad y a generarse prácticas de cuidado en torno a este”.

Igualmente, Nandi Mondragón expuso que “es importante tener en cuenta la recuperación de nuestra historia porque es lo que nos define como un pueblo y nos da identidad, como dice el dicho “si uno olvida su historia está obligado a repetirla”. Por eso, nuestros murales casi siempre intentan hacer alusión a nuestra historia cultural”.

También, Jesús Rodríguez, explicó que dentro de la mesa además de gestionar proyectos de intervención en la ciudad, se buscan crear lazos con la comunidad y hacer de esta participe de las iniciativas.

“La idea es que el arte urbano sea para todos y pueda hacer que la gente en los barrios se apropie de su comunidad y cuidad al ver el lugar más bonito, queremos crear un lazo entre los artistas y la ciudadanía. Estas cosas aportan para que la escena de artistas en Cali crezca, se fortalezca y sea un referente a nivel nacional e internacional”.

Por otro lado, este grupo de pintores considera que la Administración Municipal no los ha tenido en cuenta a la hora de crear festivales relacionados con el arte en la ciudad, por eso se gestó la Mesa, para tratar de crear una relación con la entidad para que entiendan que a través de estas prácticas se  puede llegar a diferentes comunidades.

“Hemos pintado en Terrón Colorado y Siloé sobre temas que a través del arte por ejemplo, los jóvenes los entienden más fácil que si hacen una campaña con volantes o cosas a así. En cambio a través de murales se puede trabajar con más confianza invitando a los jóvenes a cambiar conductas y demás para crear cultura ciudanía. Eso es lo que queremos que la alcaldía entienda”, señaló Rodríguez.

Sin embargo, la mayoría de proyectos que se han hecho en Cali de este tema son por iniciativa propia del equipo de artistas.

En Cal, solo hay un festival de arte apoyado por la alcaldía que es conocido como ‘El Muli’, pero en este no todos los artistas se ven representados porque ante la institución, el muralismo urbano y el grafiti son vistos de manera negativa.

“Por eso, se planteó la Mesa para plantear la postura desde el artista urbano, para que lo tengan en cuenta para desarrollar cosas y que puedan aportar en común acuerdo con la Secretaria de Cultura, la alcaldía, colegios, instituciones, fundaciones y demás, a la realización de intervenciones para la búsqueda de una mejor ciudad, formando jóvenes, creando campañas de trabajo social con los barrios y comunidades referidas, todo referido al arte”, concluyó Rodríguez.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top