ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

De “Agúzate que te están velando” a “Despiértala no la sientas”…

“Siento una voz que me dice agúzate que te están velando. Siento una voz que me dice agáchate que te están tirando, y yo pasaría de tonto si no supiera  que uno debe estar mosca por donde quiera y es por eso que yo digo de esta manera, que ese individuo no sabe en que se metió. ¡Ajá!”

Se oye al fondo la música de Richie Ray y Bobby Cruz en la Topa Tolondra tradicionalmente templo de salsa, mientras jóvenes, adultos y  algunos extranjeros  bailan al son del golpe de la música. Como cuando Amparo Arrebato movía sus piernas y caderas al mismo tiempo que sonaban los discos de 33 a 45 revoluciones. Esto demuestra que la salsa ha traspasado tiempo y generaciones.

Felipe Becerra, periodista de 28 años y bailarín apasionado de salsa tira paso en la Topa Tolondra. Él es un fiel exponente de la salsa caleña y habla sobre la salsa actual y la contemporánea, él dice que: “ambas épocas son valiosas. La clásica porque cuenta entre sus letras historias de una vida que no viví, pero que crecí escuchando por medio de mis padres y mis abuelos. Y la contemporánea porque es la que me gusta, la que estoy viviendo,  la que aprendí a querer,  a bailar, a cantar,  a disfrutar”.

La diferencia que se genera entre los amantes de la música clásica, de cualquier género, y la que impera en la actualidad no es novedoso. En todas las épocas siempre habrá una añoranza por el pasado y una bienvenida por lo innovador. El refrán “todo tiempo pasado fue mejor” evidencia claramente como la sabiduría popular ha reflejado esta diferencia. Sin embargo para Felipe Becerra los cambios en cualquier ritmo musical son obligados, son lógicos según las diferentes épocas: “cada tipo de salsa tiene sus formas y depende de los que hagan salsa hoy seguir manteniendo vivo el género, así como en su momento lo hicieron los cantautores de antes”.

Más de 40 años escuchando “Agúzate” de Richie Ray, al 2011 con “Despiértala no la sientas” del grupo Casanova, canciones y tiempos que han influido en la ciudad, desde los años sesenta, cuando Cali acogió la salsa como el ritmo con el que se identificarían sus habitantes. Hoy, en el 2016 los timbales, las trompetas y la batería puertorriqueña se funden con la marimba y la chirimía del Pacífico colombiano para crear un nuevo son.

Por otro lado, John Fernando Fernández, bailarín de vieja guardia, subdirector de la Fundación Nuestra Cosa Latina manifiesta enfáticamente que: “la salsa tiene historia, expresa rebeldía, rabia, libertad. Es un sentimiento popular que cala en lo más profundo de los seres humanos”. Este defensor de lo clásico, afirma con pasión: “lo fundamental son las vivencias de las clases menos favorecidas, por eso la salsa es del pueblo, temáticas que jamás entenderán en el Oeste de la ciudad, ni en Santa Mónica del norte, ni en Ciudad Jardín. La salsa es Ladera, Distrito, Juanchito, es puro pueblo, necesidad, hambre y penurias”.

John Fernando  reconoce que existen algunos artistas contemporáneos talentosos, pero le entristecen las letras  y ritmos de las canciones de salsa actuales: “son color  rosita, carecen de golpes agresivos, de fuerza, de pasión, se apartan del concepto original de la salsa”.

A diferencia de Jhon Fernando Fernández, se encuentra Andrés Díaz: “la salsa no se divide en lo clásica y lo contemporáneo, es un experimentar, creatividad constante, se está renovando continuamente”.

En una encuesta realizada en el mes de abril del 2016, donde fueron 77 jóvenes encuestados de la ciudad de Cali, un 91% prefiere la salsa clásica y un 9% la actual.  Los seguidores de la salsa clásica se duelen de las letras de las nuevas canciones, “no dicen nada”, afirma Natalia Moreno, estudiante de Salud Ocupacional. También  del hecho de mezclar mucho  “cuchu, cuchu” en el baile, sobre todo con la salsa choque.

Esto ha cambiado, en cuatro décadas se puede llegar a afirmar que los ritmos actuales contarían la esencia eminentemente popular de la salsa clásica, la respuesta se evidencia claramente en esta estrofa de la tusa, tema insigne de la salsa choque actual: “Es mejor despertarla que sentirla, porque anda en cicla y se compra una moto, ayyy, pero es que ellos no saben que el gota a gota lo tiene apretado, porque anda en moto y se compra un carrito, ayyy, está traqueteando, pero es que ellos no saben cómo es que la compraventa lo tiene amargado…despiértala no la sientas, despiértala no la sientas”. John Fernando Fernández, quien dice que la letra de esta salsa actual también refleja la realidad del ciudadano común, de aquel proletario que con esfuerzo trata de subsistir. Quizás si carece del “tumbao”, del sonido fuerte, de los timbales estridentes, pero es que es del pueblo, es del pueblo y jamás ha traicionado su esencia.

Por otro lado, los partidarios de la música actual, cantan y bailan entusiasmados canciones que los identifican en su día a día, en su búsqueda de sonrisas, alegría y diversión.

¡Larga vida para la salsa!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top