ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

De Versalles (Valle) a Uruguay: el sueño tras Pepe Mujica

Los versallenses han demostrado ser gente con ganas de salir adelante, de medírsele a lo que sea sin problema. Este es el caso de Jhon Edwin Idarraga, Jhon Edwin Rincón Gómez y Jorge Hernán Gómez Ángel, los dos primeros estudiantes universitarios y el tercero abogado de profesión. Quienes se consideran fieles seguidores del ex presidente uruguayo y hoy senador, José ‘Pepe’ Mujica, y por esto agotaron todos sus recursos para conocerlo en persona.

Versalles, de donde son ellos, está al norte del Valle, con sus 1.800 metros sobre el nivel del mar y con 18 grados centígrados. Le dicen el ‘El pesebre del Valle’, esto debido a la arquitectura de sus casas, calles y la ubicación de su iglesia principal junto a su plaza central. Y ellos –Rincón, Gómeze Idarraga- son hijos predilectos.

El servicio que motivó un sueño

Jorge Hernán Gómez es abogado de profesión y se considera un hombre entregado al servicio, a la ayuda y al compromiso social. Es por esto que hoy tiene un hogar de paso al oeste de Cali: Hogar de Paso Santa Isabel, donde recibe a todas las personas ajenas a la ciudad, que llegan por alguna situación de salud emergente y deban pasar varios días en el hospital o no tengan donde quedarse.

“Esto es un sueño que yo tenía hace muchos años, precisamente para eso, para brindar alojamiento, y acompañamiento humanitario gratuito a la gente que viene de los pueblos por cuestiones de salud, y se quedan  en los pasillos del hospital”, afirma Jorge Hernán.

La gestión de este abogado ha llegado a ser conocida por trabajadores sociales, personal administrativo del Hospital Universitario e instituciones gubernamentales. Fue por esto, que un día a su teléfono celular le entró una llamada que sin darse cuenta, sería su puente para llegar a cumplir su sueño: conocer a ‘Pepe’ Mujica.

La llamada era proveniente de Claudia Cano, funcionaria de la OIM, Organización Internacional de Migraciones, quien conocía sobre su trabajo y lo buscaba para que le prestara una mano, pues la mujer tenía un caso de una ciudadana uruguaya que sería repatriada a su país de origen, pero mientras el proceso se realizaba no tenía donde ubicar a la ciudadana.

Jorge Hernán, sin dudarlo dos veces, dice él, aceptó y no sabe si fue casualidad u obra de Dios como asegura, pero recibir a esa ciudadana uruguaya lo motivó a emprender una travesía.

Mientras los procesos de repatriación se daban, la uruguaya seguía en el hogar de paso, y  entre conversaciones para amenizar la espera, Jorge Hernán le confió a esta ciudadana de su interés de conocer al ex presidente, el gusto por  sus ideales y el discurso que maneja, y que sería muy feliz si pudiera hablar con él.

La ciudadana, siguiendo sus intenciones, le recomendó que fuera a su país, que no desistiera, que ‘Pepe’ era muy amable y seguramente lo recibiría sin problema. Incluso, le prometió que le ayudaría a reunirse con Mujica. No fueron necesarias más palabras de aliento para que Jorge Hernán tomara la iniciativa de viajar.

“Ella regresó a su país, me puso en contacto con líderes de Uruguay, y empecé en el proceso de tratar de ir; ella me contactó con un concejal de allá y me dijo  que por esos días serían las fiestas del Frente Amplio, el partido que llevó a ‘Pepe’ a la presidencia. Que esa sería una muy buena oportunidad para que fuera”, relata Jorge Hernán, con emoción.

Así fue la gestión

Sin aún conseguir la cita y no tener nada seguro, decidió acelerar el proceso. “Yo de acelerado sin tener cita, sin concretar nada me puse a averiguar tiquete. Yo pensando en proyectar el liderazgo de los jóvenes del pueblo llamé a Jhon Edwin y le dije: ‘hermano vámonos para Uruguay a conocer a ‘Pepe’’, también le dije al otro Jhon Edwin pensando en la oportunidad que no se presenta todos los días” relata.

Ante la propuesta -un poco loca, un poco arriesgada- asegura, los jóvenes manifestaron  que no tenían dinero y la respuesta de Jorge Hernán estuvo llena de optimismo y reafirmó su idea de hacer lo fuera por viajar. “Hagamos una rifa, rifemos una novillona, yo les ayudo a regar las boletas”. En efecto así fue, una rifa hecha en menos de tres semanas fue la estrategia de mercadeo que ayudaría a estos tres versallenses a cruzar las fronteras en busca de su sueño.

