ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Perfiles

Habla Águeda Pizarro, la poeta de la paz

Águeda Pizarro es norteamericana, nació en Brooklyn, en 1941. Su padre fue el poeta español de Granada, Miguel Pizarro, fue escritor, profesor y diplomático, y su madre, Gratiana Oniçiu, una aristócrata rumana. Águeda fue la mujer del gran Ómar Rayo.

Águeda se graduó en filología romana, artes y literatura francesa en la Universidad de Columbia, en New York, donde años más tarde ejerció como docente de francés y español. En el año de 1966 conoce al pintor Ómar Rayo, en una inauguración de muestra de pinturas en The Contemporaries Gallery. Tras un larguísimo noviazgo con el maestro Rayo, se casaron en 1976 y al año y medio nació su única hija, Sarita, quien en la actualidad también pinta y escribe en español y inglés. En el año 1985, Águeda, en apoyo del maestro Rayo, decide crear el encuentro de mujeres poetas colombianas, que se realiza todos los años teniendo una gran acogida, que le permite consolidarse como el primero y único en su clase en Colombia, pues este ha permitido que varias artistas presenten y difundan sus obras, en este espacio cultural, que se celebra en Roldanillo. Actualmente ejerce como directora del Museo Rayo dedicado al dibujo y grabado latinoamericano, en honor a su compañero y pintor Ómar Rayo.

Pizarro, poeta, muy hermosa, sensible, seria, encanto natural, elegante, muy culta, apasionada por el arte y desprendida de lo material, cualidades que hicieron que Rayo por primera y única vez se enamorara de verdad y pensara en estabilidad emocional. REALIDAD 360 habló con ella.

¿En qué momento de su vida se dio cuenta que tenía actitud poética?

Mi padre era poeta y nací en una casa donde se leía poesía hasta en japonés, mis padres eran docentes, entonces mi madre me perseguía con un diario rojo y escribía todo lo que yo decía, desde pequeña copiaba mis ocurrencias y mi juego de palabras. Desde muy pequeña me ha gustado la poesía.

¿Ha vivido usted, de la creación poética? ¿O ha tenido que recurrir a otra actividades profesionales?

No, es muy difícil vivir de la poesía, muchos poetas como yo lo suplementamos con la docencia.

¿Se conoció usted con el maestro en una actividad artística cultural y que le llamó la atención de él?

Sí. Lo conocí en una inauguración de una muestra de pinturas en New York, me llamó la atención su obra, era bellísima, sobre todo los intaglios, era un hombre físicamente atractivo, muy carismático y no hablaba mucho.

¿Había visitado a Colombia y a Roldanillo, antes de conocer al maestro?

No, no lo conocía, me trajo Ómar antes de casarnos.

¿En qué momento se involucró en la administración del Museo Rayo? ¿Qué línea ha desarrollado en su nueva faceta de directora?

Después del fallecimiento de Omar asumí el compromiso de seguir con el museo. Estamos dedicados hacer exposiciones de artistas de todo el mundo y de muchos colombianos, se encuentra exposiciones de pinturas, esculturas, de diferentes medios, muestras de videos y cosas más contemporáneas, antes los artistas invitados exponían solo obras de papel, grabado, dibujo, hemos cambiado totalmente esto. Además estamos brindando conferencias y talleres el cual busca llevar al Museo hacia fuera, ofreciendo programas, talleres, conferencias y exposiciones a las zonas rurales y municipios aledaños, siendo este un programa apoyado por el Ministerio de Cultura.

¿Así como se realiza anualmente el encuentro de niños que gustan de la pintura, ha pensado el Museo Rayo hacer el encuentro de jóvenes pintores como continuidad del concurso infantil del dibujo?

Es una idea que no está fuera de alcance.

¿El encuentro de mujeres poetas en su versión número XXXII que se realizara en el próximo mes de julio que novedades trae?

Vamos abordar el tema de la paz, vamos a tratar de abordarlo desde el punto de vista de la mujer, algo diferente, examinando como nosotras hemos estado en la historia de la humanidad siempre en una posición no guerrera, por ciertas decisiones siempre estamos cuidando el hogar mientras los hombres van a pelear, y desde ahí tenemos un conocimiento que puede ser la paz.

 ¿Alguna invitada en especial?

Tenemos a Patricia Ariza que además de poeta es una mujer guerrera que ha luchado por el tema del teatro desde hace muchos años, luchadora siempre por la paz; y tenemos de nuevo invitada a Florence Thomas, una gran feminista que aún no sabemos si viene en este momento pero la tenemos invitada.

¿Se ha pensado usted realizar un encuentro de hombres poetas?

Además de escribir él (Ómar Rayo) sí hizo unos libros, que algunos son muy chistosos, le gustaba inventar palabras eso era algo que teníamos en común. De encuentro de hombres, no. Para qué, si ellos ya los tienen en todas partes, además porque las mujeres no tenemos espacios para nosotras, en cambio los hombres tienen demasiados espacios a los que nos invitan ocasionalmente. Esa pregunta me la hacen mucho los hombres y les digo que a mí no me interesa crear espacios para ellos porque soy mujer y por qué lo que he hecho es algo diferente, además no tiene características a la de otros encuentros, las mujeres puede venir, y traer sus cosas sin temor de que sus escritos vayan a ser juzgados o rechazadas, y hemos incluido todas las étnias.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top