ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

Atención para víctimas de violencia de pareja

Con intervención y estudios quieren tener insumos para mejorar salud mental de mujeres. Algunas de las mujeres que han decidido buscar ayuda y asistir a terapias para sanar las heridas que les han dejado los maltratos de sus parejas, no paran de contar qué les hicieron y cómo se sienten.
“¡Casi todas quieren hablar mucho! Muchas no tienen personas con quienes hablar porque son muy aisladas”, dice Shirley Lennon, investigadora del Instituto Cisalva de la Universidad del Valle, quien coordina un proyecto de salud mental que se desarrolla en Cali y Tuluá, con el apoyo del Instituto, el Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de la universidad y con la Unidad Central del Valle del Cauca.
En Cali, la intervención se hace en centros de la Red de Salud Ladera ESE, con apoyo de profesionales en psicología, y también en algunas casas de líderes de la comunidad, con agentes comunitarios que fueron capacitados.
Se está aplicando una terapia cognitivo-conductual, que consiste en “cambiar la forma en la que pensamos y cómo nos comportamos. Ayuda a saber cómo manejar el estrés, a pensar positivo y a controlar las emociones, entre otras cosas”, explica Lennon.
Los estudios previos a la intervención mostraron que las víctimas presentan síntomas psicosomáticos, que son manifestaciones físicas por alguna afectación en su salud mental.
“Ellas pueden sentir temor, baja autoestima, nervios, sentirse solas y eso provoca enfermedades. Los profesionales de salud deben estar atentos a los síntomas psicosomáticos y empezar a hacer otras preguntas, para ver si está pasando algo detrás de eso”, anota Lennon, quien subraya que tanto médicos como víctimas usan lenguajes diferentes. Y asegura que si hablaran similar sería más fácil el diagnóstico y les darían confianza a las mujeres para que compartan su situación.
El otro estudio identificó que hay confusión en la ruta de atención, porque las remiten de un lugar a otro y esto hace que ellas no quieran denunciar, porque no confían en el sistema, y eso hace que abandonen los procesos. En el estudio se sugiere que se hagan capacitaciones, para mujeres y funcionarios sobre la ruta de atención.
Carolina Quijano, subsecretaria de Equidad de Género de Cali, explicó que “en el tema de salud mental, lo que hacemos es brindar atención con trabajadores sociales y psicólogos, luego se remiten a las EPS (…) No sabemos cuántas abandonan, pero estamos haciendo seguimiento a los casos del año pasado, para saber cómo les ha ido en el proceso de atención”.
Liliana Otálvaro, del colectivo Reparando Ausencias, subrayó que “hay que hacer un esfuerzo para que las mujeres conozcan que recibir atención es un derecho y debe ser algo integral. No creo que exista medición de cuántas abandonan. Pero se deben empoderar, para romper con el ciclo de violencia”.
Con los estudios del proyecto se ha identificado la escasez de cifras, por eso se propone vigilar, para tener estadísticas de todos los casos de violencia de pareja y en esa tarea son cruciales los medicos, que deben llevar los registros. Esto también sería un insumo para las EPS y les permitiría mejorar.
Sobre la ruta, la secretaria de Equidad de Género del Valle, Luz Adriana Londoño, ya había mencionado que se trabaja en sensibilizar a los policías, ya que muchas veces son los primeros actores a los que acuden las víctimas. Entonces, “ahora están activando las rutas y haciendo un mayor acompañamiento”, anotó.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top