ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

“Carlos y Érika son expertos y sobrevivirán”: hermano de buzo desaparecido

Los buzos desaparecidos completan 142 horas en el agua. Nadie sabe de ellos. Nadie sabe de Érika Vanessa Díaz y Carlos Enrique Jiménez, dos de los buzos desaparecidos desde el pasado 31 de agosto en las Islas Malpelo, ubicadas en el océano Pacífico, a 500 kilómetros de Buenaventura.

Solo tres de los cinco que buceaban a aguas abiertas, han sido encontrados. Sus relatos son dramáticos y esta semana se reunieron con sus amigos y familiares en Medellín, donde son oriundos. Sin embargo, aún quedan dos buzos cuya familia piden a la Armada Nacional que no sucumban en la búsqueda.

El buzo que aún falta por aparecer es Carlos Enrique Jiménez es un caleño de 53 años, que luego de trabajar por 21 años como técnico electrónico, decidió probar fortuna en Buenaventura, lugar donde empezó a desempeñarse como buzo a tiempo completo y ya tenía 18 años de experiencia como buzo.

“Con los años Carlos se consolidó como guía instructor y coordinador de operativos de buceo. Su experiencia lo ha llevado a realizar hasta 200 inmersiones al agua”, afirma su hermano Álvaro Jiménez, quien está al frente del operativo para hallar con su a su hermano.

Entre tanto, el otro buzo es Érika  Díaz, es una abogada de 30 años, quien desde hace seis se ha dedicado como deportista aficionada al buceo.

En el momento la Armada Nacional está llevando a cabo operativos de búsqueda, con la embarcación ARC Punta Ardita, así mismo el ARC del Valle del Cauca y el ARC del Nariño se sumaron a las operaciones realizadas en el lugar.

“La Asociación de buzos Colombianos también apoya la búsqueda a través de una nave que ellos han pagado con recursos propios y donaciones que han recibido. La Fuerza Aérea tiene naves pilotando sobre la zona a 130 millas a la redonda de donde desaparecieron los buzos. Dos embarcaciones particulares también se encuentran en el lugar, una panameña y una colombiana, quienes están realizando este labor voluntariamente”, asegura Álvaro Jiménez.

Érika y Carlos Enrique fueron vistos por última vez el pasado viernes 2 de septiembre, en horas de la mañana. Y de allí su paradero es incierto debido a las condiciones marítimas, las corrientes de agua. Se estima que ya los han movido demasiado del lugar, ya que, de los cinco buzos desaparecidos, los últimos dos que han logrado rescatar, fueron hallados a 46 millas náuticas de las Islas Malpelo, y allí no había rastro de los dos buzos que aún siguen desaparecidos.

“Hasta el momento no se ha hablado de suspender los operativos, tanto Armada como Fuerza Aérea siguen muy comprometidos con la búsqueda”,  afirma el Contralmirante Paulo Guevara, comandante de la Fuerza Naval, encargado de los operativos.

“Tanto Carlos como Érika son buzos expertos y tienen las condiciones y la preparación necesarias para sobrevivir y mantenerse con vida”, asegura Jiménez. Carlos Enrique lleva doce años dedicado a la labor de buceo y tanto su hermano, novia, familiares y demás conocidos están esperanzados en que con su experiencia logrará sobrevivir y salir a la superficie para ser rescatado, junto con Érika quien tiene 6 años de experiencia en el buceo y la esperan en casa sus dos hijos de ocho años y de año y medio.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top