Crónica

‘Marcela’, la historia de la exmilitante del M-19 desaparecida 32 años

El 6 y 7 de noviembre de 1985, han sido de los días más dolorosos que ha vivido y aún recuerda la nación. La osadía guerrillera del Movimiento 19 de Abril, (M-19), de poner a prueba la seguridad de los magistrados que se encontraban en el Palacio de Justicia, y con el propósito ideológico de cuestionar al Gobierno Nacional de Belisario Betancurt, sobre la violación sistemática de los acuerdos de paz que habían firmado años atrás, desató dentro del Palacio una nefasta batalla armada con la fuerza pública que se mantuvo durante 27 horas, dejando un saldo de muertos y desaparecidos aún incierto, entre civiles y guerrilleros. Alguna lista hecha por entidades estatales, según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, indica que las cifras de las victimas rodean entre 159 y 325 personas.

Luego de que algunas familias identificaran a parientes salir con vida de la Toma del Palacio de Justicia, a través de archivos fotográficos y fílmicos, el Estado colombiano, como cabeza de las Fuerzas Militares, ha tenido que responder durante todos estos años siguientes por las victimas que, en acontecimientos extraños y aún sin esclarecer, nunca volvieron a casa.

Sin embargo, hoy por hoy se han adelantado investigaciones que, con el ánimo de clarificar la verdad de los hechos, han arrojado algunos frutos que ha permitido a familiares de desaparecidos recuperar partes óseas de sus parientes.

El caso de ‘Marcela’

Uno de los casos es el de la familia Molina Beltrán, quien luego de 32 años ha  podido tener de regreso algunos de los restos óseos de la joven Mónica Molina Beltrán, alias “Marcerla”, excombatiente del M-19 quien acompañó la Toma del Palacio de Justicia junto a sus otros 39 compañeros, y de quien no se tenía conocimiento de su paradero sino hasta el 2014, a través de un dictamen de Medicina Legal que la identificó luego de evaluar algunos restos exhumados de una fosa común hallada en 1998, en un cementerio del sur de Bogotá .

Tras la espera de tres años más, que la familia de Mónica decidió tomarse para que se pudieran seguir adelantando las investigaciones, este sábado, 20 de enero, finalmente se celebró el acto de ‘HOMENAJE A LA VIDA DIGNA Y MEMORIA DE MÓNICA MOLINA BELTRÁN “MARCELA”’  en el colegio INEM, del barrio Calima de Cali, donde la Fiscalía General de la Nación ha hecho oficial el regreso de dichos restos a su familia, amigos y conocidos.

El acto inició a las 9 a.m. con la entrada al auditorio de un cofre blanco, custodiado por brigadistas de la Fiscalía, donde yacían los restos de Mónica Molina Beltrán. El silencio, la tristeza, el sin sabor y la alegría, se hicieron presentes en el escenario donde la joven excombatiente del M- 19 cursó durante su adolescencia. .

Previo a la entrega oficial de los restos, se dio espacio para las palabras de Jorge Hernán Díaz, fiscal delegado ante la Corte Suprema para el caso del Palacio de Justicia; el abogado de la familia Molina Beltrán e integrante de la corporación Colectivo Abogados ‘José Albear Restrepo’,  Fernando Carreño; el Representante de la fundación ‘Hasta Encontrarlos’, Pablo Cala; prosiguió el turno para la madre Bertha Beltrán; su hermana Patricia y el compañero de lucha y excombatiente del M-19, Jaime Perea. Finalmente, María cerró la serie de palabras recordando algunos momentos que compartió con su hermana Mónica Beltrán en la institución del INEM.

Fiscal: “Falta mucho por esclarecer”

Las palabras del Fiscal Hernán Díaz se refirieron a la labor que ha venido desarrollando la Fiscalía General de la Nación, de la mano de Medicina Legal, para esclarecer los hechos e identificar a los responsables de los desaparecidos. También se solidarizó con la familia de Mónica Molina Beltrán, y les agradeció la espera que tuvieron para recibir los restos de la excombatiente, señalando que ha sido de suma importancia, puesto que ha contribuido al reconocimiento de otros restos óseos de desaparecidos.

