ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Crónica

Chaplin caleño sale de coma tras accidente vial

Casi se muere. Pero casi no vale. Ocurrió una tarde del pasado febrero, cuando Luis Gonzaga Heredia, más conocido como el Charles Chaplin caleño, vivió por unos instantes un episodio donde casi muere.

No recordaba quién era, ni las razones de cómo llegó al Hospital Mario Correa, ubicado en Los Chorros. Solamente los aparatos en su cuerpo eran resultado de una sola cosa: el mimo Charles Chaplin, el mismo que da lecciones para ser un buen conductor, irónicamente, pasó a ser una víctima más en la lista de accidentes viales en la ciudad.

En compañía de su pequeña de 10 años, quien hace las veces de enfermera mientras su madre no está, Chaplin recuerda con lágrimas en los ojos estar a punto de llegar a su hogar, y de repente, en un instante, estar tres días en coma en un hospital cercano. Entre este amargo suceso, hoy decide relatar esta historia para Cali, para la ciudad que le abrió las puertas, para la gente que lo conoce y para aquellos que no lo distinguen.

Cali, la ciudad que le abrió las puertas

“Todo el mundo hablaba de Cali. Que la rumba en Cali, que el carnaval. Por eso yo dije yo no me voy de aquí hasta que no se acabe la feria. Ya llevo un poco de ferias y no me he podido ir”, afirma Chaplin. Y, con esto, convenció a su familia para que desde Medellín se embarcaran en la travesía de conocer la ciudad salsera.

Su vida en la ciudad comenzó más o menos a partir de 1968. Luis dejó su trabajo de celador en una de las propiedades de un amigo paisa en la autopista suroriental con 62, para dedicarse a imitar a la gente en el centro de la ciudad.

Sin importar que los golpes y las palizas fueran la recompensa de ello. Pero, fue gracias al apodo de Chaplin y a su personificación del personaje, que decidió trabajar sin lucro para la Secretaría de Cultura de Santiago de Cali, sólo para servirle a la comunidad, creando conciencia vial y sumándole su activismo en contra del maltrato a la mujer.

“Este tipo de acciones son pedagógicas para la ciudadanía, pues a través de la personificación de un personaje como lo es Chaplin –como el mítico cómico-, se logran resaltar buenos hábitos. Incluso, los mismos guardas de tránsito creen que son este tipo de actividades las que hacen que en parte su trabajo no sea tan radical, a la hora de comparendos, multas”, dice el asistente de cultura ciudadano, Celimo Sinisterra.

Luis conocía poco la ciudad, pero tenía claro que su deber era sacar adelante a su esposa e hijas como fuera posible. Este trabajo, hizo que la Secretaria de Cultura, quien en un inicio no aportaba financieramente a las campañas; mejorara los ingresos de éste dada su situación económica, más la ayuda que los ciudadanos tenían voluntariamente en las calles.

Además, un amigo del conductor del programa ‘Mario Fernando Piano’ le dijo que podía ayudarle porque participaba de un proyecto donde repartían casas a personas de escasos recursos. Incluso, el mismo Roberto Ortiz (el de las chonticas), prometió ayudarlo porque conocía su labor.

“Debido a eso yo boté todo. Inclusive vinieron unos ingenieros que me dijeron que me hacían la parte blanca de la casa, pero eso ya hace un mes”, recuerda Luis.

Y fue exactamente hace un mes que este paisa habló con su jefe y le dijo que arriba, en Altos de Santa Helena, le esperaba una casa. Fue por eso que empezó a prepararse para su traslado. “La idea mía es salir de aquí, porque por acá no hay nada y lo que había se me dañó”, recuerda. Sin embargo, nada se ha concretado hasta ahora.

La tragedia

El Charles Chaplin Caleño sufrió un accidente en la Calle 1 #74B-26, en Alto Nápoles, a causa de una de las imprudencias que tanto critica. Un conductor de una moto bajó los efectos del alcohol, según testigos del lugar, después de atropellarlo huyó sin brindarle ningún auxilio.

Fue así, como el pasado jueves, como de costumbre, a las 5:30 de la tarde, Chaplin terminó su jornada. Salió de la Calle Quinta dirigiéndose hacia su casa en Alto Nápoles por la misma ruta habitual, cuando de repente el semáforo cambió a verde y todo se oscureció dejando resultados no tan alentadores.

“Lo que pasa es que no sé cómo fue, ni qué pasó. Sólo me dijeron que me había cogido un borracho y cuando desperté no sabía dónde estaba. Mi cuerpo permanecía entubado y mis manos vendadas”. Es lo único que este hombre recuerda haber escuchado esa tarde.

Y, posiblemente ante esta situación, y con unos antecedentes no tan favorables tampoco se sepa que se va a comer o desayunar en el hogar de Luis. Al igual que el dinero para el pago del colegio de su hija, o quizá no se vuelva a saber nada del Chaplin Caleño por un largo tiempo.

Ahora, la situación laboral empeora, pues no hay quien lleve un sustento al hogar; siendo todo esto producto del descuido de un guarda de tránsito que se le olvidó hacer la prueba de alcoholemia.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top