ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Estación Universidades: el dolor de cabeza de 75.000 estudiantes

Cuando los primeros rayos de sol empiezan a asomarse a través las nubes de la ‘Sucursal del Cielo’, Juliana se prepara para salir de su hogar rumbo a la Universidad Javeriana, donde actualmente está cursando quinto semestre de Filosofía. Al igual que cada mañana, esta joven llega a la Estación Universidades en la ruta P12A para hacer el trasbordo y tomar la ruta A11 que, finalmente, la lleva a su destino.

 La historia de todos los días se repite para Juliana, una de los 75.000 pasajeros que se mueven diariamente por dicha estación, viéndose afectados por el caótico escenario que tiene lugar, principalmente, en las horas pico.

 Actualmente, Universidades cuenta con cuatro vagones, de los cuales 3 están en funcionamiento y uno está en proceso de remodelaciones, por lo que se encuentra cerrado temporalmente. Aunque estos cambios se hacen para mejorar el servicio de transporte MIO, han provocado molestias a los usuarios que, como Juliana, se quejan del poco espacio que hay dentro de la estación.

Foto por: Laura Tenorio

Foto por: Laura Tenorio

 En varias ocasiones, Juliana ha llegado tarde a sus clases porque su ruta suele tardarse hasta 20 minutos en pasar y cuando llega, la cantidad de personas que intenta entrar dentro del bus es bastante significativa y hasta supera el número de personas permitido.

 Juliana, de 20 años, es una joven caleña proveniente de una familia modesta, quien ha tenido la suerte de conseguir una beca para estudiar Filosofía en la universidad de sus sueños. Debido a que no cuenta con los medios para tener un vehículo propio, se ve obligada a transportarse en el MIO y exponerse a tantas situaciones que diariamente se presentan en la Estación Universidades.

 Cada día, Juliana llega a Universidades al vagón A2 para abordar la ruta A11, una de las más congestionadas en las mañanas, para llegar a la Universidad Javeriana. De igual manera, cuando regresa en las horas de la tarde a la estación Universidades su martirio comienza nuevamente al ver al gran tumulto de personas que están a la espera de sus respectivas rutas.

 Sin embargo, los universitarios como Juliana no son los únicos afectados por esta problemática. Beatriz, una secretaría de una empresa en el centro de la ciudad, vive en el barrio Valle del Lili y llega cada mañana a Universidades para dirigirse a su trabajo. Su queja constante son las largas filas que debe hacer para recargar la tarjeta afuera de la estación, así como los puestos de vendedores ambulantes que se sitúan en las aceras e impiden el tránsito de las personas que entran y salen.

 Todos los días, Beatriz debe tomar la ruta E21 para poder llegar a su trabajo. A pesar de que el vagón A1 es el que ya está remodelado, el número de personas que deben esperar sus rutas allí, hace que no de abasto y se forme una terrible congestión. “Hay filas pero las personas no las respetan. Uno puede estar haciendo su fila, pero siempre llega alguien que se quiere meter a la fuerza”, fue lo que dijo Beatriz respecto al sistema de filas que se implementó en el vagón.

Foto por: Laura Tenorio

Foto por: Laura Tenorio

 En ese lugar, también llegan las rutas E31, T31, P27C y P10A, siendo esta última la que más demora en arribar. Christian es uno de los usuarios que deben esperar hasta 50 minutos por esta ruta. “Aunque en el tablero diga que faltan 10 minutos, uno sabe que eso nunca es así”, afirmó frente a esta situación.

 No importa la hora del día, pero el vagón A1 siempre es el más congestionado. Trabajadores y estudiantes de distintas partes de Cali, llegan a la estación esperando que sus rutas pasen lo más pronto posible y así, llegar a tiempo a sus destinos. “Aunque uno venga con todo el tiempo del mundo, el MIO siempre se demora mucho”, finalizó Christian.

 Aunque parezca muy predecible, la historia se repite en el vagón B2. Este alberga a las rutas P10B, P10D, P12A, P14A y P21B que se dirigen a los sectores del Centro y Norte. Y, aunque las personas se forman ordenadamente en la mayoría de los casos, otros esperan a que llegue su ruta y se “meten” en las filas provocando el disgusto de los demás pasajeros, quienes inconformes con la situación empiezan a gritar e, incluso, insultar a los “colados”.

 La solución que Metrocali ha planteado ante todas esta situaciones, es la remodelación de los vagones que transitan la Estación Universidades para poder dar abasto al gran número de usuarios que diariamente pasan por ahí. Pero esto es algo a largo plazo y lo que los pasajeros quieren es una solución inmediata que les evite tantos inconvenientes.

 Y es que los 210 buses que, según los directivos de Metrocali, llegan cada día a la estación no parecen ser esa cantidad pues muchos llegan con el aviso electrónico que más molesta a las personas: “MIO en tránsito”. Esto es algo que saca de los cabales a más de un individuo, ya que pueden pasar buses seguidos con este letrero cuando ellos esperan hasta una hora por una ruta.

 Este caótico escenario parece no tener una pronta solución, o al menos una a corto plazo para mejorar todas estas falencias.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top