“Yo decía me voy a ver a ‘Pepe’ como sea, yo los animaba mucho a ellos”, cuenta.

Materializar ese sueño estaba cada vez más cerca, pero no todo fue fácil y los improvistos salieron. “Esa semana antes del viaje el Concejal que nos estaba ayudando a concretar la cita, me llama y me dice que ‘Pepe’ no nos puede atender porque tenía muchas ocupaciones. El susto fue tremendo porque yo ya tenía los tres tiquetes comprados, yo me puse a meterme a todas las páginas de ‘Pepe’ y a escribirle buscando la forma de no perder la posibilidad”, narra Jorge Hernán.

Sin embargo, con la voluntad y bendición de Dios, dice Jorge, cruzaron la frontera.

Empieza la travesía

Finalmente el viaje se dio. El reloj marca las 6:00 de la tarde y la mezcla de ansiedad, emoción, incertidumbre y anhelo, son los acompañantes de viaje por 12  horas de vuelo para estos versallenses.

Después un viaje extenuante el avión aterrizó en el aeropuerto de Montevideo, allí los esperaría la uruguaya para prestarles alojamiento a los colombianos. Eso fue lo que le dijo ella a Jorge dos días antes del viaje. Al bajarse, estos tres vallecaucanos se dirigieron a la sala de espera buscando entre decenas de personas a quien le prestaría ayuda para llegar a cumplir su objetivo.

Una, y hasta dos horas esperaron en el aeropuerto sin rastro alguno de la uruguaya, insistentes llamadas telefónicas le hicieron y sin embargo nunca apareció y las promesas desaparecieron.

Después de esto, la frustración llegó, la desesperación se apoderó por unos minutos pero la calma hizo presencia en una frase: “Vámonos muchachos, cojamos un taxi y vámonos a un hotel”, dijo Jorge Hernán.

“Yo hablé con un taxista le dije que nos llevara a un hotel barato, le explique a qué veníamos y que no teníamos plata”, expresa el abogado

Estando en el hotel la idea de comunicarse con el expresidente Mujica seguía viva, así que indagaron con los trabajadores del hotel sobre el posible paradero del senador.

“Ya preguntando en la recepción del hotel, preguntamos dónde permanecía ‘Pepe’, donde estaba la esposa porque sabíamos que la esposa era senadora, nos hablaron del Palacio Legislativo, que es donde se reúnen todos los senadores”, continua narrando Jorge Hernán.

Siguiendo en su búsqueda incansable, estos tres versallenses llegaron al Palacio Legislativo buscando a Lucía Topolansky, esposa del ex presidente.

Una bandera de Colombia, una de Versalles y otra de la Universidad del Valle llevadas en la espalda de estos colombianos llamaron la atención de trabajadores del Palacio Legislativo y transeúntes que por ahí pasaban.  “Fue muy bonito, la gente nos señalaba diciendo son colombianos, son colombianos y se tomaban fotos con nosotros”.

Conseguir hablar con la senadora Lucía tampoco fue tarea fácil, pues según, Jorge Hernán, se negaban a dejarlos pasar a verla “hablamos con la secretaria de ‘Pepe’ y nos dijo que no estaba, con la secretaria de la esposa y que no nos podía atender”.

Finalmente una de las secretarias que estaba ahí escuchó la historia de los colombianos que venían viajando doce horas para conocer al senador, y les consiguió una cita con la esposa para el lunes a las 8 de la mañana.

Esa era una esperanza para los vallecaucanos, y al parecer todo empezaba a marchar bien. Pero el destino de nuevo les jugó una mala pasada y mientras llegaba el lunes decidieron irse a conocer la ciudad, y mientras eso pasaba, uno de ellos perdió su pasaporte y no sabían qué hacer.

Los colombianos recurrieron a la Embajada de Colombia, en Chile, donde el embajador, al escuchar el motivo de su visita, y toda su travesía para llegar hasta allá, sin dudarlo, de inmediato les ayudó y les consiguió sacar el pasaporte sin costo alguno.

Mujica están en La Piedra

Mientras conocían la ciudad, los versallenses no paraban en su búsqueda e indagación sobre el paradero de Mujica, y como el senador era muy conocido, no les fue tan complejo conocer qué haría por ese fin de semana.

