Cali

9 años del MIO: lo bueno, lo malo y lo feo del servicio

Casi una década de funcionamiento y el Sistema Integrado de Transporte Masivo (MIO) ha despertado todo tipo de sentimientos tanto en sus funcionarios como en los usuarios y las diferentes percepciones que tienen los caleños respecto al transporte.

Las opiniones van desde rechazo extremo hasta aceptación sin compromisos ha demostrado la ciudadanía frente al servicio del MIO, Sin embargo, Metrocali manifiesta que se están llevando a cabo más procesos para atender las demandas y quejas de los caleños.

Desde el 2009 que se instauró los primeros buses que atendieron la movilidad en el transporte público en la ciudad, el sistema ha movilizado alrededor de 1.069 millones de pasajeros. De este modo, con nueve años de funcionamiento, el MIO transporta por día un promedio de 482 mil usuarios.

Aunque en la actualidad el MIO cuenta con 55 estaciones, cinco terminales, 1.685 paraderos y alrededor de mil buses, los usuarios se quejan constantemente del mal servicio del transporte y el alto precio de los pasajes para un funcionamiento precario.

Entre las diferentes inconformidades que exponen los usuarios se encuentran la falta y la demora en la circulación de sus vehículos, la inseguridad y la poca presencia de autoridades policiales en estaciones y paraderos, la altanería e inadecuado comportamiento de algunos conductores, la ausencia de cordialidad y buena disposición por parte de sus cajeros y vigilantes, asimismo, el mal estado de los vehículos que ni en un día con lluvia los usuarios están protegidos del agua al interior de ellos.

Las quejas

Rocío Madriñán, usuaria, manifiesta que desde hace más de 5 años que usa el transporte, las mismas falencias han persistido a pesar de que se prometan cambios: “Cuando se presentan robos la respuesta de Metrocali es que se dirijan a las autoridades correspondientes, es decir, a las empresas de vigilancia que se contratan, entonces en temas de seguridad no hay garantías”, sostiene.

“Además, la vida del pasajero y del mismo conductor peligran, porque los buses presentan continuamente fallas mecánicas, porque si no es que se queman, nos dejan varados a mitad de camino lo que conlleva a otro problema y es el retraso de buses y por tanto de los usuarios a sus destinos”, añade Madriñán.

Asimismo, para las mujeres, el tema del acoso sexual es persistente, en especial, los casos que se presentan al interior del vehículo. Frente a esto, Juliana Erazo manifiesta que ha sido acosada en dos oportunidades, y aunque alertó al conductor de lo sucedido, no se tomó ninguna medida al respecto.

“Estamos todos los días expuestas a esta situación y los acosadores se benefician de estos espacios donde hay poca intervención y prevención frente al tema. Ellos aprovechan cuando hay más aglomeración para manosearnos y tocarnos, y en algunos casos para masturbarse”, señala Erazo.

De este modo, en los últimos meses Metrocali ha tenido una serie de faltas que han alimentado la mala percepción que tienen los usurarios sobre el transporte. Entre estas, el reciente caso del bus incinerado que venía presentado fallas en su operación. Esta situación encendió las alarmas sobre el mal estado en el que se encontrarían los vehículos de Metrocali.

Asimismo, los recientes inconvenientes que viene presentado Metrocali con la carente flota de buses por incumplimientos en los contratos por parte de los cuatro concesionarios de la entidad que deben suministrar una cantidad acordada de vehículos.

Lo anterior ha llevado a que el sistema esté presentado retraso en el fluido de rutas en las diferentes estaciones de la ciudad, por lo cual los usuarios han llegado incluso a las vías de hecho al tomarse los carriles del MIO en acto de protesta por la demora de los buses.

Igualmente, la seguridad en las estaciones y al interior de los motores se ha visto afectada. Hechos como el del pasado mes de noviembre, cuando una joven recibió 4 puñaladas en un intento de robo en la estación del MIO Siete de Agosto. Situación que causó indignación porque a pesar de haber vigilancia en dicho lugar, el vigilante de turno no actuó a tiempo.

Además, sus funcionarios también han expuesto reclamos a la entidad por las faltas de garantías laborales. Cabe recordar el plantón que llevaron a cabo algunos conductores en la estación de Torre de Cali el pasado mes de octubre, quienes reclamaban consignación de cesantías y vacaciones retrasadas.

El progreso del Masivo

Frente a esto, el presidente de Metrocali, Nicolás Orejuela manifiestas que, aunque se ha trabajo desde la entidad para mejorar su servicio y brindarle garantías de protección y bienestar a sus usuarios, la empresa también ha propuesto algunos proyectos para dar solución a las diferentes problemáticas que aqueja a los usuarios.

“En casi una década de estar rodando por las calles de la ciudad, el masivo ha traído progreso, desarrollo y embellecimiento urbanístico, además de una movilidad integrada para los caleños, que incluye condiciones necesarias para movilizar a niños, adultos mayores, mujeres en embarazo y personas en situación de discapacidad”, señala Metrocali.

Asimismo, la entidad indica que se están promoviendo otras estrategias para la comodidad del usuario, no solo a través de campañas en contra del acoso sexual en las estaciones y buses, también se suscitan espacios para la lectura como la implementación de las dos bibliotecas públicas ubicadas en las estaciones Andrés Sanín y Unidad Deportiva, proyecto denominado BiblioMIO.

Igualmente, Metrocali le apuesta a una movilidad alternativa con la implementación del Plan Integral de Movilidad Urbana, (PIMU), por medio del cual se hace integración de bicicletas con los buses del MIO con el ánimo de agilizar la movilidad de los usuarios de este transporte.

La empresa de transporte público también le ha apostado al tema de infraestructura en paraderos y estaciones: “Terminales y estaciones se encuentran señalizadas y actualizadas frente al plan de servicios operacionales con mapas para los usuarios que les permite contar con información para movilizarse dentro del sistema”, indica Metrocali.

Aunque haya aspectos positivos y negativos presentes en este transporte, lo cierto es que es el servicio público más usado en la ciudad y tanto los ciudadanos como los trabajadores de la entidad deben propender por un buen servicio y convivencia ciudadana.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top