“No cabe duda que este importante hallazgo – la identificación de los restos de la joven-  no pone fin a todas las inquietudes sobre la suerte de Mónica, sin embargo, las conclusiones alcanzadas por los estudios practicados a estos restos, nos permite contar con nuevos datos y hallar nuevas piezas procesales que empiecen a esclarecer de una vez por todas lo sucedido ese 6 y 7 de noviembre de 1985”, expresó el Fiscal.

El abogado, Fernando Carreño, aprovechó sus palabras para, además de reconocer que gracias a los avances por las investigaciones han podido ubicar y regresar a su familia algunos restos de Mónica Beltrán, aclarar de manera enfática que aún falta mucho por esclarecerse. Asimismo,  cuestionó al Fiscal del por qué no se le ha dado continuidad o respuesta alguna a ciertas investigaciones que ya cuentan con pruebas existentes.

“El ejército sí sabía, por lo menos tres meses antes, que la guerrilla se iba a tomar el Palacio.  Y lo que parece es la preparación para facilitar el ingreso del M- 19 al Palacio, y toda la elaboración de la fuerza pública para contrarrestar la acción, pues cerca de 2 mil miembros del ejército de tres brigadas estaban acuartelados en primer grado para dar esa respuesta. Quitaron la vigilancia del Palacio, pero dejaron vigilancia a cubierta de inteligencia. Por eso se explica que 15 minutos después de que ingresan los dos camiones esté copado militarmente el Palacio”, expuso el abogado Carreño.

Por otro lado, el abogado señaló: “el hecho  de que personas civiles y guerrilleros salieran vivos del Palacio y posteriormente aparecieron muertos dentro del edificio, demuestra que hubo una policita que implicó eliminar a cualquier guerrillero. Nosotros decimos que de acuerdo con las normas que hay vigentes, por allá en el año 48 en los convenios de Ginebra, que señala que los combatientes tienen derechos, se debe abrir las investigaciones correspondientes contra todos los responsables y sin ningún tipo de discriminación.”.

32 años, dos meses y 13 días desaparecida

El turno siguió para el representante de la Fundación ‘Hasta Encontrarlos’, Pablo Cala,  quien con voz de aliento y solidaridad felicitó a la familia de Mónica  por tener de regreso una parte de sus restos óseos. Y al terminar prosiguió a hacerles entrega de una pequeña jarra de barro “como símbolo de esa lucha que han tenido durante 32 años, 2 meses y 13 días, y para que no vayan a declinar la búsqueda de la justicia y la verdad”.

Prosiguieron las palabras de la señora Bertha, madre de la Mónica Beltrán, quien con cortas palabras pero que vienen del alma, manifestó tranquilidad al recibir de regreso algunas partes de su hija. No obstante, reiteró la culpabilidad del Estado de entregar a su hija en un cajón y manifestó no rendirse hasta saber la verdad.

“Al gobierno de Belisario Betancur, al ejército y a esa gente,  no les importó las personas que estaban allí, ni estando vivos, ni cuando murieron. El gobierno fue asesino, el presidente nunca dijo la verdad. Hoy me entregan los huesos de mi hija Mónica para decir que están cumpliendo, pero, ¿qué explicación van a dar? No hay explicación. Sigo esperando justicia. Te extraño hija.”, concluyó Bertha Molina con voz entre cortada.

Patricia, la hermana mayor de Mónica, dirigió específicamente las palabras a su hermana. Le contó que la recordaba como una mujer luchadora y consciente de los problemas sociales del país. Luego de un silencio que se extendió por varios segundos, pues el aliento de su voz le dificultada continuar, le mencionó a groso modo cómo percibe la situación económica y social actual del país. Finalmente, cerro su discurso  señalando con total convencimiento que la decisión de su hermana no fue un error, sino una decisión política cargada de heroísmo y humildad.