Como se los dijo el senador que en un principio les quiso ayudar y con el que perdieron comunicación, por ese fin de semana eran las fiestas del Frente Amplio  y todos los que pertenecían a ese partido deberían ir a los principales municipios y posiblemente ‘Pepe’ Mujica estaría en las piedras, un municipio a unas cuantas horas Montevideo.

Los colombianos, escasos de dinero, cansados y con el anhelo y sueño intacto por conocer a Mujica, tomaron un bus que los condujo a Las Piedras. La multitud de gente con banderas de ese partido era en cantidades, y ellos con una bandera tricolor llamaron la atención de quienes estaban ahí -son colombianos, son colombianos- decían.

“Había mucha gente con banderas, muchos jóvenes, la gente nos recibió muy bien y se tomaban fotos con nosotros, nos aplaudían”, relata Jorge Hernán. Incluso, los presentadores del evento tomaron unos minutos de su tiempo para saludar a los tres colombianos que estaban entre la multitud de banderas rojas, azules y blancas, colores de la bandera del Frente Amplio.

Entre festejo, pólvora, presentaciones y discursos de los integrantes de ese partido caía la tarde. El cansancio se apoderaba de ellos, el reloj marcaba las seis de la tarde y cuando menos lo esperaban, escucharon una lluvia de aplausos y gritos al unísono: “Pepe- P-e-p-e-p-e- Pepe”, eso era lo que gritaban los asistentes y era la señal que estaban esperando, José ‘Pepe’ Mujica hacia su entrada entre el público.

La reacción de los tres versallenses estaba llena de emoción, de alegría, abrazos iban y venían entre ellos, pues después de todo lo que habían pasado no podían creer que estaban viendo a su ídolo, a su héroe, al líder de izquierda que ha conmovido a muchos con su discurso.

“Nosotros no lo podíamos creer, estábamos trepados en una parte alta y nos metimos entre la multitud y nos paramos frente a él”, continua el relato Jorge Hernán, en sus ojos refleja la emoción que vivió en ese momento.

La oportunidad que estaban esperando estaba frente a ellos, el objetivo por el que habían viajado doce horas, estaba a menos de un metro de sus caras y no podían dejar pasar esa oportunidad.

“Entonces a John Edwin Idarraga se le iluminó ‘el coco’ y me dijo: ‘Jorge escríbale una nota ‘Pepe’’. Y así fue, con la mano temblorosa de la emoción, en un pedazo de papel escribieron una nota a ‘Pepe’ que decía: “‘Pepe’ Mujica somos tres soñadores colombianos, que venimos con el deseo de conocerlo…”.

Se ingeniaron la manera de hacer llegar el papel que los ayudaría a cumplir su sueño. “John Edwin lo cogió, se subió en un andamio, y se lo pasó por un detrás a un señor que estaba detrás de ‘Pepe’”. Quien recibió el papel era el presidente del partido Frente Amplio y sin oponerse se lo pasó al ex presidente.

Todos los recursos utilizaron para llegar hasta allá, y su creatividad les ayudaría a conseguir su sueño. El ex presidente leyó el papel y buscaba entre la multitud a los colombianos, quienes agitaban la bandera con las fuerzas que no tenían para que el senador los identificara.

“Cuando vio la bandera, se puso a reírse y nos hacía con su mano símbolo de bien y señas de que nos arrimáramos”, dice.

Cuando los colombianos se acercaron el expresidente los recibió con una frase que no esperaban y aún hoy no lo creen: “Su número de teléfono para llamarlos y que vayan mañana a la chacra”. Los versallenses no asimilaban que el mismo expresidente los estuviera invitado a su finca, a su casa. Los nervios y la emoción borraron por completo de sus cabezas el número de teléfono del hotel, así que el senador les escribió su teléfono: “Llámenme mañana a las 8, yo los voy a atender”, fueron las palabras del ex presidente.

“La felicidad era indescriptible”, relata Jorge Hernán, habían conseguido lo que muchas personas no lo gran conseguir en quizás mucho tiempo.

Por esa misma fecha, el ex presidente Mujica haría una visita a Colombia y a Cali, con motivo de una charla sobre construcción de paz, que daría a los jóvenes de la ciudad. Esta era una pequeña alerta que puso a dudar a los colombianos sobre su posible encuentro con el mandatario.

