ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

¡Histórico! Francisco, el tercer Papa que llega al país

Esta sería la tercera oportunidad que la máxima representación de la iglesia católica pisa tierra colombiana.  Al igual que en las anteriores visitas, viene con un mensaje de paz, reconciliación y respeto por la vida, a propósito del conflicto armado que ha marcado a Colombia.

Las visitas que antecedieron al Papa Francisco y la intención de su encuentro, se han caracterizado por el legado de su mensaje en momentos en los que el país ha atravesado diversos conflictos y que ha sumergido a la población en un sentimiento de dolor, desesperación y desesperanza.

Por esto, la llegada de los Sumos Pontífices, ha sido representativa y ha generado diversas manifestaciones por parte de los colombianos, que por un lado, anhelan una transformación para el país y depositan su confianza en los mensajes del catolicismo, como aquellos que consideran la visita como una inversión económica que debería emplearse para otras necesidades del país.

Aunque hay características que convergen entre las visitas de los santos padres y la que se espera recibir, hay algunas particularidades que ha marcado a Colombia en cada uno de los encuentros, y se reflejan en los preparativos de la llegada de Francisco.

El primer Papa que pisó tierra colombiana

El Papa Pablo VI visitó a Colombia el 22 al 24 de agosto de 1968, y su primer acto de humildad con Colombia fue arrodillarse y besar el suelo, incluso antes de saludar al entonces presidente Carlos Lleras Restrepo.

En el marco de la violencia bipartidista y, posteriormente la coalición de los partidos tradicionales, Liberal y Conservador, que se venía practicando una ola de violencia, especialmente en los sectores del campo, el santo padre, Giovanni Battista Montini dejó un mensaje de justicia para contener estos actos.

Durante su estadía, el Sumo pontífice hizo un llamado a la necesidad de justicia para los campesinos, para que la sociedad no se viera envuelta en un marco de creciente violencia.

Asimismo, El Papa habló de la necesidad de que se interviniera en esas revoluciones de la desesperación. Con esto se refería a la situación de injusticia que había particularmente con los campesinos.

Su visita también se caracterizó por fuertes críticas, en las que se aludía que la cita con el santo padre no representaba ningún cambio para el país. “Se había guardado a los pordioseros para que no fueran tan visibles las manifestaciones de pobreza en el país”, afirmaba un periodista francés que escribió un libro después de este encuentro apostólico.

El Papa Juan Pablo II

La segunda visita del Sumo Pontífice se llevó a cabo entre el 1 y 7 de julio de 1986, y al igual que Pablo VI, Karol Wojtyla besó el suelo colombiano como gesto de humildad. El sacerdote fue recibido por el entonces presidente, Belisario Betancourt.

En el tiempo de su estadía, recorrió 10 ciudades del país y entre estas, la ciudad de Armero, que por la época había padecido una avalancha que destruyó la ciudad. Como gesto de humildad, se arrodilló sobre la cruz levantada por la tragedia para orar por las víctimas de la catástrofe.

Los años 80s fueron marcados por la ola del narcotráfico y la guerra, por lo que el mensaje del Papa fue contundente al referirse a los actores del negocio ilícito, que debían desistir de estas prácticas, porque se estaba convirtiendo en una nueva forma de esclavitud.

Asimismo, exigió un trato digno para los campesinos, para cesar la violencia que se desataba por el narcotráfico, y que estos recibían las mayores consecuencias.

Algunos de los detractores consideraron que su visita sirvió para crear obras de infraestructura que se llevaron a cabo en Chinquinquirá y Tumaco.

Papa Francisco llega a Colombia

El Sumo pontífice que está a poco de arribar en tierras colombianas, será recibido por el presidente Juan Manuel Santos, en su visita apostólica en las que visitará cuatro ciudades del país.

El santo padre llega en un contexto en el que se ha dado fin a un conflicto armado de más de cinco décadas, con un acuerdo de paz firmado en la Habana entre el presidente y la guerrilla de las Farc. Asimismo, un acuerdo de cese de hostilidades bilateral entre el gobierno Santos y el ELN.

El mensaje del representante de la iglesia católica, acude a Colombia con un mensaje de paz, reconciliación y amor, en el que asegura, debemos empezar a tratarnos como hermanos y no como enemigos.

Aunque su visita también ha desatado algunos desacuerdos por el costo de la organización de su viaje y su paso por el país, los colombianos confían en que este encuentro será representativo para una consolidación de paz.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top