“Hoy después de 32 años de tu desaparición forzada te tengo que contar hermana mía que este país se ha sumido en la miseria y la pobreza, que este país hoy es más desigual. Quiero decirte hermana mía que aquí se quita la vida de miles de personas por arrebatarles su territorio y entregárselos a multinacionales. Sin embargo, estas cosas que te cuento son para decirte que la decisión que tomaste, de poner tu vida ante un estado criminal para lograr vida digna, para lograr justicia social, para lograr igualdad para todos, fue la correcta. Te pusiste del lado de los que lo necesitaban y ese es el lado correcto. Por eso tu recuerdo y tu presencia estarán siempre aquí”, manifestó Patricia Beltrán.

‘Marcela’ asumió un acto heroico

Prosiguió su compañero de lucha y ex combatiente del M- 19,  Jaime Perea, quien no sólo aprovechó para expresar ante el auditorio los recuerdos de Mónica Molina y el resto de sus 39 compañeros que participaron de la Toma, sino para aclarar el panorama socio-político que se vivía en aquel entonces  en que el M- 19 decidió tomarse el Palacio de Justicia, dando a comprender de ese modo el por qué el nombre de “Operación Antonio Nariño por los Derechos Humanos”. También,  y en consecuencia con lo anterior,  defendió y celebró el acto heroico que asumió “Marcela” y el resto de sus compañeros, explicando que no fue un acto loco e impulsivo, sino por convicción a defender el acuerdo de paz pactado en ese tiempo con el presidente Belisario Betancurt, el cual fue violado bajo la mesa.

“Cuando se dio la posibilidad de firmar el acuerdo con Belisario Betancurt, aceptamos y se suscribió. Acuerdo que, en función de la paz, empezaron a violarlo de manera clandestina como se hace en las dictaduras. Eso implicó comunicarle a todo el país lo que estaba pasando con ese acuerdo. Pero como no tuvimos el poder, asumimos entonces una condición que llamamos en aquella época  “una reserva moral” y, al estilo Uribe Uribe, empezamos una demanda armada al Gobierno Nacional en el Palacio de Justicia. No fue cualquier juego o cualquier decisión de locos, sino una decisión política clara, tan clara que obligó al gobierno tener que borrar cualquier vestigio sobre lo ocurrido allí.”, expuso Perea.

Finalmente el turno fue para María Lucia, quien dirigió sus palabras a su hermana Mónica. La recordó  como una joven solidaria y alegre. También, revivió algunos momentos que compartió con ella en los tiempos de escuela, en el colegio INEM del barrio Calima de Cali, donde  estudió y departió su niñez y adolescencia entre familiares y amigos; lugar en el que se ha dado espacio a celebrar dicho acto.

“Mónica llegó aquí –al colegio INEM- a sus 12 años, plena adolescencia y despertando a la vida que disfrutó plenamente. Un sueño de colegio que te maravillaba, como a nosotros, por la inmensidad del espacio físico y la cantidad de árboles donde nos sentábamos. El quedarnos hasta la tarde aguantando hambre sin almorzar, para poder jugar voleibol en las canchas y conversar y conversar. Aquí te enamoraste por primera vez de Guillermo Sánchez, ‘El Gato’, de la política  y del amor, diría yo (…) La decisión que tomaste no fue una equivocación, sabías lo que te podía pasar, y no elegiste mal, pues lo hiciste consiente y esperanzada. Te empeñaste con todos estos huesos que hoy traes, y los que nos faltan, en demostrar lo importante de cumplir la palabra”, concluyó María Lucia.

El acto cerró con la presentación musical de un cuarteto musical que acompañó las firmas del Fiscal Hernán Díaz y Bertha Beltrán, del acta  que oficializó la entrega de alguno de los restos óseos de la excombatiente del M-19, Mónica Molina Beltrán, alias “Marcela”.

20180120_093559 20180120_100746 20180120_101323 20180120_101527 20180120_101815 20180120_102931 DSC_5800 DSC_5803 DSC_5812 DSC_5809 DSC_5811 DSC_5816 DSC_5817 20180120_120200 DSC_5824
<
>

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top