El sueño se cumplió

A la mañana siguiente, madrugados y ansiosos llamarón al número que les dio Mujica. Contestó ‘El Turco’, su asistente, quien les dijo que el senador estaba leyendo el periódico que llamaran después, el después llegó y volvieron a llamar pero su llamada no tuvo éxito pues no contestaron más el teléfono.

Su única salida era asistir a la cita que tenían con su esposa y, según Jorge Hernán, ella los llevaría a su propia casa. Salieron hacia el palacio legislativo y como se los prometió la secretaria, los versallenses tuvieron la cita con Lucía Topolansky, a quien le llevaron café y blusas bordadas a mano.

La senadora los recibió con gran emoción y mucha empatía, dentro de su oficina   -relata Jorge-, había una paloma de la paz y una bandera de Colombia, de inmediato supieron que eran bienvenidos.

Alrededor de una hora se mantuvo una conversación que tocó temas de la actualidad colombiana, la importancia de construir paz en Colombia, las historias del Frente Amplio y la política de Uruguay.

Los colombianos le expresaron a Topolansky la manera en cómo habían logrado contactarse con su esposo, ella los felicitó y los comunicó a su casa.

“Ella nos prestó el teléfono y llamó a la casa, nos dijo emocionada: entonces van a ir hoy a mi casa, muy bueno”, al llamar la cita fue confirmada y sobre las seis de la tarde se verían con ‘Pepe’ Mujica. La conversación terminó entre abrazos y un hasta luego.

Los colombianos emprendieron un viaje de hora y media hasta La Chacra, la finca del ex mandatario. El reloj marcaba las 5:30 de la tarde cuando llegaron hasta el famoso lugar, un letrero grande que decía: ‘El senador ‘Pepe’ Mujica no puede atenderlos’, pero los versallenses hicieron caso omiso a esto.

“Nosotros sabíamos que eso no era para nosotros, porque mucha gente va buscarlo”, recuerda.

De lejos, se veía un tractor arando la tierra y quien lo manejaba era ‘Pepe Mujica’, mientras esperaban que fueran las seis, entablaron conversación con uno de sus asistentes quien les compartió anécdotas. Antes de que el reloj marcara las seis de la tarde Mujica parqueó su tractor frente a ellos, y se bajó con sus pantalones remangados, la emoción era grande y hasta los ojos se aguaron, dice Jorge Hernán.

“¡Muchachos! qué los trae por acá”, fue lo que les dijo el senador, de inmediato los hizo pasar a la casa donde iniciaron una conversación que duró alrededor de una hora y media.

El senador fumaba un cigarrillo, la conversación transcurría con emoción y tranquilidad mientras disfrutaban de mates que mandó a pedir el mismo Mujica para los colombianos. Los temas de conversación fueron concretos, el agrado, gusto y cariño que tiene el ex presidente por Colombia, sus intenciones de que exista paz, las anécdotas que marcaron sus inicios en la política.

Les preguntó sobre cómo veían la situación colombiana, los aconsejó y les dijo que como jóvenes colombianos tienen una responsabilidad grande por la coyuntura que pasa el país.

La conversación fue interesante, pero breve porque el ex presidente debía cumplir con otra cita a unos ciudadanos europeos que lo estaban esperando para hacer un asado con él. Muy amablemente Mujica les ofreció que lo acompañaran al asado y sin pensarlo aceptaron.

El asado se dio en un ‘conteiner’ que había en la finca y que -según Jorge Hernán- estaba arreglado muy sencillo pero acogedor. En el grupo de los europeos se encontraba una periodista de Roma, que visitaba al expresidente para hablar con él sobre un libro que escribió en su honor.

Los colombianos entraron en conversación y fueron el centro de atención para los europeos y la periodista, que fascinados escuchaban con atención en la voz de los versallenses, las ganas que tienen los jóvenes de Colombia en construir paz.

La noche cayó y la conversación terminó con brindis, carne asada y abrazos. Los versallenses regresaron a Colombia con el corazón contento y llenos de experiencias que contar porqué su sueño se cumplió.

<
>

1 Comentario

  1. mm

    11 Mayo, 2017 en 11:58 am

    Me parece una excelente crónica. Buen trabajo!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comentario

1 Comentario

  1. mm

    11 Mayo, 2017 en 11:58 am

    Me parece una excelente crónica. Buen trabajo!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top