ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Opinión

Asamblea Departamental del Valle, será el Museo Regional de la Memoria en Cali

Homenajear también es reparar a las Víctimas del Conflicto Armado Interno.

Las FARC entrenaron y envió a un comando guerrillero disfrazado de miembros del ejército colombiano para no levantar sospechas. El día jueves 11 de abril de 2002, el comando guerrillero se movilizó hasta en centro de Cali y llegó al edificio de la Asamblea Departamental del Valle del Cauca, en un bus y un camión, en horas de la mañana. Este comando guerrillero entró al edificio gritando que había amenaza de bomba, el comando tomó a los doce Diputados y los condujo fuera del edificio, mientras neutralizaban a los policías y guardas de seguridad que prestaban servicio en el área. Uno de los policías se percató de la falsedad pero fue dado de baja por un comando del grupo guerrillero.

Una vez en la carretera que conduce a los Farallones de Cali, los guerrilleros les anunciaron a los diputados del Valle que habían sido secuestrados por este grupo. Esta columna móvil Teófilo Forero planeo con fines políticos el secuestro de estos diputados. Después de una serie de videos distribuidos por las FARC el 28 de junio del año 2007 en el que los diputados secuestrados enviaban mensajes como pruebas de supervivencia, la misma organización guerrillera anunció y admitieron luego por medio de un comunicado que de los doce diputados en cautiverio habían muerto once por lo que llamaron una “falla de seguridad” de sus propios hombres.

Según la información encontrada en uno de los computadores del jefe guerrillero Raúl Reyes, después de su muerte, un grupo de paramilitares, ayudados por el gobierno colombiano intentaron rescatar a los secuestrados por vía militar, en medio de esta confrontación los secuestrados murieron.

Estos hechos y el tratado de la firma de la Paz, Colombia, propiciaron para que instituciones gubernamentales como la Gobernación del Valle del Cauca, en compañía de la Alcaldía de Cali, a  través de la asesoría de Paz, el Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Victimas y Organizaciones sociales, será eje articulador y de planeación para esta iniciativa.

Según la asesora de Paz de Cali, Roció Gutiérrez, acuerda que el actual edificio San Luis, donde funciona la sede de la Asamblea Departamental del Valle del Cauca, sea el lugar donde las víctimas del conflicto armado puedan ser recordadas.

Cuando se cumple el Catorce aniversario de la muerte en cautiverio de los 11 diputados del Valle, secuestrados por las Farc el día 11 de abril del año 2002, desde la Asamblea se acogió la propuesta de construir el Museo de la Paz, en Homenaje a estos líderes políticos y a todas las víctimas desplazadas por grupos armados en la región.

Hay más de 150 mil personas víctimas del conflicto en Cali. “Es el mejor homenaje que se les puede rendir a estas víctimas que tanto insistieron en una salida negociada al conflicto. El solo hecho de tener este espacio será el mejor homenaje para no olvidarlos y para que la sangre derramada no sea en vano” así lo señalo Roció Gutiérrez.

Porque es importante el Museo de la Memoria en Cali. Santiago de Cali, es el principal territorio del Suroccidente colombiano receptora de población víctima y excombatientes del conflicto armado interno. Por tal motivo, el Pacifico sur, Valle del Cauca, Cauca y Chocho, requieren de un espacio de pedagogía con relación a la memoria es importante recordarle a niños, jóvenes y adultos mayores, el padecimiento de muchas familias sobre el horror de la guerra. El costo de este museo de la memoria oscila entre 1.700 a 2.000 millones de pesos, hasta la fecha.

Para la asesora de Paz Roció Gutiérrez, las experiencias revisadas de otros países se han tenido en cuenta. Hemos hecho un análisis del mundo entre esos países se encuentra Sudáfrica, Alemania, Corea del Sur. Chile, Argentina, Quibdó, Choco y Trujillo Valle. Este debe ser un proyecto de región, tiene que ser una iniciativa de sus propias necesidades y es una apuesta estratégica de la región y esta además, esta incluida en el cuatrienio del Plan Municipal de Desarrollo de Santiago de Cali.

Por otro lado, este Museo propone generar propuestas culturales basadas en la diversidad religiosa, reconociendo el respeto a la diferencia, la identidad con el otro y su entorno, la necesidad de conocimiento y la importancia del individuo desde la subjetividad propia del ser como elementos propios de una ciudad pluriétnico y multicultural.

También, la importancia de constituirse como único Museo a nivel nacional en donde la diversidad de las regiones del Pacifico, artística, social, étnica y cultural, vivan en armonía para la construcción de un futuro mejor, a través de la participación ciudadana.

Por su parte, la asesora de Paz de Cali afirma que aunque no se ha oficializado con documentos el uso que se le dará a este edificio, emplearlo para el Museo de la Memoria será un acierto, “porque  es una deuda histórica que Cali tiene con la región del Suroccidente”.

Es de recordar que en el marco del Derecho Internacional Humanitario este tipo de fenómenos ameritan un espacio que permita resignificar la historia, generar estrategias pedagógicas y dejar en claro el mensaje para nuevas generaciones de lo que no se puede repetir. La memoria se convierte en garantía de la no repetición, donde finalmente todos somos debemos ser receptores de paz.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top