ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Así se vivió el Mundial de Salsa en Cali

No fue un día cualquiera para la Escuela de Baile Combinación Rumbera. El día 18 de septiembre de 2016 se jugaron su prestigio en la gran final del de Mundial de Salsa.

Ese día, los bailarines de las dos bases (los semiprofesionales y profesionales) que llegaron a la final estaban ansiosos por lo que iba a pasar.

Los de la primera base (los profesionales) que competirían en la modalidad Élite, donde bailan todos los que han sido campeones mundiales, en las horas de la mañana se reunieron en la academia para ensayar antes de la final. Durante el ensayo se notaba los nervios que los acechaban, las manos les sudaban. Por otro lado, los de la segunda base que iban a competir en la modalidad Ensamble, llevaban dos días bailando en semifinales donde consiguieron su cupo en la final.

No ensayaron debido al agotamiento que tenían así que descansaron hasta la hora de irse. A 6 de la tarde estas dos bases llegaron a la Plaza de Toros, lugar donde se llevó acabo la final del XI Mundial de Salsa y pasaron a la parte de registro donde revisan las personas inscritas.

Cerca de las 8 de la noche iniciaron las presentaciones, y aunque la plaza no estaba llena, esto no fue motivo de desánimo para las academias. Las personas que asistieron se les veía gritar, otros tenían pitos, se podía observar en sus rostros la emoción de estar acompañando a estos grupos en un momento sublime. Los fuertes aplausos y palabras de admiración por estos bailarines nunca se acabaron.

Mientras los asistentes disfrutaban, los bailarines estaban sentados esperando su turno de pasar al escenario Sin embargo, la tensión del momento no se hizo esperar, muchos de los bailarines, nerviosos, caminaban de un lado para otro, otros ensayaban o hacían un repaso mental con su pareja.

A las 9 de la noche anunciaron a Sangre Nueva, un grupo de bailarines, los de segunda base (semiprofesionales), que brillaban en el escenario no solo por cómo estaban bailando, sino por los vestuarios que estaban usando los hombres. Estos lucían un traje negro con un corbatín verde y pedrería en el saco, mientras las mujeres tenían un vestido verde con mucho brillo y un bolero que caía por su pierna izquierda.

A las 10 de la noche llamaron a Combinación Rumbera, en la modalidad Élite. Los hombres tenían un vestuario rojo con pedrería  en el saco y sin camisa por debajo, mientras las mujeres usaban un vestido amarillo con pedrería  en todo el escote del vestido y con unos flecos en la parte de la cola. Estos bailaban tan rápido que no se podía captar con facilidad los movimientos que hacían con sus pies. Y eso, lo que caracteriza a los bailarines de salsa: velocidad y eficacia a la hora de bailar. A las mujeres se les detallaba su delicadeza y elegancia a la hora de mover sus manos y su cuerpo, y aunque dejaron todo en el escenario, quedaron a la espera de lo que decidiera el jurado.

Al cierre de las 11 de la noche,  el jurado tomó su decisión. Fueron  llamadas las categorías al escenario. La plaza quedó en total silencio a la hora de dar el veredicto final, invadidos de miedo y nervios los espectadores estaban a la expectativa de si iban a estar o no sus grupos favoritos dentro de los campeones, unos se comían las uñas otros intranquilos movían sus piernas mientras esperaban sentados la palabra del jurado.

Los bailarines parados sobre el escenario, agarrados de la mano mientras esperaban, y se escuchó decir: “Por la modalidad Ensamble, en el tercer puesto, Sangre Nueva. Los chicos irradiaron felicidad.

Después de entregar los premios a los otros dos puestos llaman a la modalidad Élite y se escuchó el nombre de Combinación Rumbera, en el segundo puesto. Los bailarines saltaron de felicidad y se abrazaron entre todos mientras les entregaban su premio. Aunque no ocuparon el primer puesto, la emoción los llenó ya que habían dado todo por llegar a esta final y estar dentro de los mejores del Mundial.

Al salir de la plaza los bailarines de esta escuela agotados en el bus pero felices por lo que habían logrado llegaron a la academia para entregar sus trajes e irse a descansar. Era lo justo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top