ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Deportes

Historia de amor en los Olímpicos: Adelinde y Parzival

La jinete holandesa Adelinde Cornelissen de 37 años, protagonizó junto a su amigo Parzival una de las historias más emocionantes de los juegos Olímpicos.

Cornelissen, se retiró de la competencia en la rutina de doma ecuestre en la cual participaba para proteger la salud de su caballo Parzival, su amor por él fue más fuerte que su deseo de obtener una nueva medalla en los Olímpicos, por lo que decidió renunciar.

La deportista explicó que Parzival de 19 años, se había enfermado de manera extraña antes de la competencia, notó que su cabeza estaba hinchada, tenía la temperatura muy alta y había pasado una mala noche.

Los veterinarios que lo atendieron, determinaron que su estado de salud se debía a la posible picadura de un insecto y empezaron a tratarlo inmediatamente; por su parte, la deportista solicitó cambiar el día de la competencia, pero las autoridades de Río negaron su petición.

Cornelissen decidió competir, ya que su caballo presentaba una notable mejoría, su temperatura había normalizado, la hinchazón había disminuido y mostraba un mejor ánimo, gracias al tratamiento recibido.

Una vez en la competencia, la deportista ingresó a la arena con su amigo Parzival con quien compartió dos medallas en los juegos Olímpicos de Londres 2012, en ese momento tomó una decisión final, saludó y se retiró de la competencia.

“Con tal de protegerlo decidí renunciar… Mi compañero, mi amigo, el caballo que  ha dado todo por mí, toda su vida,  no  merece que lo ponga en peligro.”  comentó en una publicación de Facebook.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top